Ed Sheeran en el Estadio Wanda Metropolitano de Madrid.
Ed Sheeran en el Estadio Wanda Metropolitano de Madrid. Fuente: Alba Jiménez López

Ed Sheeran triunfa en su segunda fecha en España de su Tour Divide. Tras tocar en el Estadi Olímpic de Barcelona el 7 de junio, llena el Estadio Wanda Metropolitano de Madrid el 11 de junio.

El concierto comenzó en torno a las 18:45. Zara Larsson y James Bayfueron los teloneros que calentaron los motores del público, para dar paso a la estrella principal de la noche.

Zara Larsson abrió el show con algunos de sus temas conocidos, como Symphony o Lush Life. Después continuó James Bay, que conquistó al publico con Let it go y Hold back the river, entre otras.

A poco minutos de las 21:00, el publicó ya estaba preparado para recibir a el cantante británico. Tras unos gritos en las gradas, la estrella apareció de lleno en el escenario. Y sin más dilación, el show daba comienzo bajo Castle on the Hill. 

Una breve bienvenida introdujo lo que sería la siguiente canción, Eraser. Mostró su entusiasmo por volver a tocar en España con un “I love Spain”. Hizo un breve retroceso al pasado con una canción de su primer disco +, The A team. Después sonaron Don’t y New man.

Ed quería que los asistentes a su concierto pudieran participar, y por ello pidió que lo dieran todo y gritaran para continuar con Dive y Bloodstream.

Era el momento de cantar una de sus últimas publicaciones, I don´t care, que formará parte de su nuevo disco, disponible a partir del 12 de julio. No podía disimular la felicidad que le daba saber que en menos de un mes el público podrá disfrutar de su nuevo álbum. A él le gusta, y espera que la gente pueda disfrutarlo como él lo ha hecho creándolo.

En menos de 10 segundos, un silencio inmenso se apoderó del Estadio. De repente sus dedos tocaron las cuerdas de la guitarra, y poco a poco comenzaron a sonar los primeros acordes de Tenerife sea. 

La noche continuó con un Medley de Lego House, Kiss me y Give me love. Durante Give me love todo el estadio coreaba la canción, creando una increíble armonía que se desprendía por todos los lugares del Wanda Metropolitano. Galway Girl, Poor wayfaring y I see fire, fueron las siguientes.

Uno de los momentos más esperados de la noche llegó. Thinking out loud, Photograph y Perfect. Era inveitable que alguna lágrima no brotara de los ojos. Mientras Ed cantaba, todo el estadio se iluminó de lucecitas blancas, haciendo de este un momento aun más mágico. 

Y para olvidar todo lo malo comenzó Nancy Mulligan, que hizo a todo el mundo saltar y bailar sin importar nada más.

Sing terminó, y el “Gracias Madrid” más triste que pueda existir se desprendió de sus labios. Eso significaba que todo iba a terminar. Las luces se apagaron y el escenario se quedó vacío. Pero en unos segundo, Ed Sheeran apareció con una camiseta de España y comenzó a sonar Shape of you. Y tras ella, You need me, i don´t need you. Pero después de las últimas notas, esta vez sí que todo terminó. Ed se despidió, y el Wanda Metropolitano apagó sus luces hasta la próxima.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.