Inicio Cultura Cine Mónica Randall: “Volveré a actuar cuando me llamen para hacer de una...

Mónica Randall: “Volveré a actuar cuando me llamen para hacer de una mujer normal”

0
Mónica Randall con la Biznaga Ciudad del Paraíso en el 21º Festival de Málaga / Fuente: Festival de Málaga

Mónica Randall fue homenajeada con la Biznaga Ciudad del Paraíso en el 21º Festival de Málaga por su gran aportación al cine español

Mónica Randall (Barcelona, 1942) ha sido actriz de teatro, cine y televisión, además de presentadora. Es conocida por películas como Retrato de familia (Antonio Giménez Rico, 1976) y La escopeta nacional (Luis García Berlanga, 1978). Apartada de los escenarios y las cámaras, está continuamente viajando, pero no desecha la idea de volver a actuar.

TimeJust: ¿Qué sintió cuando le comunicaron que iba a recibir la Biznaga Ciudad del Paraíso?

Mónica Randall: Tengo que decir que me emocioné fundamentalmente. Me sorprendió, quizá porque siempre en el fondo tenemos un poco de modestia, ¿no? Y dices “ah, se han acordado de mí, qué sorpresa agradabilísima”. Cuando llevas tantos años de profesión, te emociona que la gente se acuerde de ti, porque demuestra que algo has dejado en su corazón, en su mente, en algún sitio de ellos se ha quedado algo tuyo. Entonces, fundamentalmente fue una sorpresa, una alegría y una emoción.

TJ: ¿Ve diferencias entre las oportunidades de las mujeres que quieren trabajar o trabajan en la industria desde que comenzó su carrera hasta ahora?

MR: Yo creo que no. Ahora tienen más oportunidades porque los guiones son distintos. Yo cuando empecé, no te olvides de que había una censura tremenda que la gente de hoy en día no sabe lo que es, aunque hayan oído hablar de ella. El no poder hacer los guiones en Europa que te importaban porque la censura no pasaba los guiones que tenían un poco de contenido, es decir, tenía que ser todo superficial. Yo hice muchas coproducciones con Italia pero eran todas del Oeste; siempre iba vestida de india o de mexicana montada en un caballo. Era muy divertido porque era muy joven, pero intelectualmente no era el tipo de papeles que a mí me interesaba. Hubiera preferido trabajar con Bertolucci, pero jamás hubieran pasado los guiones aquí por la censura. En ese aspecto, sí es diferente, pero hoy en día, la posibilidad de trabajar sigue siendo la misma: siempre hacen falta mujeres en la vida. Sin nosotras no son nada en el fondo (risas).

TJ: Hace unos días, dijo que un director intentó abusar de usted hace treinta años…

MR: No, abusar no, es que se magnifica siempre todo. Me saltó encima en un camerino. Es muy difícil abusar de una mujer fuerte como yo que lleva unos zahones. No intentó violarme. Como no conseguía que yo le hiciera el más puñetero caso, porque lo había intentado reiteradamente, estábamos en mitad del rodaje y un día en el camerino se me tiró encima porque intentó besuquearme y convencerme… Pero violarme no, que quede clarísimo. Lo que sí fue un intento de manoseo y de besarme un poco a la fuerza, el muy imbécil. No lo consiguió porque tengo unas piernas fortísimas, le pegué un empujón que lo clavé contra una puerta y se quedó muerto el pobre. Fue un rodaje un poco desagradable a partir de ese momento. No sé por qué se ha dicho esto, expliqué solamente que me saltó encima un director, pero no que me intentara violar, eso ya lo ha añadido alguna mente calenturienta. Déjalo clarísimo, porque salió el otro día en una televisión: “Mónica Randall intento de violación”, ¿pero qué me están contando? Solo dije que me asaltó encima pero no que me intentó violar. Como si ahora salto encima de este chico tan guapo (señalando a nuestro colaborador Manu Collado), se me va la cabeza y le hago una cobra. Pues hizo una cobra insistente, pero intento de violación, no. No es fácil intentar violarme a mí, puede salir muerto un ciudadano. Este salió trasquilado, pero nada más. Que quede clarísimo esto. Pero un manoseo sí intento, con poca suerte.

Mónica Randall recibió la Biznaga Ciudad del Paraíso en el 21º Festival de Málaga / Fuente: Festival de Málaga

TJ: ¿Alguna vez se le ha pasado por la cabeza volver a actuar?

