Connect with us

Hi, what are you looking for?

Cine

Entrevista a Eduardo Casanova: «Mi sueño sería tener un parque temático de mi trabajo»

Entrevista a Eduardo Casanova
Eduardo Casanova en la première de 'La Piedad' en Sevilla en el teatro Lope de Vega./ SEFF

El cineasta presenta en el marco del Festival de Cine de Sevilla ‘La Piedad’, un film en el que ahonda en la exploración de las relaciones tóxicas presentadas como un paralelismo con los regímenes dictatoriales

Tras ganar el Premio del Jurado en Karlovy Vary, el de la Sección Oficial de Bucheon (Corea del Sur) y de Sitges, Eduardo Casanova aterrizó en la capital hispalense para estrenar ‘La Piedad’. En este segundo largometraje producido por los cineastas Alex de la Iglesia y Carolina Bang, el director retrata la cotidianidad de las relaciones tóxicas; en este caso la materno-filial (interpretada por Ángela Molina y Manel Llunell) bajo un terror edulcorado en el que esboza un paralelismo con la dictadura de Corea del Norte; un paralelismo que según Casanova podría ser aplicable a cualquier relación de dependencia y cualquier régimen dictatorial. Esta semejanza la enfatiza con una rotunda escenografía de estética kitsch que no se resigna al «mero» reflejo de la sociedad coreana llevada al extremo, a la sátira o a la dramatización, sino que conforma un universo donde el cineasta se ha desnudado pero también liberado completamente.

TJ: ¿Cuál fue el punto de partida de ‘La Piedad’?

EC: Mi problema para separarme de las cosas; buenas y malas.

TJ: Has asegurado públicamente que no hay un nexo común entre tus dos primeras películas, sin embargo, vuelves a tratar temas como la enfermedad, la muerte, la perdida, los trastornos mentales, el suicidio o los psicofármacos, es decir, vuelves a tratar temas ácidos o tabús ¿No es eso una gran similitud con su Ópera Prima?

Más bien quería decir que era muy diferente a ‘Pieles’ porque siento que aunque ésta es una película muy ácida y que trata temas tabús, si es una película positiva que acaba y te vas con una sensación de que la vida es un poco bonita. Sin embargo, ‘La Piedad’ es una película mucho más pesimista. También siento que está hecha con más madurez, es una película donde yo he tenido mucho menos miedo a mostrarme y a mostrar mis propios conflictos que en ‘Pieles’, en ‘Pieles’, los conflictos que yo tenía están mucho más maquillados, simbólica y literalmente porque es una película que trata sobre maquillaje de protésicos. Aquí no, aquí he hecho una cosa que no creo que me atreva a volver a hacer nunca porque ha sido para mí muy complicado, aunque también muy liberador, que es el desnudarme completamente. No era consciente de que me estaba desnudando tanto hasta ahora que se ha estrenado la película y todos, todas y todes que la veis me dais ese feedback de «oye maricón que se te ve mucho en la peli». Pero bueno es la película que me ha salido… Llevo trabajando tantos años de cara al público… desde los 12 años, que no sé si es por deformación profesional o por confianza con el público y con la prensa que yo me atrevo a mostrarme tal y cómo soy, con sus cosas buenas y con sus cosas malas.

Entrevista a Eduardo Casanova: "Mi sueño sería tener un parque temático de mi trabajo"

TJ: Ambos films son catalogados como Drama/Comedia negra ¿Le gustaría seguir apostando por este género?

EC: La comedia me encanta, pero solo sé hacer comedia negra y creo que siempre voy a hacer comedia negra o comedia acida y lo del drama me agota un poco, la verdad. Yo de lo que estoy enamorado es del melodrama y del terror, para mí eso son mis dos géneros favoritos y creo que ‘La Piedad’ los aúna; el melodrama y el cine de terror siempre bañado con comedia negra, porque la comedia negra creo que es muy sana y muy positiva para todos; el poder reírnos de nuestras mayores desgracias. Me hace mucha gracia porque montando el making of hay un momento en el que estábamos rodando una escena muy complicada, que de repente es muy graciosa pero que en ese momento era un tragedia porque rodar esa secuencia era muy complicado, yo me he dado cuenta de que la tragedia con tiempo es una comedia negra y como hablo de algo que me pasó y de algo que me pasa y de las cosas que me pasan, vistas con tiempo se transforman en comedia negra. Creo que cuando te ves a ti mismo con tiempo en un momento horrible que has pasado tienes la capacidad de reírte y eso te hace superarlo, eso es exactamente la comedia negra, entonces a mí eso me ayuda a la hora de sanarme, de exorcizar mis problemas y creo que a la gente también, aunque la comedia negra a veces puedo ofender y aquí ofende y creo que ofender un poquito tampoco está tan mal.

Entrevista a Eduardo Casanova: "Mi sueño sería tener un parque temático de mi trabajo"

TJ: Elena López Riera, directora de ‘El Agua’ mencionaba el pasado jueves en la sección de ‘Voces Esenciales’ del programa del SEFF que «todo está hecho» por lo que trataba de influenciarse de otros directores, ¿Promulga con esa idea?

EC: Yo creo que lo que hago lo ha hecho muchísima gente, la verdad, pero me esfuerzo mucho por que lo que se vea no parezca que ya está hecho, sobre todo por generosidad con el público, por ofrecerle algo distinto. Yo intento hacer cosas que no se parezcan a nada porque cuando yo voy al cine, que no voy mucho ya, o sea no consumo tanto cine como antes porque estoy en un proceso creativo y me gusta escribir limpio de cabeza, agradezco ver cosas que no se han hecho antes.

TJ: En la jornada del viernes del SEFF, uno de los productores de su película; Alex de la Iglesia, coincidía con esa idea de huir de los referentes, y hacer de ellos las experiencias vitales de uno mismo, ¿Además de esta idea que compartís qué es lo que os hace formar tan buen tándem? 

Por eso Alex es mi productor, porque yo creo que ha conseguido una cosa y es conseguir su propio sello, su propio universo, ¿no? y que bebe y ha bebido de otra gente y que aunque todos somos una mezcla o un conjunto de cosas que hemos visto, tú ves algo de Álex y sabes qué es de Álex y yo creo que eso es lo que él admira de mí o por lo que ha producido mis dos películas, que ahí nos encontramos, que ambos tenemos un mundo personal, pero eso no se puede elegir, uno no puede dirigir una película intentando mostrar su mundo personal, eso se tiene que tener y a veces se tiene y a veces no se tiene… oye hay películas que no tienen un mundo personal que son extremadamente realista y que el punto de vista del director o directora es más sutil pero que cuentan una historia desde un lugar muy realista y son maravillosas. Pero creo que a Alex y a mí nos une eso y por eso nos entendemos, aunque también tenemos muchas discrepancias e incluso peleamos. Con ‘La Piedad’ hay muchas cosas con la que no estamos de acuerdo pero tengo que decir que aunque no estemos de acuerdo Alex siempre me respeta y si no me hago respetar.

TJ: ¿Y con Carolina Bang? 

EC: Yo adoro a Carolina Bang y siento que ella es la verdadera productora de la película. Alex de la Iglesia es mi padrino, tiene una cosa paternalista conmigo, Alex me regaña o intenta regañarme porque yo soy desobediente, muy desobediente. Pero la que se deja ahí los cuernos es Carolina, y está muy bien reivindicarla porque Alex es una persona muy importante en este país pero si ‘la Piedad’ existe es por Carolina Bang.

Entrevista a Eduardo Casanova: "Mi sueño sería tener un parque temático de mi trabajo"

TJ: ¿Existe alguna similitud entre Mateo y su experiencia vital?

EC: La similitud más evidente entre el personaje de Mateo y yo mismo es el físico que nos parecemos mucho, pero te diría que realmente me parezco más al personaje de Libertad que al personaje de Mateo, yo nunca he sido sumiso, lo que más me puede hacer parecerme al personaje de Mateo es esa cosa de dependencia que aparece en Mateo más al final de la película.

TJ: Anoche en la première de La Piedad percibí cierta dualidad entre las sensaciones/reacciones del público: algunos reían otros más bien parecían impactados o confusos ¿Qué reacción buscaba en el espectador? 

EC: Yo creo que el arte tiene que provocar y yo quiero sentarme en una sala de cine o ver un un cuadro o ver algo y que me haga saltar, que me haga moverme, no me quiero aburrir. Yo me aburro con mucha facilidad y no me quiero aburrir ni que la gente se aburra y sobre todo lo que quiero es que la gente piense y por eso dirijo de la forma que dirijo para que nadie se aburra.

TJ: Los elementos como la gastronomía, la música o la estética que aparecen en las escenas cotidianas de ‘La Piedad’ son herramientas para potenciar el paralelismo con la dictadura de Corea?

EC: Si, en general toda la casa en la que viven Libertad y Mateo; la madre y el hijo es una conceptualización de lo que sería Corea del Norte, si te das cuenta respecto a la dirección de arte la construcción de la casa son líneas rectas, minimalistas, la utilización del mármol negro y el mármol rosa, que si te ves imágenes de Corea del Norte es como como haber cogido Pionyang, la capital de Corea del Norte y haberla transformada en una casa. Comen comida coreana, es todo una conceptualización de Corea del Norte, sobre todo porque eso creo que potencia el paralelismo de que están encerrados en una dictadura, como los otros están encerrados en Corea del Norte.

TJ: Otro de los detalles clave es el color rosa. De hecho, es muy notable que la imagen corporativa de la campaña publicitaria está trabajada al milímetro ¿También diriges esa parte de la película?

EC: Yo soy controlador y yo controlo absolutamente todo lo que sale de mi película, todo, no solo la película, sino los carteles el tráiler, cualquier foto que se me haga, incluso la ropa que llevan mis actores y el color de la ropa que llevan mis actores a los eventos que tengan que ver con la película, controlo todo lo que rodea la película porque me parece que es esencial y me parece que el arte es todo lo que rodea a la película. Cuando yo pienso en contar una película, no solamente pienso en la historia, sino también pienso en cómo hay que venderla y sobre todo porque lo que yo propongo a la gente más allá de una película, es un universo y no quiero que el universo se reduzca al tiempo que dura la película, sino a todo lo demás. Mi sueño sería tener un parque temático de mi trabajo, pero bueno, para eso tengo que tener una carrera que todavía no la tengo.

TJ: «Hay que tener muy buen gusto para saber apreciar el mal gusto» (John Waters), haciendo apelación a esta cita ¿Es este film una oda a lo kitsch? 

EC: Absolutamente este film es una oda al Kitsch, el kitsch para mí es muy importante, es la corriente artística estética en la que se basa todo mi trabajo y creo que tiene mucho sentido porque el Kitsch habla de los feo y habla de lo que está mal hecho y no hay nada que me parezca más humano que el kitsch, porque no hay nada que me parezca más humano que el error, en el Kitsch se basa todo mi discurso artístico y evidentemente ‘La Piedad’ es un es una oda al Kitsch.

Entrevista a Eduardo Casanova: "Mi sueño sería tener un parque temático de mi trabajo"

TJ: Observamos escenas con un carácter político ¿Pretende hacer un cine reivindicativo y crítico? Por ejemplo, la escena la donde se recrea una paradoja donde Ángela Molina recrimina la existencia de un lazo por el cáncer cerebral (en relación al famosa lazo de cáncer de mama)

EC: No sé si pretendo, no creo que pretenda como primera opción o como algo principal hacer un cine reivindicativo, lo que pasa que yo soy reivindicativo por naturaleza y a su vez mi cine es muy personal y habla mucho desde mí; mis personajes hablan mucho desde mí, mis historias hablan mucho desde mí. Por eso siempre tiene ese carácter reivindicativo o ese carácter social, la parte más social en la película está en la reivindicación del error humano y la crítica hacia los sistemas opresivos que son todos los sistemas, y pasa también de alguna forma con esa cosa cuando ella ve el lazo rosa, pero tiene varias lecturas lo del lazo rosa, lo primero es que ella ve el lazo rosa y le gusta porque es rosa, ella desearía que su hijo tuviese un cáncer de mama para tener un lazo rosa, de hecho si hubiese encontrado un lazo de otro color no le habría llamado la atención. De alguna forma también esa escena habla de que todo necesita una etiqueta, todo necesita un símbolo, todo necesita representarse con algo y eso también es una forma de coartar la libertad. 

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Cádiz CF

El Cádiz CF ha anunciado la incorporación del atacante Milutin Osmajic y Santiago Arzamendia, mientras que ayer se despidió de Caye Quintana que no...

Deportes

Su carrera profesional, su vida personal y su palmarés. Ancelotti vuelve al Real Madrid El pasado miércoles 2 de junio Carlo Ancelotti se convertía,...

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

A %d blogueros les gusta esto: