Inicio Cultura Cine Estos son tus Chicho Ibáñez Serrador

Estos son tus Chicho Ibáñez Serrador

0
Chicho Ibáñez Serrador
Waddington, Bayona y Plaza dialogan sobre el legado de Chicho en sus obras. Fuente: TimeJust

Carta ficticia de un padre-espectador a su hijo-cinéfilo sobre el legado del director en realizadores españoles como J.A. Bayona, Paco Plaza y Alice Waddington

Todos tenemos referentes. Esto es aplicable a casi cualquier ámbito de tu vida, seas o no consciente. Para un español cinéfilo de mediana edad como yo, uno de los más claros es Narciso Ibáñez Serrador. Sé que te tengo harto con este tal Chicho cada vez que me hablas de lo que te gusta el cine, pero es que no tienes que irte a Hollywood a buscar influencias. Baja un poco hasta Uruguay, donde nació este comunicador que revolucionó la televisión en nuestro país con Historias para no dormir (1967-1969; 1982), y el cine con apenas dos películas como director: La residencia (1969) y ¿Quién puede matar a un niño? (1976). Chicho trascendió ese cine mainstream que tanto consumes introduciendo mucho significado, recogió la herencia de su padre y fue una figura muy influyente en estos films de género.

Ese es el referente con el que yo he crecido. ¿Cuáles son los tuyos, en plena época de influencers e instagramers? En la reciente edición de los Premios Goya, cuando se le rendía homenaje a Chicho, vi como mirabas a la pantalla con la misma admiración con la que yo contemplo a mi admirado realizador. Precisamente para homenajearle a él, estaban sobre el escenario algunos de los directores de los géneros terror/fantástico/ciencia ficción/thriller más destacados de nuestro cine actual. Para intentar descifrar qué escondía esa mirada, me acerqué a la Academia de Cine el pasado 4 de febrero. Tratando de ir tras la huella de Chicho, reunieron a tres directores de género españoles: J. A. Bayona (El Orfanato), Paco Plaza (Verónica) y la debutante Alice Waddington, que venía literalmente directa de Sundance con Paradise Hills. La sala estaba llena de estudiantes apasionados por el cine como tú, en contra de la habitual alta media de edad de estos pases. Por eso, me parecía el lugar perfecto para averiguar (tal y cómo un tweet señaló a Bayona) cómo esos directores de cine españoles pueden convertirse en los Chicho de esa nueva generación. La tuya. La nuestra.

Escribiendo y rompiendo las normas

Aunque no lo creas, los directores de género de mis tiempos también tenían un importante legado con el que lidiar. Chicho lo hizo siendo más canónico en su primera película para después sorprendernos a todos con su rebelde segundo film. Paco Plaza te lo explica por qué mejor que yo: “va a la contra de lo que debería ser una película de terror: luz del día, matan niños, ellos son los malos, no se explican las motivaciones…”. Estoy de acuerdo con él en que “con solo dos películas, todos le consideramos un maestro, incluso alrededor del mundo”. Son dos, así que aunque sea más clásica y gótica no te olvides tampoco de la primera, según Bayona, “más misteriosa y abierta a la interpretación”. Con todas las capas y la calidad escénica y visual que tiene, afirmó en ese lenguaje coloquial tan típico tuyo que “le explotó la cabeza”.

El hecho de haber visto El Orfanato justo antes del coloquio en esa sala de cine me ha confirmado que estos directores también vienen a difuminar las fronteras entre técnicos y artistas, entre lo convencional y lo novedoso. Los tres han contado en sus películas con el diseño de sonido de Oriol Tarrago. Según Alice, “es un tío con una sensibilidad gigantesca”, y a la vista está su Goya por la ópera prima de Bayona. Aunque puedan ser todo gritos como en las de REC, saben elevan el terror.

Academia de cine
La gente admiraba y preguntaba a los directores a partes iguales. Fuente: TimeJust

Mainstream de calidad

Para que estos directores pasen a la historia del cine que tanto te cuesta escuchar, ¡también tienen que hacer industria! El terror tan mainstream que vas a ver al cine ya estaba en Chicho. “No era algo marginal, estaba en el prime time y conectaba con el público. […] Era lo más cercano a Hitchcock que podíamos tener, no solo por su calidad, sino por ser un personaje popular”, alegaba Plaza.

Cierto, era más fácil que esto ocurriera porque nosotros solo teníamos dos cadenas. Pero lo cierto es que lo que yo veía de él en televisión, ¡parecía cine! “Al venir de fuera, trajo técnicas no vistas: muchos ángulos, sacar las series a los exteriores, una visión cinematográfica del relato, o silencios que parecían algo prohibido en televisión”, me respalda Bayona. El director de tu amada Jurassic World: El reino caído (2018) se introdujo así al terror, desde pequeño, y hasta homenajeó a La Residencia en el título de su primer film.

Academia de cine
De izquierda a derecha,, la moderadora, Alice Waddington, J.A. Bayona y Paco Plaza. Fuente: TimeJust

Y tú, ¿a quién vas a rendir homenaje? Sea a quien sea, espero que no lo hagas desde etiquetas culturales como son “autor” o “comercial”. Como decía Bayona, más allá de que realices/consumas mainstream, espero que sea algo honesto. Plantéate como él: “¿Qué aporto yo al contar esta historia? Campeones puede ser comercial, pero es de Fesser. Cuando llegas a la verdad, a lo que emocionas, entonces comunicas”.

Responsabilidad social

Esa honestidad que espero que tengas en tus películas ya la tenía Chicho, y así consiguió cumplir con la responsabilidad social aun haciendo terror. ¿Qué no sabes cómo hacerlo? Escucha a Alice: “El terror se puede vivir cada día, por razón de raza, género, sexo… Ser autor es darle voz a aquello que se trata de ocultar. ¿Por qué no voy a poder hacer horror reflejando esas realidades y a esos colectivos?”. Además de esto, creo que fue significativo que no solo hubiera hombres en esta charla, ya que desde mi época en el género han primado las visiones masculinas.

Ella reconoce estar influida por el maestro y otros prototipos europeos y góticos que seguro conoces en su primera película recién estrenada en Sundance, el sci-fi de suspense Paradise Hills. Te recomiendo seguir su carrera. Ya sea que sus películas se distribuyan en cines o en plataformas (no estaba muy segura de cuál sería la opción), me recuerda mucho la línea de Chicho en cuanto a “pensar hacia delante porque el terror tiene que ser un género revolucionario”. En su siguiente film, se trasladará al S.XVIII para contar una historia racial de mujeres en Nueva Orleans.

Referentes de tus referentes

Ellos son conscientes de quienes, como Chicho, les precedieron. ¿Eres tú consciente de que seguramente de mayor puede que recuerdes a estos tres como yo al director de La Residencia? Me tranquiliza saber que Paco abandere ese juego del tú la llevas en cuando a la responsabilidad de hacer cine sobre la gente que, como tú, lo ve para después realizarlo o analizarlo. Referentes no te van a faltar, y él señalaba algunos como Alex de la Iglesia, Amenabar o Balagueró. Si el mismísimo director de Verónica, te dice que “se puede hacer fantástico de calidad en España”, es que el legado está asegurado.

Me gustó también la idea de Bayona de que “el cine es una conversación”, que ya empezó y que seguirá. Estos tres directores están empezando a marcar una generación, y me gusta que lo hagan como lo hace Alice. Su primera película es “una representación de todo lo que yo no pude ver cuando era pequeña y me encantaba pero donde jamás me vi representada”. Así, además de gustar a tu generación, creo que va a hacer sentiros en el centro de la narrativa.

Academia de cine
La espontaneidad y la curiosidad impedían apartar la mirada. Fuente: TimeJust

Un género vivo

Esa idea de la conversación hace que este género siga tan vivo como en mi época. Para Paco, “no es algo marginal pero creo que se hacen pocas películas”. Sin embargo, ya que ves que Bayona triunfa también en el extranjero, alegó que “la imagen fuera es muy buena del fantástico español”. Así, te animo a coger el reto que lanzaba Alice, apoyándose en películas que seguro que has visto como La forma del agua o Déjame salir. “El género puede ser un campo de cultivo para algo más, que cuente cosas, en la estética y en lo social”. ¡Y no te fíes de los aparentes fracasos! Recuerda que en mi época, la primera película de Chicho tuvo mala fama y la segunda hasta se censuró.

Y a pesar de ello, ahí estuve, escuchando al exitoso Bayona como nieto fílmico de Chicho Ibáñez Serrador. Él aún está desarrollando sus próximos proyectos, pero Alice está inmersa su nueva película LGTBIQ en Nueva Orleans y Plaza está terminando la mezcla de sonido de Quién a hierro mata, para estrenar en septiembre. Aunque esta ya no sea de terror, estoy seguro que con él vas a seguir aprendiendo, al igual que con Alice y Bayona. Estás en buenas manos. Eso sí, no dejes de escuchar a tus referentes en espacios como este que ofrece la Academia de cine y tampoco olvides a los referentes de tus referentes. Mientras descubres a tus Chicho particulares, descúbrele a él también. Nunca es tarde para el terror bien hecho.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.