Inicio Cultura Cine Crítica BSO | Bad Boys (Mark Mancina)

Crítica BSO | Bad Boys (Mark Mancina)

0
Bad boys
Bad Boys

Repasamos la banda sonora de Bad Boys, compuesta por Mark Mancina

Muchos compositores hicieron mella en los 90, pero tristemente solo algunos han conseguido seguir en la brecha actualmente.

El ejemplo más claro está presente en Mark Mancina, que nos sorprendió a muchísimos con su particular estilo, muy similar al de su mentor, Hans zimmer. Mezcla samples electrónicos junto acordes de orquesta, consiguiendo un efecto demoledor.

Mancina despegó gracias al excelente filme de Jan de BontSpeed, donde aterrizó bajo la recomendación de Zimmer. Su música para este exitoso filme fue una perfecta comunión junto las frenéticas imágenes de esta historia de acción trepidante.

Bad boys Mark mancina
Speed

Fue en 1995 cuando los productores Don Simpson (tristemente desaparecido) y Jerry Bruckheimer dieron las riendas a un primerizo Michael Bay para su bautismo en Hollywood con otro filme cargado de acción, Dos Policías Rebeldes (Bad Boys).

Will Smith y el cómico Martín Lawrence formaban su pareja protagonista, aportando su química a esta Buddy Movie.

Para la música se contrató a Mancina, lo que fue un gran acierto, ya que su composición se adhiere a la acción como un guante, permitiendo desarrollarse perfectamente en la trama.

Mark Mancina
Mark Mancina

Vamos a hacer un pequeño repaso a esta muy reivindicable partitura, ¿me acompañáis?

El tema principal

En entrevistas realizadas para el making Off, los productores afirmaron que la música de Mancina era como lo es Morricone para los Spaguetti Western.

Exageradas declaraciones, pero en parte no estaban mal encaminadas. La música es un plato fuerte en este Blockbuster repleto de acción, jugando un papel muy importante en la historia, inyectando un pulso frenético a las persecuciones, peleas y tiroteos que acontecen en el filme.

Mancina utiliza para ello dos elementos de gran fuerza, uno es un tema principal potentísimo que será el hilo conductor del score y formará la esencia de la pareja de detectives protagonista, Marcus (Lawrence)  y Mike (Smith).

El tema principal se nos presenta en la escena inicial, ambientada por el fragmento Prologue/The car Jacking, consistiendo en una secuencia de ritmos guitarreros bajo la base de un bajo al que se le unen potentes golpes de percusión, describiendo perfectamente a nuestra pareja de policías, duros, colegas y siempre dispuestos para la acción.

La melodía abre una segunda variante, compuesta por pequeñas pinceladas de guitarra acústica (dando ese toque playero, reflejando la ciudad de Miami, lugar donde acontece la trama),  timbales (nuevamente alzan el estilo antes mencionado, introduciendo una base de ritmo Reague) y el particular sonido del compositor con un frenético desarrollo de ritmos sintetizados.

Titulos y el robo 

Bad Boys: Main Title/The Heist acompaña al inicio de la historia.

Los títulos de crédito entran en escena ambientados por la base de notas de bajo a las que irá afectando una transición que acabará enloqueciendo en un estallido de notas frenéticas. A estas las atacará el tema principal, mucho más enérgico, fusionándose a una poderosa percusión.

Seguidamente la tonalidad descenderá para entrar en un sonido más industrial, donde se introduce la guitarra eléctrica unida a una melodía progresiva en contraposición a la percusión entrante.

El característico estilo que catapultó a este compositor se hace presente bajo una sucesión de melodías cargadas de gran velocidad musical, donde el tempo impuesto inyecta un gran ritmo , sirviendo perfectamente para describir la rapidez del robo a la comisaría.

Bad boys
Bad boys

El asesinato y el sentimiento oculto de Mike 

Killing Max ambienta uno de los momentos mas importantes de la película, en donde seremos testigos del cruel asesinato de Maxine (Karen Alexander), una bella prostituta de lujo, a quien Mike considera más que su amiga.

Notas de piano marcan la intriga junto a una tonalidad más oscura de la que se encargan diferentes sonidos que irán in crecendo, dando entrada al acorde de una guitarra eléctrica en un sostenido agónico. Acompaña el dolor de la joven al recibir el disparo y al miedo de su amiga Julie (Tea Leoni), que asiste escondida a la terrible escena.

La percusión regresa junto a una melodía cargada de velocidad, uniéndose a la huida de Julie de los asesinos.

Bad boys
Bad boys

The Boys Find Max, da paso a la introducción de  acordes de guitarra describiendo la tristeza de Mike al descubrir el cadáver de su amiga.

La tonalidad, suave y elegante, permite que podamos sentir la emotividad de la escena, dando una fuerte carga dramática que nos permite averiguar los verdaderos sentimientos ocultos del policía.

Persecuciones 

La acción esta muy presente en el filme, dando mucha rienda suelta al estilo de Mancina, que inyecta un bombardeo musical constante de ritmos, disparando la adrenalina de las escenas.

Diversas persecuciones aparecen, pero dos destacan muy notablemente junto al clímax final: la espectacular huida en una furgoneta cargada de un material explosivo es una de ellas.

Escape from Club Hell/ Ether nos ilustra musicalmente todo un despliegue de ritmos trepidantes junto a percusión y guitarra eléctrica que se unen a un pequeño inserto de orquesta. Se incorporan scherzos de violín y una nueva variante del tema principal que permite dibujar en ritmos musicales, la trepidante persecución.

Footchase nos trae de nuevo otra gran demostración del poder musical que ejerce Mancina a la composición, ambientando otra impresionante secuencia, donde Mike persigue corriendo al grupo de asesinos, comandados por el sanguinario Pouchet (Tcheky Kayro).

El compositor divide el fragmento en dos partes:

En la primera, nos encontramos con una tonalidad oscura, la música respira ese peligro que se hace presente cuando los asesinos se encuentran con los policías.

Parte del tema principal se forma en un in crecendo marcado por el ritmo del bajo, al que dará paso la inserción de la guitarra eléctrica adheriéndose al tiroteo que dará inicio en pantalla.

La segunda parte marca un inicio de scherzos, dando regreso al comienzo de la melodía principal, insertando pellizcos de orquestación.

El ritmo del bajo es golpeado por golpes de batería, que dan inicio a un abanico de pasajes de cuerda, acelerando en una progresión de plena velocidad musica. En ella los obstinatos, junto a los timbales, marcarán la acción y la adrenalina desprendida en la escena.

Mark mancina
Bad boys

Enfrentamiento final

Hanger Shootout y Cobra Chase / Pouchet’s Dead forman parte del climax final, con una primera parte de un tiroteo en un hangar donde Pouchet cierra un trato y una segunda con una persecución automovilística de gran velocidad.

En ambos fragmentos , las melodías, forman un conjunto de gran fuerza musical ,donde predominan los scherzos de violín,  timbales y electrizantes sonidos sintetizados,  salpicados por tintes heroicos, describiendo la valentía de los dos policías.

Bad boys Mark mancina
Bad boys

El emotivo tema utilizado para la relación entre Mike y Maxine regresa, aunque su papel en esta ocasión es el de reflejar la amistad y el honor entre los dos detectives. Tiene un aire de más intimismo a través de las notas de piano, una vez que nuestros dos protagonistas disparan a Pouchet, acabando con él.

Bad boys Mark mancina
Bad boys

Conclusiones del trabajo de Mark Mancina 

El compositor logra un trabajo perfecto para un filme de este calibre. Ofrece la fuerza necesaria que necesita en cada momento que es utilizada la música.

Posee un tema principal espectacular, coqueteando con el reague y diferentes ritmos, haciéndolo totalmente protagonista de la trama.

Mancina solo  utilizó una mínima orquesta (8 miembros), dando mayor importancia a los ritmos sintetizados y samples electrónicos, sabiendo utilizar y exprimiendo los scherzos de cuerda magistralmente, dando una forma al score de auténtica vertiginosidad musical.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.