MR: No demasiado, la verdad es que no. Es decir, depende de los papeles. Esta es una profesión en la que funcionas por estímulo, entonces, si lo que te ofrecen no es estimulante… A mí me tienen que gustar el director, el guion y el papel. Entonces, lo digo y lo reitero: como solo me llaman para hacer de señora rica, más bien mona y con carácter, malo. Yo que soy encantadora, como estáis viendo. Lo que pasa es que me he cansado de hacer siempre lo mismo. Cuando leo los guiones así ya no los hago. Pongo cualquier excusa y se acabó. Pero si algún día me llaman para hacer de una buena maruja, una buena mujer pobre o una mujer normal, pero normal solo he hecho Cría Cuervos hace… ni sé los años.

TJ: Entonces, ¿hay algún papel que le gustaría haber hecho?

MR: No, ningún papel, a lo mejor está por escribir. Pero me hubiera gustado hacer en El gatopardo el papel de Claudia Cardinale, me hubiera encantado hacerlo, por ejemplo. Y otros absolutamente distintos, pero no es que diga “Me hubiera gustado hacer aquello”. Si lo hizo otra actriz, lo hizo divinamente. Pero sí otro tipo de papeles.

TJ: ¿Hay en el cine actual español alguna actriz que usted piense que tendrá mucho éxito?

MR: Son estupendas, tenemos unas actrices magníficas, monísimas, cuidadísimas, vestidísimas, me parecen una monada. Yo soy muy fan de Penélope Cruz, que ya es una grande, pero es una chica a la que admiro profundamente. Es una chica que el día de los Óscars dijo “Yo nací en un sitio llamado Alcobendas” y dije “chapó”. Una a la que le están dando el premio más grande que le han dado a una actriz española y tiene los pies en la tierra y reivindica el sitio donde ha nacido, de Alcobendas al Óscar. No hay más que admirarla: qué bien lo ha hecho, cómo se lo ha planteado, ha ido a por ello y lo ha tenido, chapó para Penélope, fíjate tú.

TJ: ¿Le gustaría trabajar con algún director o directora española actual?

MR: Sin duda, la gente joven son los estimulantes, porque son los que te ofrecen otra posibilidad distinta. No te voy a decir el nombre de nadie, porque hay gente muy buena hoy en día en el cine español, mujeres y hombres. La verdad, hacen unas propuestas sumamente interesantes, están haciendo un cine un poco diferente del que me tocó hacer a mí. Lo están haciendo muy bien, hay un cine español excelente, como bien se ve en este Festival de Málaga, que por cierto, les dan una oportunidad que ellos aprovechan y nos interesamos todos; tiene a través de eso una difusión extraordinaria el cine español. No te diría a nadie en concreto, pero sí hay gente joven muy interesante, hay películas magníficas.

TJ: Usted ha hecho cine, teatro, televisión… ¿En qué medio se siente más cómoda?

MR: Me ha faltado circo y variedades (risas). Son distintos, son técnicas distintas. No es lo mismo hacer cine, que hacer televisión, ni que hacer teatro, son diferentes. Pero para todo hay que ser serio, riguroso y profesional, y saber lo que te llevas entre manos y hacerlo con honestidad y con honradez, eso es lo más importante. Me gusta mucho el periodismo también. Hice un programa en TVE de periodismo y me gustó mucho hacerlo. Es una cosa que he descubierto tarde, pero cuando lo hice, lo hice muy bien. Es decir, si vas a entrevistar a Indira Gandhi, como lo he hecho yo, y no te echa de su despacho, sino que va alargando el tiempo, me permite hacer todo lo que quiera y al día siguiente me dice “Si quiere usted venir a casa y me sigue entrevistando”, pues no se me da mal lo de entrevistar, esta señora no me ha puesto de patitas en la calle y otras muchas que hice en ese programa. Esa fue una parte de mi vida que personalmente me ha resultado muy interesante el periodismo, fíjate, eso me gustaría volver a hacerlo. Pero ahora ya viajo mucho por mi cuenta en realidad.

TJ: ¿Qué puede recomendarle a todo aquel que quiera lanzarse a actuar?

MR: Que sean honestos consigo mismos, esto es fundamental. Que sean consecuentes con su manera de ser, que no se tuerzan lo más mínimo y la más mínima concesión, eso clarísimamente. Es decir, se trabaja a cambio de trabajo, no a cambio de ninguna otra cosa. Supongo que ahora será así, porque es un camino irreversible ya, con todas estas cosas que han pasado, la mujer ha cogido las riendas ya, no tiene vuelta atrás. Pero para los actores también, hay que ser honestos consigo mismos y consecuentes con la carrera que haces. Has de llegar al final del camino para que la gente te respete como creo que me respetáis a mí, eso es lo más importante.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.