Connect with us

Hi, what are you looking for?

Cine

Drácula llega a Netflix con una sed insaciable

Dracula (2020) / BBC
Dracula (2020) / BBC

La miniserie sobre el terrorífico vampiro llega a Netflix de la mano de Steven Moffat y Mark Gatiss, guionistas de los éxitos ‘Sherlock’ y ‘Doctor Who’.

Durante casi cien años, hemos podido ver al conde Drácula hincando sus afilados colmillos en los cuellos de innumerables victimas indefensas. Desde su primera aparición cinematográfica en 1922 hasta el día de hoy, el personaje creado por el escritor Bram Stoker se ha visto representado desde diferentes puntos de vista y multitud de actores. Y, sin embargo, la nueva serie de la BBC emitida posteriormente por Netflix ha sabido darle una emocionante vuelta de tuerca tan atractiva y sangrienta.

Dividida en tres episodios de 90 minutos cada uno, la miniserie logra imitar la atmosfera clásica y gótica de la Hammer, protagonizadas por Christopher Lee, Bela Lugosi y Frnak Lagella, transportando al espectador a las lejanas tierras de Transilvania donde el terror aguarda a la caída del sol. Sin embargo, esta nueva versión firmada por los veteranos guionistas británicos Moffat y Gatiss ha levantado algunas ampollas y ha conseguido dividir al público. Mientras que muchos alaban la ficción como una inteligente reinterpretación del mito, otros no pueden dejar de fijarse en las estridentes faltas que comete.

La nueva versión imprevisible

Por una parte, están las magníficas interpretaciones de su dúo protagonista. Claes Bang ha sabido transformarse en un excelente Drácula, aportándole al inmortal vampiro una personalidad sarcástica y seductora que sin duda le diferencia de todos sus predecesores. El actor danés es la mezcla perfecta entre los vampiros de Bela Lugosi y Christopher Lee, y tan solo unos días después de su estreno, se ha convertido en la encarnación favorita de muchos. Pero su actuación no estaría completa sino tuviera a Dolly Wells encarnando a su eterno némesis, Van Helsing, ahora reinterpretada como una mordaz monja atea que no descansará hasta acabar con Drácula para siempre.

Dracula y Van Helsing

Dracula (2020) / BBC

La ficción está llevada con una excelente dirección artística cuidada al detalle, la historia está envuelta en tensión y misterio, tiene unos diálogos mordaces y buenas dosis de humor negro. Hay escenas impactantes que quedaran grabadas durante mucho tiempo en la mente del espectador, en el buen sentido, siempre con la magnífica y amenazante figura de Drácula en su viaje a Inglaterra.

Un guion terrorífico

Sin embargo, todo lo que la historia prometía, queda pisoteado en el tercer episodio de forma contundente. No por nada, estamos ante un guion de Moffat. Y eso significa que después de tener un comienzo prometedor, la historia cerrará deprisa y sin el menor sentido, con una idea muy poco clara de lo que ha querido ser.

Ambos guionistas comienzan a reinterpretar la novela desde el primer episodio, desde que Jonathan Harker llega al castillo en calidad de abogado de Drácula y queda prisionero entre las paredes de piedra, mientras que su anfitrión le sustrae la vida lentamente. El segundo episodio se centra en la tenebrosa y mortal travesía del navío Deméter hasta Londres. El tercero es una falta de respeto.

Dracula (2020) / BBC

Dracula (2020) / BBC

Como hizo anteriormente con Doctor Who y Sherlock, Moffat construye a su protagonista como el hombre más inteligente del programa y una vez que se comienza a ver el patrón entre sus obras, comienza a resultar molesto. Ya la historia tiene menos que ver con el desarrollo de sus personajes o de la trama y más con hacer quedar bien a Drácula superando a todos los que están a su alrededor. Es un poco decepcionante ya que la figura original tiene muchos más matices que ofrecer.

Sin entrar en spoilers, personajes como Lucy Westenra reciben un trato verdaderamente vergonzoso.

Dracula (2020) / BBC

Dracula (2020) / BBC

La dirección que toman los personajes y las elecciones poco lógicas, demuestran que por desgracia el espectáculo no es tan subversivo como pretende hacer creer en un principio al espectador. Los diálogos, aunque la mayoría son geniales y atractivos, tratan con mucha fuerza ser demasiado ingeniosos y están llenos de pullitas autorreferenciales. Al final de la historia los personajes se vuelven marionetas que cambian de motivación según lo que convenga a la trama.

Pero pese a tener sus fallos, Drácula es una miniserie perfectamente recomendable. Sus tres episodios son muy entretenidos y aterradores, con unas interpretaciones memorables y una cuenta de cadáveres larguísima.

La serie está disponible en Netflix.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=c-b2HXpbg7U]

1 Comment

1 Comment

  1. Javier Díaz Lució

    27 enero, 2020 at 7:35 pm

    Muy buen artículo, aunque la primera aparición de Drácula en la gran pantalla fue en 1920, película rusa de la que no esisten copias un año después el director húngaro Karoli dirigido una versión muda de la novela original. Me apunto está serie para verla. Un saludo y nuevamente muy buen artículo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Cádiz CF

El Cádiz CF ha anunciado la incorporación del atacante Milutin Osmajic y Santiago Arzamendia, mientras que ayer se despidió de Caye Quintana que no...

Deportes

Su carrera profesional, su vida personal y su palmarés. Ancelotti vuelve al Real Madrid El pasado miércoles 2 de junio Carlo Ancelotti se convertía,...

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

A %d blogueros les gusta esto: