Connect with us

Cine

“El hombre elefante”: ¿Un reflejo de la sociedad?

La sociedad americana de los años 80 no estuvo preparada para aceptar a John Merrick… ¿y ahora? ¿Podrán las demás?

John Merrick es el claro ejemplo de una lucha interminable por ser aceptado en una sociedad en la que las diferencias son castigadas duramente. ¿Conseguirá el protagonista demostrar su valía?

La sociedad americana de los años 80 no estuvo preparada para aceptar a John Merrick… ¿y ahora? ¿Podrán las demás?

John Merrick es el claro ejemplo de una lucha interminable por ser aceptado en una sociedad en la que las diferencias son castigadas duramente. ¿Conseguirá el protagonista demostrar su valía?

Sinopsis

El hombre elefante (The Elephant Man, nombre original) es un film estadounidense en blanco y negro, adaptado y dirigido por David Lynch en 1980.

Basada en hechos reales, la trama cuenta la historia de John Merrick (John Hurt), un hombre que padece fuertes malformaciones y que vive en Londres en el siglo XIX. Este contexto en el que se encuentra hace que forme parte del espectáculo del circo como El Hombre Elefante.

Visión

Esta obra cinematográfica puede ser interpretada desde dos puntos de vista diferentes. Por un lado, desde la evolución científica y el avance tecnológico, en el que se pueden destacar determinados aspectos evolutivos de la ciencia.

Y por otro, desde el que voy a tratar dicha crítica: la cruel actuación de la sociedad hacia las diferencias y su evolución. Es muy importante entender que en esa época, la sociedad vivía en un mundo completamente distinto al que podemos observar hoy.

Evolución social

La película comienza con la idea de que John Merrick es un ser que no merece respeto alguno y que no merece tener los privilegios de una persona sana. Se cortan las libertades de la gente que no cumple el canon impuesto por la sociedad: John Merrick no está bien visto por su físico deformado, por lo que se utiliza como un espectáculo circense. Esta es una de las formas que tiene la sociedad para avergonzarlo aun más. Las deformidades físicas no estaban normalizadas y se catalogaban directamente de monstruosidades.

No obstante, conforme avanza la película y el propio protagonista se abre al médico y a los enfermeros del hospital, se va viendo una mejora en la aceptación de El Hombre Elefante. Se viste con traje, toma el té con el médico y su mujer, conoce a una actriz famosa y sale en el periódico. Acontecimientos que dejan entrever el principio de una normalización que en ese momento parecía imposible.

Conclusión

A pesar de que se dan dos exhibiciones del protagonista completamente opuestas: por un lado, la exhibición espectacularizada de un hombre diferente a las reglas estéticas de la sociedad. Se crea un espectro circense a su alrededor que resta importancia a su enfermedad y que solo genera burla y miedo entre los asistentes.

Mientras que en la segunda visión, John Merrick es un hombre normal y totalmente respetable que, por circunstancias de la vida, ha tenido que sufrir una enfermedad.

Estos son los dos polos opuestos que se plantean a lo largo del film y entre los que deambula el protagonista. Sin embargo, poco a poco la sociedad empieza a normalizar su situación y a ver más allá del físico. Son capaces de centrarse en su gentileza, amabilidad e inteligencia, que lo define mucho más que un simple físico.

Claramente, nos topamos con una película que nos hace pensar y ver, por desgracia, la crueldad que existe en el mundo. A pesar de que cada vez la aceptación es mayor, sigue habiendo aspectos que siguen siendo rechazados. El hombre elefante de David Lynch nos hace reflexionar sobre la crueldad y superficialidad del ser humano.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cine

A %d blogueros les gusta esto: