Inicio Cultura Cine Deadpool 2: Mucho más que una secuela

Deadpool 2: Mucho más que una secuela

0
Deadpool 2
Cartel promocional de "Deadpool 2" (Fuente: Twitter de Ryan Reynolds)

Menos de dos años después de la primera parte, y tras ser un éxito rotundo tanto de recaudación como de crítica, llega a los cines españoles Deadpool 2

Deadpool llegó como un oasis dentro del cine de superhéroes, género tremendamente explotado en los últimos años, que parece haber llegado a su punto álgido con Vengadores Infinity War (aquí nuestra crítica). Sin embargo, el tono tanto de Infinity War como de las más de quince películas que han venido antes (casi) siempre ha sido el mismo: alguien que adquiere poderes, y por X motivos termina salvando al mundo del malvado de turno que quiere destruirlo. Lo que Deadpool ofrecía era una parodia, una burla a su propio género. Y para aquellos que llevan tantos años viendo más de lo mismo, supuso un alivio y una grata sorpresa.

Sin embargo, al llegar la segunda parte tan seguida, era lógico plantearse si esta secuela sería repetitiva dentro del estilo de Deadpool (humor negro, violencia explícita) y, aunque tiene humor y violencia de sobra, cumple con creces. MARVEL ha conseguido reinventarse, seguir ofreciendo una crítica al cine de superhéroes (tanto propio como a los vecinos de DC), a la vez que hacen homenajes al cine general y critican a la sociedad estadounidense.

El humor es el pilar básico de Deadpool 2, y los chistes siguen haciendo gracia, al igual que las surrealistas situaciones por las que pasa el protagonista. Ryan Reynolds parece haber nacido para interpretar a Wade Wilson, y eso se nota. Su aportación en el desarrollo del guion hace también que muchas de las líneas que pronuncia parezca que le salen naturales.

Otro de los problemas que podrían haber surgido, era que ante la cantidad de secundarios que iban a aparecer los personajes “originales” perdieran protagonismo. Esto ya pasó en Kingsman 2, o en Kick Ass 2, por ejemplo. Aquí está solventado a la perfección, y tanto Domino (Zazie Beetz) como Cable (Josh Brolin), entre otros, quedan muy bien implementados. Además, hay algunos cameos breves que son maravillosos.

Destaca también el cambio de director. Para esta secuela han contado con David Leitch, director de John Wyck (película que destaca por su cuidada fotografía y sus espectaculares coreografías en las escenas de acción). El cambio se nota, y Deadpool 2 presenta mejores escenas de acción y una fotografía mucho más trabajada. El presupuesto también ha aumentado, y se nota en las escenas de lucha.

Finalmente, respecto a la trama, es algo más coherente que la primera (tampoco nos pasemos, al fin y al cabo es una parodia). Las motivaciones que llevan a Wade a desatar su ira asesina no son demasiado distintas a las de la primera parte, pero la motivación del villano es mucho más lógica e incluso empatizable. Tiene algunos giros más o menos inesperados que terminan dejando situaciones muy cómicas.

La banda sonora se compone de mezclas de géneros, desde rap hasta dubstep, y aunque son reconocidas por los espectadores, puede echarse en falta la presencia de una banda sonora original que, si existe, pasa desapercibida totalmente.

En conclusión, Deadpool 2 es, como bien dice su cartel: “más grande, más dura”, ya que hace crecer el universo Deadpool incluyendo a personajes tanto clásicos de los cómics como a otros que son totalmente nuevos, y presenta momentos mucho más violentos que su predecesora. Cumple con creces el papel de secuela, e incluso supera a la película original en algunas fases. Deadpool 2 es entretenimiento puro, es humor negro a más no poder, es violencia sin freno… es una gran parodia y una buena película.

A partir de aquí, spoilers de “Deadpool 2”

Al igual que la primera, Deadpool 2 comienza con Wade en medio de algo. Entonces, nos saluda, y nos hace una introducción a lo que vamos a ver. Aquí, la introducción es bastante más sorprendente que la de la primera parte, ya que nos enseña cómo se suicida de una forma que nos mete de lleno en el estilo de la película.

Entonces, vuelve atrás, nos cuenta el porqué. Al igual que en la primera película, el motivo de la ira de Deadpool, es algo que le pasa a Vanessa. En la primera era secuestrada, aquí es un daño colateral en un ataque hacia él. Su muerte hunde a Wade, que intenta suicidarse.

Tras la muerte de Vanessa, se produce el primer homenaje claro, en los créditos iniciales. Es una adaptación del estilo de las películas de James Bond, concretamente al de Skyfall, con Celyne Dion sustituyendo a Adele (en el que probablemente sea el único tema original de la película).

Cartel de Deadpool 2 (Fuente: Twitter de Ryan Reynolds)

El resto de la trama cae quizá en ser previsible (la causa de todo es la muerte de un ser querido), hasta que aparece Cable. Todos pensamos que viene a por Deadpool, pero en realidad viene a por el chaval preadolescente que comparte celda con él. Un Wade Wilson temporalmente sin sus poderes se enfrenta a él, y como no consigue salvar al chico, se propone reclutar su propio equipo de superhéroes.

Sin ninguna duda, este es el mejor momento cómico de la película. Las escenas en las que se produce tanto el casting, como el salto en paracaídas de la X-Force son de lo más divertido que he visto en una sala de cine.

El personaje de Domino, acompañado de su suerte, siempre aparece cuando debe y queda genial, al igual que el inesperado cambio de motivaciones de Cable, “aliándose” con los buenos. Sorprendentemente, el villano termina siendo el chaval que quiere matar a alguien que abusaba de él.

Brolin y Reynolds tienen muchísima química y se nota, y dejan muy buenos momentos juntos, al igual que el taxista Dopinder, Coloso, el amigo del bar y la anciana compañera de piso ciega de Wade. El final, aunque quizá se hace algo repetitivo por la cantidad de explosiones y golpes que hay, cuenta con algunos momentos memorables, y la escena postcréditos (a pesar de que ha sido censurada) es muy buena.

Sin embargo, no todo es bueno. El CGI chirría en algunos momentos, Puño de Fuego flojea un poco como “villano”, y personajes como Vanessa vuelven a estar desaprovechados, limitando su aparición a un par de escenas. En la escena postcréditos se ve cómo, con la ayuda del reloj de Cable, Deadpool vuelve atrás en el tiempo y salva la vida de su novia, por lo que, probablemente, Vanessa estará en una hipotética tercera parte.

En conclusión, es una mejora respecto a la primera en todos los aspectos técnicos, y aunque quizá se echa en falta la frescura que aportó la primera aventura, esta consigue salir adelante y ofrecer un espectáculo más trabajado y sorprendente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.