Connect with us

Sin categoría

El mundo de las consolas y su evolución a lo largo de la historia

Published

on

¿Te gusta el mundo de los videojuegos? ¿Recuerdas como era antiguamente jugar a vuestros juegos favoritos en el sofá de casa? Recordamos aquellos clásicos momentos, aquellas primeras consolas que teníamos y nos parecían de otro mundo. Hoy, cerca de lanzarse la nueva PlayStation 5 y la nueva Xbox, queremos recordar la enorme evolución durante las últimas décadas de las consolas.

Desde los inicios, las videoconsolas no ofrecían al usuario una experiencia cinemática e inmersiva como nos ofrecen actualmente. Los videojuegos siempre han estado limitados al potencial de hardware de cada época y las capacidades desarrolladoras que se tenían, aprovechadas al máximo. El mundo del PC ha jugado un gran papel en la aparición de la industria de las videoconsolas, estas se han apoyado en estos equipos.

Nos remontamos a 1972, para hablar de la primera generación de consolas. Veinte años después de la fecha en la que Electronic Delay Storage Automatic Calculator ejecutará OXO, un tren en raya clásico que fue considerado como el primer videojuego de la historia y el primer pasó hasta hoy. Antiguamente no teníamos la misma oportunidad que existe hoy en día de disfrutar de una gran variedad de videojuegos como podemos encontrar en SmartCDKeys.com en estos momentos. Tampoco existían grandes plataformas como Origin o Battle.

Magnavox Odyssey fue la primera consola. Quién no la conociera o tenga veinte años actualmente, creería que sus sistema era muy “arcaico”. El equipo no contaba con un microprocesador ni tampoco con una memoria RAM. Su funcionamiento se basaba en la utilización de transistores, resistencias y condensadores. Al disponer de un hardware muy limitado, los juegos eran muy sencillos y se resumía en cuadros luminosos de diferentes tamaños. Se utilizaba diferentes plantillas que se colocaban en la pantalla del televisor y con ello era posible crear un fondo fijo que le daba toques de realismo a los juegos.  

Atari 2600 revoluciono el sector. Sus juegos eran mucho mejores a nivel técnico y más variados que en comparación a la Magnavox Odyssey. Con esta nueva consola, llegaron pocos años después los primeros gráficos complejos que permitían hacer volar nuestra imaginación. Contaba con un procesador CMOS 6507 de 8 bits a 1,19 MHz, 128 bytes de RAM y era capaz de soportar hasta cuatro colores en pantalla por cada línea de imagen. Una verdadera revolución en la época. A ella jugaban, nuestros padres.

Sería en 1983, cuando ya empezarían a llegar nuestras consolas. La Nintendo NES y dos años más tarde, la Master System. Los primeros videojuegos que pudimos disfrutar en NES se parecían a los que jugábamos en Atari 2600, pero cuando lanzaron Super Mario Bross, Mega Man o Shadow Warrios se noto que la consola estaba a otro nivel. Una consola la NES potente con un procesador de 8 bits, una frecuencia de 1,79 MHz, una memoria RAM de 2KB, una paleta de 48 colores y un sistema de sonido de cinco canales que hizo posible crear algunos de los temas más conocidos de la historia del mundo de los videojuegos.

La MasterSystem dos años más tarde, era más potente que la NES. Contaba con un procesador Zilog Z80A a 4 MHz, una memoria RAM de 8KB, una paleta de 64 colores aunque mostraba 32 en pantalla y un sistema de sonido integrado con 9 canales de sonido sintetizado y permitía hasta 16 instrumentos.

La llegada de las consolas Nintendo NES y MasterSystem contribuyó en la popularización del mundo de los videojuegos, aunque fue la SEGA de 16 bits quién marco un punto de inflexión en la historia. SEGA lanzó Mega Drive en 1988 con un potente procesador Motorola 68000 de 7,61 MHz que estaba apoyado por un Zilog Z80 a 3,58 MHz, encargado de la carga de trabajo asociada al sonido y a la compatibilidad con los juegos de Master System. La memoria total ascendia hasta los 64 KB, un sistema de sonido de Yamaha y utilizaba una paleta de 512 colores aunque mostraba en pantalla 61 o 128.

En 1990 llegó Super Nintendo. Esta consola, tenía un procesador Ricoh 5A22 a 3,58 MHz, 16 bits, una memoria RAM de 128 JB, un sistema muy mejorado de sonido, un soporte de efectos avanzados Modo 7 y una paleta de colores que soportaba hasta 512 colores en la pantalla.

No sería hasta 1994 cuando llego Saturn y PlayStarion. Ambas consolas ya con 32 bits y soportando gráficos en 3D su arquitectura. Consolas capaces de ofrecer conversiones perfectas de los arcade 2D o que apostaban por estructuras simples y centradas en gráficos poligonales.

Dos años más tarde, en 1996 llego la Nintendo 64. Sin lugar a duda, mostraba una resolución mucho más superior y un acabado más pulido que la primera entrega de PlayStation. Pero todo cambaría en cambio con la segunda PlayStation y la llegada de Xbox con sistemas de 128 bits. La evolución de los videojuegos fue clara. Los usuarios pudieron disfrutar de entregas de juegos como Final Fantasy XII o Resident Evil 4.

La llegada de los 128 bits permitió que se domara el 3D. Sería entonces cuando llegaría la séptima generación de consolas y la octava con procesadores multinúcleo, grandes memorias RAM y VRAM y la integración de GPUs semipersonalizadas de alto rendimiento. PS4, XBOx One, la Wii U o la Nintendo Switch destacan en este momento.

La continuidad se seguirá sucediendo a mediados-finales del 2020 con la llegada de la nueva XBOx Scarlett y la PS5. Ambas consolas revolucionaran a las generaciones actuales y podremos seguir disfrutando del modo online que ofrecerán las compañías con descuentos, ofertas de videojuegos, etc. mucho más llamativas que hasta el momento. ¿Todavía pueden sorprendernos?

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Facebook

Advertisement
Advertisement
A %d blogueros les gusta esto: