Connect with us

Críticas

Crítica de ‘Wonder’, el nuevo álbum de Shawn Mendes

Portada de Wonder, nuevo álbum de Shawn Mendes

El canadiense Shawn Mendes estrenó este viernes 4 de diciembre su cuarto trabajo de estudio titulado “Wonder”, donde experimenta con nuevos sonidos más allá del pop.

Poco queda del adolescente inseguro de 15 años que saltó a la fama grabando covers de otros artistas. Es indiscutible que Shawn Mendes ha crecido, y no solo en lo relativo a la de edad, sino también como músico. Si comparamos su primer disco de estudio, Handwritten (2015), con Wonder encontramos en este último a un artista más honesto, maduro y sobretodo más libre. Es cierto que en su anterior álbum, Shawn Mendes (2018), el canadiense ya se dejó ver en registros y estilos que no habíamos escuchado antes, pero no se atrevió a prescindir de las canciones con clara predisposición a convertirse en hits de radio. En Wonder, en cambio, el artista ha dado un gran paso en su carrera al alejarse del pop más comercial y empaparse de otros estilos. 

Una breve pista de introducción a piano abre la puerta de par en par a un disco con catorce temas sencillos pero experimentales, con tonos intrigantes logrados a partir del piano, las guitarras, la batería y los sintetizadores. Desde el ya conocido primer single con tono épico, Wonder, el oyente se adentra en los pensamientos de Mendes. Unos pensamientos que giran entorno al amor y que, en prácticamente todas las canciones, conducen a un mismo punto: Camila Cabello, su actual pareja. 

Una excepción de ello es Call My Friends, donde el joven canta las ganas que tiene de ver a las personas con las que ha crecido. Se trata de un tema con una atmósfera oscura, que recuerda a su antiguo Bad Reputation (Illuminate, 2017). También se aleja de la temática amorosa el tema de soul-pop Monster, segundo single del álbum feat. Justin Bieber, que habla de cómo la sociedad idealiza a los artistas, a la vez que espera celebrar su caída. 

La sensibilidad y el gusto sofisticado de Shawn Mendes se ven reflejados en las letras de cada una de las canciones del disco, pero sobretodo en su voz. El canadiense usa con frecuencia el falsete, llegando a notas altísimas en temas como Song For No One, una tranquila pista en acústico; Dream, que cuenta con un estribillo lleno de armonías vocales y sintetizadores; o la pegadiza Higher

Llama la atención encontrar en el álbum canciones que podrían pertenecer a la discografía de Bruno Mars o Justin Timberlake, como Teach Me How To Love, tema con un claro toque disco de los 80; o incluso 305, que muestra sonido propio del doo-woop de los 60. Tampoco pasa desapercibida la pista retro Piece Of You, con un ritmo influenciado por el R&B. 

En Wonder también hay cabida para las baladas sencillas que consiguen emocionar a los fans del joven. Destacan la muy romántica Always Been You, 24 Hours, Look Up At The Stars y Can’t Imagine, canción muy íntima y personal que cierra el álbum. 

Está claro que Mendes ha querido salir de su zona de confort, dando como resultado un disco con sonidos muy interesantes. La gran incógnita es si seguirá experimentando en esta línea en sus próximos discos o volverá a su anterior faceta pop. Por ahora disfrutemos de Wonder, el inicio de una nueva era para Shawn Mendes.  

Aunque nos falten otras cosas, que la música no nos abandone nunca.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Críticas

A %d blogueros les gusta esto: