Connect with us

Cine

“Réquiem por un sueño”: ojalá todo hubiera sido un sueño (o no)

Analizamos Réquiem por un sueño, drama psicológico dirigido por Darren Aronofsky, una de las películas de culto más importantes del s. XXI

Cuando hablamos de filmes imprescindibles para todo cinéfilo, sin duda Réquiem por un sueño es uno de los que encabeza la lista. Al igual que otros clásicos como El club de la lucha (1999) o La naranja mecánica (1971), la película de Aronofsky supone toda una experiencia para los amantes del cine. Tanto temática como audiovisualmente, con sus juegos de planos y su acertada banda sonora… Todo ello nos semiobliga a calificarla de obra cinematográfica con mayúsculas.

¡Te traemos las claves para disfrutar aún más de esta gran película!

Brutal crítica a la sociedad: drogas, prostitución y medios de comunicación

La temática que se trata en Réquiem por un sueño es bastante extensa, y abarca varios de los problemas más latentes del nuevo siglo. El principal: las drogas. El mundo del la compra-venta de estupefacientes y su consumo, los problemas y el comportamiento de la vida del adicto, las consecuencias psicológicas y físicas… Materializado en cada uno de los personajes que protagonizan la historia.

https://youtu.be/Mg2Gf9u6naI

Esto los lleva a mantener unas relaciones interpersonales desastrosas, en las que priman la mentira y la obsesión, e incluso el amor tóxico (entre adictos). Solo importa conseguir dinero fácil para poder obedecer a la adicción e intentar hacerse hueco en un mundo complicado. Aunque esto suponga venderse a uno mismo. Y es que la prostitución y sus prácticas denigrantes también es algo que podemos observar de cerca en el filme.

Los medios de comunicación y, en especial, la televisión, juegan un papel fundamental en la subtrama de la película. Los estereotipos y cánones de belleza impuestos por los programas televisivos son unos de los factores que provocan obsesiones y sufrimiento en la sociedad occidental actual (y en uno de los personajes en concreto). Es este otro de los ejes de la crítica que realiza el director.

La vida de los protagonistas: sueños y fracasos

Réquiem por un sueño se caracteriza por presentar varias tramas. Eso sí: conectadas entre sí, que culminan en el mismo final fatal. El protagonista, Harry Goldfarb, interpretado por un jovencísimo Jared Leto, es un joven drogadicto que vive una vida de desenfrenos junto a su novia Marion (Jennifer Connelly) y su amigo Tyrone (Marlon Wayans). A pesar de llevar una vida difícil y conflictiva, todos ellos muestran una gran humanidad y corazón. Y es que, al final, su adicción a las drogas viene de una gran frustración: la de no poder hacer realidad sus sueños.

Tyrone, Harry y Marlon (de izquierda a derecha) / Fuente: The Red List

Esto último lo podemos ver varias veces a lo largo del filme. Cada uno de los personajes hace lo imposible por llevar adelante su sueño… Aunque esto los exponga a un gran peligro. Es el caso de Harry y Marion, cuyo sueño era montar una tienda de ropa con sus propios diseños. Para conseguirlo, se meten de lleno en el mundo del narcotráfico. Eso sí, siempre a espaldas de su madre, Sara Goldfarb (Ellen Burstyn), a la que miente y le hace creer que lleva una vida estable y saludable, de éxito.

La madre del protagonista también lucha por su sueño: salir en la televisión. Cueste lo que cueste. Se obsesiona por encajar en los cánones de belleza, volviéndose una adicta más. Sufre fuertes alucinaciones y acaba por sumirse en la más profunda locura. ¿De veras merecía la pena?

Sara Goldfarb y sus amigas presentando la solicitud para participar en televisión / Fuente: The Red List

Detrás de todos ellos se encuentra un profundo sentimiento de soledad e insignificancia. El deseo de dejar huella en este mundo, de existir, por el que luchan y que se ve profundamente frustrado.

Resulta especialmente emotivo el momento en el que Tyrone tiene un flashback acerca de cuando era pequeño. Rememora el momento en el que le prometía a su madre que algún día sería importante. Un chico pobre, negro, proveniente de un barrio marginal, siendo alguien. Desgraciadamente, suena imposible, ¿verdad?

Llega el final: decadencia y destrucción total

La pesadilla de la drogadicción / Fuente: KinoPoisk

El punto culmen de la película llega en los últimos treinta minutos. Los protagonistas alcanzan su propio límite, y lo rebasan. Todo empieza a caer en picado, hasta ellos mismos. Mediante un juego de rápido cambio de planos, el espectador se ve sumergido en un bucle de caos y destrucción. Una estrategia casi magistral del director, que acompaña con una música extradiegética de ritmo frenético.

En la secuencia (casi) final, cuando se mezclan las historias, el agobio se hace prácticamente insoportable. No exagero si aseguro que hay veces en las que cuesta seguir mirando la pantalla. El estresante ir y venir de planos, que muestran desde una vejatoria orgía hasta fuertes descargas eléctricas, y se entremezclan con multitud de ruidos y sonidos desagradables, de sufrimiento, aumentan al máximo la tensión.

Una vez acaba, solo sentimos calma, paz. No obstante, se trata de una tranquilidad triste, un suspiro en medio de tanta desesperación. Cada uno de los personajes yace en su cama, en posición de armadillo, intentando huir del mundo que les rodea, de la difícil situación que les ha tocado vivir. Imaginando cómo hubiera sido todo si las cosas hubieran sucedido de otra manera. Al final, todos están, o estamos, solos.


Sin lugar a dudas, Réquiem por un sueño es una de esas películas que no te dejará indiferente. No importa cuántas veces la veas: con cada revisualización, se te volverá a encoger el corazón como la primera vez. Tanto, que desearás, al igual que los protagonistas, que todo hubiera sido un sueño. O quizás no, pues se trata de una obra audiovisual de la que aprenderás muchísimo, más de lo que piensas.

Recomendación: ¡Disfruta también de su banda sonora!

Estudiante de Periodismo en la UMA. Fotógrafa en BuenaCalle, web-magazine musical, y colaboradora de TimeJust. A veces aparezco por Polo Digital Málaga. Aficionada a la escritura y la fotografía. Seriéfila.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cine

A %d blogueros les gusta esto: