Connect with us

Actualidad

Una reconstrucción europea marcada por los recortes que pide Holanda

Published

on

Charles Michel propone reducir a 450.000 millones las subvenciones y aumenta a 300.000 millones los préstamos en la cumbre del Consejo Europeo para recuperarse de la pandemia.

El Consejo Europeo se reunió el viernes a las 10:00h con los 27 líderes europeos para decidir el futuro de la UE después de la crisis del coronavirus. En esta primera reunión se han tocado una docena de temas que han generado controversia entre los diferentes estados: el Presupuesto 2021-2027, las ayudas vía préstamos o transferencias, la velocidad de la distribución, los pagos de dichas ayudas, etc.

Una cumbre que duró casi trece horas y que acabó sin acuerdo, viéndose obligados a reunirse de nuevo el sábado. Primero se debatió sobre el presupuesto de los próximos siete años y el gran asunto de la cumbre, el fondo de recuperación necesario para salir de la crisis de la pandemia. También se comentaron las condiciones para distribuir las ayudas y el acceso a los fondos comunitarios. Se hicieron dos rondas de intervenciones y el presidente del Consejo dejó un receso de tres horas para reuniones y consultas. Michel se reunió con Angela Merkel, Emmanuel Macron y Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión, Conte, y Pedro Sánchez.

Los principales desacuerdos

Después de esta cumbre queda claro que existen dos grandes bloques que deben llegar a un consenso, por un lado se encuentran los países “frugales”: Holanda, Austria, Suecia y Dinamarca que pedían que solo se concedieran créditos; y en el otro lado se encuentran los países del sur como España o Italia que son los más afectados por la crisis. Aparte, exigían un mayor control sobre el uso del dinero y que se garantice que será utilizado para las reformas estructurales.

El presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, ha reclamado a los líderes “responsabilidad” para que el acuerdo “no se posponga” porque podría desencadenarse una “nueva tormenta en la escena europea”. El ministro Mark Rutte comentó que “Hacen falta reformas. Si el sur necesita ayuda de otros países para lidiar con la crisis, y lo entendemos porque hay límites en la capacidad que tienen para hacerlos solos, lo razonable es que pidamos claros compromisos de reformas”.

Dinamarca Austria pidieron que la cantidad máxima propuesta por el presidente del Consejo se reduzca veinte billones, cuando para países como EspañaFrancia o Portugal consideraban que el presupuesto propuesto por Charles Michel: 1,074 billones no era suficiente. Suecia dejó claro que tan solo los créditos eran necesarios para la recuperación económica, elidiendo la posibilidad de las transferencias a los países más necesitados.

Otro de los puntos de desacuerdo estaba en la gobernanza del fondo de recuperación, Holanda exigió que los planes de recuperación que se presenten deben ser aprobados por unanimidad por los veintisiete Estados miembros. Rutte dejó claro que los veintisiete países podrán tener voto en estos Planes Nacionales de Reformas e incluso, derecho a veto. En cambio, EspañaItalia Croacia prefieren que se concedan dichos planes a través de Comitología, donde se dialoga entre todos los líderes pero tan solo la Comisión decide si se conceden o no dichos planes. Este hecho provoca que sea mucho más difícil recibir estas ayudas dispuestas para la recuperación económica.

Posible desbloqueo

Charles Michel mantiene los 750.000 millones de euros destinados para el Fondo de Recuperación, pero se ha visto obligado a reducir de 500.000 millones a 450.000 millones las subvenciones, y ha aumentar de 250.000 millones a 300.000 millones los préstamos.

Por otro lado, se ha propuesto la realización de exámenes de los planes nacionales de reformas que se pueden pedir en un plazo de tres días. Unos controles que se llevarán a cabo por la Comisión y que permitirá al Eurogrupo o el Consejo Europeo mantener un debate sobre estas posibles reformas. Esta posible solución permitirá un severo control de la distribución de las ayudas, una medida que agradaría a los países “frugales” en cierto modo.

Esta nueva situación también aumenta las “compensaciones” a los países más ricos, se prevé una devolución lineal más de 46.000 millones en los próximos siete años cuando se tenía prevista la devolución de 40.000 millones. A su vez, se ha propuesto reducir a 50.000 millones las subvenciones.

También hay la intención de respetar a La Haya introduciendo el “freno de emergencia“, que podría permitir que si uno o varios países consideran que un plan de reformas e inversiones es problemático se pueda paralizar hasta tener la opinión de todo el Consejo Europeo, según han confirmado fuentes europeas.

Estas nuevas propuestas son las que se están analizando en este segundo día de cumbre por los veintisiete jefes de gobierno y estado. Una segunda sesión iniciada a las 11:00h y que se espera que acabe en acuerdo por el bien común, a pesar de que Charles Michel asumía que el pacto el viernes era imposible: “El principal objetivo es lograr un acuerdo lo antes posible. Todavía hay camino que recorrer hacia el pacto por lo que necesitamos trabajar duro durante los próximos días y semanas”.

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Facebook

Advertisement
Advertisement
A %d blogueros les gusta esto: