Connect with us

Actualidad

¿Qué fue el Plan Marshall?

Published

on

¿Cómo surgió uno de los planes económicos más relevantes de la Historia del Siglo XX?

Sería injusto negar que se avecinan tiempos de dura recesión económica. Economistas y  el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, han pedido en multitud de ocasiones la puesta en escena de un Plan Marshall que permita la recuperación de la economía europea.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha recalcado que un plan de económico es un arma de gran envergadura. Por lo tanto, considera que debe primar el consenso en el establecimiento del mismo.

“Es una herramienta poderosa, aceptada por todos los estados miembros. Lo que queremos hacer es darle forma para que se convierta en una parte crucial de nuestro plan de recuperación”, afirmó Von der Leyen,aunque ha rechazado “inventar nuevas herramientas”, en una clara referencia a los eurobonos y coronabonos que defienden Italia y España.

Esta idea también es defendida por Francia en su idea de emitir bonos para vender deuda conjunta en un plazo de cinco años. Ha sido aplaudida por el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, reconoció la validez de dicha idea. No obstante, señaló su negatividad a la aplicación por su falta de dimensión en la Zona Euro.

Ante estas discrepancias, hace falta conocer qué fue el Plan Marshall y las razones de su aplicación en una época totalmente convulsa para la Sociedad. Si la pandemia vigente se ha convertido en el principal escollo de este Siglo, la II Guerra Mundial amenazó la extinción de la raza humana.

Tocaba ponerse el mono de trabajo hacia un nuevo mundo. Según la investigadora Begoña González Huerta en su artículo Cooperación Económica del Plan Marshall al G-20 (1944-2012), “entre 1954 y 2000 el comercio internacional, medido por el volumen de exportaciones pasó de 77.100 millones de dólares, a 5,27 billones”.

Para ello, se aplicaron cuatro principios fundamentales en el plan propuesto: librecambio, bilateralismo, cooperación e integración, y comenzaría a llevarse a cabo el 21 de febrero de 1947. El por entonces jefe de la Diplomacia estadounidense, George Marshall y Harry S. Truman, sucesor de Roosevelt en la Casa Blanca, cerraron filas en búsqueda de un plan europeo viable.

La finalidad no era otra que apoyar a “pueblos libres que están resistiendo el intento de ser sometidos por minorías armadas o por presiones exteriores”. En otras palabras, se pretendía que el carácter dictatorial desprendido por el comunismo y el nazismo no volviera a perpetrarse en el Viejo Continente.

Debate del Mes - Nov'13: El Plan Marshall - La Segunda Guerra

Cabe destacar que Francia e Italia estaban siendo testigos del avance del socialcomunismo. Por otra parte, la organización laboralista del Reino Unido planteaba la nacionalización de su banca.

También se planteaba la contención del deterioro de las relaciones establecidas entre el campo-ciudad. Sin duda, es uno de los aspectos a tener en cuenta conociendo las últimas marchas de tractores en la región manchega.

Todas estas bases se fueron trabajando durante el verano de 1947. Finalmente, el Presidente Truman firmaba la Ley de Asistencia al Extranjero (Foreign Assistance Act) de apoyo al Programa de Recuperación Europea durante la primavera de 1948.

Además de las propuestas incluidas con anterioridad, adquirió importancia la influencia del dólar como pago al exportador y se invertiría de un 10-15% del proyecto a entablar misiones norteamericanas contra el comunismo.

España en el Plan Marshall

Aquella puesta en escena fue promovida por el cineasta Luis García Berlanga en su película Bienvenido Mister Marshall. Nada más lejos de la realidad, España se quedó fuera de aquel plan económico por la dictadura franquista.

Las cartillas de racionamiento estaban a la orden del día y Franco utilizó su condición de no beligerante en la Segunda Guerra Mundial junto a su marcado carácter anticomunista para entrar en dicho plan.

Según Jiménez Losantos, Franco se veía interesado en la entrada del plan. El Fuero de los españoles le amparaba un mínimo de credibilidad a su proyecto político. Truman se vio entusiasmado por su odio a los comunistas, pero le pidió una revisión del artículo 6 impuesta en el Fuero. Dicho artículo hacía referencia al país como un estado confesional católico. Franco optó por consultar al Vaticano si se podía ejercer una libertad mayor en su interpretación. La respuesta no llegó hasta dentro de cuatro años y fue negativa.

Mientras tanto, se declaró en 1948 la Declaración Universal de los Derechos Humanos que permitía la libertad religiosa. Aquella circunstancia fue el fin del sueño ante el plan: Truman se negaba completamente a incluir a un país que no fomentaba la diversidad religiosa.

Repercusión del Plan en Europa

La distribución del capital destinado llegó a los 100.000 millones de dólares actuales. Todo parecía entrever que la recuperación de las diversas naciones sería de forma equitativa. Alrededor de 3.400 se dedicaron a materias primas y productos semifacturados, 3.200 en comida, fertilizantes y lienzo, 1.900 en maquinaria y vehículos y 1.600 en combustibles.

El país más beneficiado fue el Reino Unido, que percibió el 26% del total, Francia, un 18% o Alemania Occidental, un 11%. Se pretendía que potencias como las mencionadas con anterioridad se desarrollaran con tal.

Las recompensas fueron las siguientes: la producción industrial se incrementó en un 35%. La agrícola, por su parte, se situó por encima de los niveles existentes antes de la Guerra. Como consecuencia el hambre y la pobreza extrema se vieron fuertemente reducidas y se logró una mejora general del nivel de vida.

Puertollano (1997).Tras haber vivido una experiencia periodística corta, pero intensa, en medios digitales deportivos como SoyMotor, VIP Deportivo, Why Not Magazine y su blog "Mi humilde opinión", se incorpora a TimeJust con la finalidad de difundir el valor cultural en el periodismo.

Advertisement

Facebook

Advertisement
Advertisement
A %d blogueros les gusta esto: