Inicio Actualidad Sri Lanka sufre fuertes ataques en iglesias y hoteles

Sri Lanka sufre fuertes ataques en iglesias y hoteles

0
Sri Dalada Maligawa | Imagen de Archivo

Al menos 207 personas han muerto y 407 están heridos.  

Este domingo, Sri Lanka ha sufrido varios ataques muy sangrientos con fuertes explosiones en iglesias y establecimientos hoteleros. El portavoz de la policía, Ruwan Gunasekera ha anunciado que hay al menos 207 personas muertas, unas 36 extranjeras, y más de 450 heridos.

La embajada española en la India ha recomendado a los ciudadanos que se encuentren en Sri Lanka, extremar las precauciones por las explosiones que ha habido. Además, ha anunciado que “no hay confirmación de que haya españoles entre las más de 200 víctimas”.

Ranil Wickremesinghe, primer ministro del país asiático, ha informado de la detención de ocho personas y ha dicho que los autores de parte de las explosiones pertenecían a un mismo grupo terrorista, sin especificar su identidad. Todo esto ha obligado a que las autoridades y el gobierno determinaran un toque de queda inmediato y por tiempo indeterminado, así como el cierre de redes sociales como Facebook y WhatsApp, según el ministerio de Defensa.

En Sri Lanka no había ocurrido una situación parecida desde la guerra civil que duró hasta 2009, y que causó entre 80.000 y 100.000 muertes. Los ataques terroristas en aquella época eran recurrentes en Colombo.

Las primeras explosiones han provocado una autentica matanza en tres iglesias y cuatro establecimientos hoteleros. Una de las explosiones se registró en la iglesia San Antonio, de Colombo; otra en la iglesia San Sebastián, de Negombo, al norte de la capital; y la tercera en una iglesia de Batticaloa, en el este de la isla. De los establecimientos hoteleros atacados, tres son hoteles de cinco estrellas de Colombo: el Cinnamon Grand, el Kingsbury y el Shangri-La.

En el octavo estallido han muerto tres policías que estaban realizando una redada en una zona residencial en Dermatagoda, según ha informado un secretario del ministerio de Defensa.

Las imágenes difundidas en las redes sociales de los atentados mostraban techos y fachadas destrozadas, y sangre en bancos cercanos al altar en una de las iglesias atacadas. El primer ministro esrilanqués, Ranil Wickremesinghe, ha condenado los “ataques cobardes”.

El presidente del país, Maithripala Sirisena, ha emitido un comunicado llamando a la ciudadanía a mantener “la calma” y apoyar a las autoridades mientras continúan las investigaciones sobre las condiciones de los atentados. Los servicios religiosos de la capital han sido suspendidos.

Ataques

Sri Lanka es un país con una gran parte de la población budista. Por porcentajes, el 70% de sus habitantes son budistas, un 12% hindúes, un 10% musulmanes y un 7% de cristianos. Grupos de cristianos aseguran estar sufriendo una notable intimidación de budistas extremistas, así como los ataques contra minorías religiosas, como los musulmanes, ha aumentado. Toda esta situación se reflejó el año pasado cuando los disturbios entre budistas y musulmanes llevaron a la declaración del estado de emergencia nacional.

Según la Alianza Nacional de Cristianos Evangélicos de Sri Lanka (NCEASL), el año pasado hubo muchos casos con discriminación, amenazas y violencia contra cristianos.

El ministro de Sri Lanka para las Reformas Económicas y la Distribución Pública, Harsha de Silva, convocó una reunión de emergencia, donde se mostró conmocionado. “Por favor, permaneced en calma y dentro de las casas. Hay muchas víctimas, incluidos extranjeros”, ha añadido en una red social.

“Mi más enérgica condena a los terribles atentados de Sri Lanka. Decenas de víctimas que celebraban la Pascua de Resurrección nos hacen llorar”, ha lamentado Pedro Sánchez en su cuenta de Twitter. También se ha manifestado Barack Obama en Twitter: “En un día consagrado al amor, la redención y la renovación, rezamos por las víctimas y permanecemos junto a la gente de Sri Lanka”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.