Inicio Actualidad Festival de Venecia: ‘Joker’ arrasa y ya apunta hacia los Oscar

Festival de Venecia: ‘Joker’ arrasa y ya apunta hacia los Oscar

0

Hoy en la jornada de Venecia ha habido un claro protagonista: Joker, de Todd Phillips se ha presentado a competición y había mucha curiosidad por ver cómo la Biennale había decidido incluirla en la sección oficial. También se han podido ver Adults in the Room, de Costa-Gavras (premio Donostia 2019); y Wasp Network, la nueva cinta de Oliver Asayas con Penélope Cruz.

 

Adults in the room es la nueva cinta del director franco-griego que recibirá este septiembre el Premio Donostia por su contribución tras las cámaras. Este drama lleva a la gran pantalla el libro escrito sobre el ex ministro de economía de Grecia, Yanis Varoufakis, que trata sobre su llegada al poder y lo que ocurrió con Grecia durante la crisis en 2015.

Lo cierto es que la cinta no engaña en ningún momento sobre cuál es el punto de vista que intenta vender al espectador; todos sabemos que en la historia -y más en la política-, siempre existen dos puntos de vista y los dos suelen ser radicalmente distintos. Si alguien conoce bien el tema y no está de acuerdo con el papel que tuvo Grecia y Varoufakis hace algunos años, esta sin duda no va a ser vuestra película: es claramente partidista y lo hace a favor de Syriza y el país heleno.

Comportarse como adultos (traducción de la película) también se puede definir como un drama de despachos, porque todos los momentos importantes suceden en negociaciones, reuniones y llamadas con los personajes trabajando por su país. Y es que al final este drama político está hablando de un país pero no olvida a su gente; asediada por la crisis económica que azotó fuertemente a Europa, durante toda la cinta se habla de miles de millones, de recortes y de ajustar presupuestos pero esto al final afecta a personas reales, y en esa parte hay foco, aunque no la suficiente.

En ocasiones la cinta peca de seguir demasiado las peripecias de un Varoufakis endiosado -aunque lógico basándose en sus propias memorias-, que no termina de tener el carisma y la presencia que se le espera. Pese a todo, es muy disfrutable; es una buena forma de acercarse a una parte de nuestra historia reciente y funciona porque es muy entretenida. Recomendable.

Oliver Assayas también ha presentado Wasp Network, una cinta sobre espías cubanos que pese a tener en el elenco a las estrellas más importantes del actual cine latino –Edgar Ramírez, Gael García Bernal, Penélope Cruz-, no ha podido cumplir las expectativas y ha acabado quedando en tierra de nadie. Aquí el problema quizás haya sido un guion que no ha terminado de saber manejar las diversas historias que contaba y con unos actores que ni destacaban ni tenían un material excesivamente bueno con el que trabajar.

Más tarde ha llegado la gran protagonista: todo el mundo estaba esperándola desde que se anunció su participación en la sección oficial a competición; hoy había colas kilométricas en sus dos pases de prensa matinales, pero por fin se ha podido ver Joker, de Todd Phillips, y es sin duda, la gran película que muchos auguraron.

Joker cuenta la historia de orígenes de uno de los villanos de Batman y del mundo del cómic más importante de todos los tiempos; en ella, Arthur es un payaso con algunos problemas mentales que intenta sobrevivir en una ciudad que no deja de expulsar y destrozar a la gente como él.

Pese a que esta volvía a ser una historia que contaba el origen de un héroe -en este caso un villano- y eso lo hemos visto ya miles de veces en la gran pantalla, había curiosidad por saber si Phillips había logrado escribir algo con cierto aire de diferenciación. Y lo ha conseguido; gracias a su material y al trabajo de Joaquin Phoenix.

La película retrata una Gotham -la mejor vista a gran escala- desolada, hundida, antipática y donde el peligro y el desorden fuera de la ley están a la orden del día. No por ello es una ciudad oscura, aunque tampoco la cinta la retrate luminosa; simplemente existe la sensación de que pueden ocurrir cosas desagradables en cualquier esquina y que los peores tratados son los enfermos, los disidentes y sobre todo las minorías.

Arthur sueña con ser un comediante, con ir a su programa favorito de televisión, pero sus problemas mentales le impiden ser todo lo bueno que él cree que es y eso le lleva a cuotas de frustración importantes que acaban desencadenando en lo que es el Joker.

Claramente, la película no sería lo mismo sin la poderosísima interpretación de Joaquin Phoenix, que se postula ya no solo como posible ganador a mejor actor en Venecia sino suena ya como gran favorito en la próxima edición de los Oscar (si Adam Driver lo permite). Phoenix está entregado a un personaje cuya locura le maneja; es una interpretación psicológica y muy física ya que el actor perdió más de 20kgs para interpretar al personaje. La psique de Arthur se presenta como un enigma que descubrir, y poco a poco, debido a los acontecimientos y a que ya no puede aguantar más el trato vejatorio que recibe, acaba convirtiéndose en uno de los villanos más icónicos del cómic y del cine en general.

Esta interpretación es muy diferente a sus antecesores que también interpretaron al mismo personaje; de hecho, es precisamente tan buena porque no es algo que hayamos visto antes, no solo en el cine de superhéroes (porque aunque la publicidad diga otra cosa, esta es una cinta de superhéroes) sino en el thriller psicológico con toques violentos en general. Su transformación física recordará a las de Christian Bale, y su viaje emocional al de Natalie Portman en Cisne Negro. Una de las interpretaciones más icónicas del actor y del año 2019.

También es importante cómo el guion es capaz de construir a un villano soldando las bases hasta el punto de que no hay posible redención porque el personaje es el que es y hace lo que hace. No hay concesiones -salvo tal vez unos flashbacks algo desacertados- y se crea al mito en el villano. No es de esas películas que retrata a un villano y lo convierte a un héroe dentro de su propia historia; esto no es esa clase de película. Además, los fans del cómic verán ciertos guiños a la historia original, por la que este drama no es una historia aislada; hay conexión.

Joker va a ser sin duda alguna una de las películas del año con una de las interpretaciones más icónicas que recordemos la próxima temporada de premios y que cabalga entre el thriller psicológico y el drama de personajes. Merecidísima ovación al acabar el pase.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.