Inicio Actualidad La lucha por las pensiones está cada vez más cerca de la...

La lucha por las pensiones está cada vez más cerca de la Puerta del Sol

0
marcha por la lucha de las pensiones
El chaleco que visten los pensionistas durante la marcha.

El 23 de septiembre emprendía la marcha desde Bilbao un grupo de pensionistas. El destino era Madrid y el objetivo la defensa de las pensiones públicas. Desde Rota (Cádiz) partía la columna sur de pensionistas con el mismo destino y los mismos objetivos. 

Tras varios meses en los que lunes tras lunes los pensionistas tomaban las calles para protestar, se dieron cuenta de que había  que hacer algo más. En Bilbao se recordaba la Marcha de Hierro del año 92 que hizo un recorrido muy similar al que ahora recorren de nuevo algunos de sus manifestantes. Con la convocatoria para el 16 de octubre de una manifestación en Madrid, los pensionistas de Norte y Sur vieron claro que tenían que caminar hasta allí. De esta manera, pretenden mantener la atención de los medios de comunicación y la opinión pública que les ve desde casa. El objetivo era la movilización de la gente y lo están consiguiendo. Un ejemplo es cómo en algunas etapas del trayecto, la columna llegaba a alcanzar las casi 200 personas, según afirma el portavoz del grupo.

marcha por la lucha de las pensiones
El chaleco que visten los pensionistas durante la marcha.

El 11 de octubre, después de 19 etapas y a cuatro días de la Puerta del Sol, llegaban a Pedrezuela procedentes de La Cabrera. Los marchantes llegaban a las 11 de la mañana al municipio situado en la sierra norte madrileña y con cerca de 6.000 habitantes, después de una pequeña parada en Venturada. Desde allí les ha acompañado Jesús, un pensionista de 86 años que a pesar de las dificultades para seguir el ritmo al grupo, ha querido unirse a la marcha para luchar por las pensiones. Llegando ya a Pedrezuela, la columna norte ha reducido su ritmo y ha puesto en cabeza a Jesús, que ha sido el primero en entrar en el municipio madrileño.

En la Plaza mayor de Pedrezuela, frente al edificio del ayuntamiento, han sacado su pancarta en la que reivindican unas pensiones públicas dignas y han dedicado unos minutos a gritar consignas como “gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden”.

Tras una comida popular en la que un vecino del municipio ha preparado paella para todos los marchantes, se han trasladado al centro cultural del pueblo para un micro abierto con todos los que quisieran asistir. Poco a poco, los familiares de los pensionistas han ido llegando desde las diferentes comunidades autónomas. Aprovechando el comienzo del fin de semana, han querido apoyar a sus familiares en la recta final de esta batalla.

Allí han intervenido el alcalde de Pedrezuela y el presidente de la Plataforma de Madrid por las Pensiones Dignas. Este último, en un discurso de agradecimiento a los marchantes, ha hecho referencia a unos versos de Machado: “caminante no hay camino, se hace camino al andar” para poner en relieve la importancia del esfuerzo de estos pensionistas.

Ninguno de los dos ha querido quitar la atención a los verdaderos protagonistas del día, los miembros de la columna norte. Tras una pequeña introducción y las palabras de agradecimiento, el micrófono llegaba al portavoz del grupo. Lo primero que ha querido hacer ha sido agradecer a todos aquellos que, a lo largo del camino, han dedicado su tiempo para prepararles un lugar donde dormir, la comida o simplemente para apoyarles. “Nosotros somos caminantes, no héroes”. Con estas palabras, el portavoz de la columna norte ha querido resaltar que no solo ellos están luchando, también lo hacen los que cada lunes salen a protestar. Se ha acordado de esos pueblos de la España vaciada donde se manifiestan tres personas o incluso una sola.

También ha tenido tiempo para la reivindicación y crítica política. El portavoz asegura que el colectivo pensionista está harto de que los partidos de todos los colores solo se acuerden de ellos durante la campaña electoral. “Las promesas electorales que no se cumplen son mentiras”. 

Después de tantas etapas y tantos pueblos visitados, las anécdotas se van acumulando. En su camino han visitado varios institutos donde los profesores les aseguraban que habían atendido más durante la charla que el resto del curso en clase. También recuerdan la emoción que sintieron cuando llegaron a un pueblo de tan solo 19 habitantes y se encontraron con 17 de ellos esperándoles para darles las gracias. Miles de historias a las que se sumaba una más en Pedrezuela. Cuando han acudido a la farmacia a por tiritas, esparadrapos y medicamentos, la farmacéutica del municipio se ha negado a cobrarles a modo de apoyo y agradecimiento.

Acabado el turno del portavoz, ha tomado la palabra Nekane, otra de las pensionistas de la marcha. Ella es experta en economía y ha añadido las cifras y los datos económicos al discurso reivindicativo de la marcha. Asegura que, si acudimos a los informes del INE, podemos ver que no es un problema económico, pues el PIB ha crecido desde el año 1996. Tampoco es un problema demográfico ni está aumentando la esperanza de vida. Según Nekane, el problema está en la distribución de la renta que hace que la mayoría de la riqueza del país acabe en tres o cuatro personas. Ha recordado también que, para rescatar bancos como Bankia, se vació la hucha de las pensiones. “Bankia es de los pensionistas, no del Estado”, ha declarado la experta.

Pero el problema no es solamente la distribución de la renta, también influye como el mercado cada vez tiene más máquinas y menos trabajadores. Ponía de ejemplo los supermercados donde las cajeras han sido sustituidas por máquinas. Estas cajeras han perdido su trabajo y, si no trabajan, no cotizan y no ayudan a pagar las pensiones. Una solución para ello es el impuesto a las máquinas existente en otros países como Francia.

Nekane ha querido también hacer hincapié sobre la necesidad de reformar la ley de pensiones de España. Actualmente, la ley base por la que se rigen las pensiones es del año 1966. Si bien se han modificado ciertos aspectos, la base sigue siendo un intento de Franco de dar una buena imagen en el exterior.

Otro de los temas que ha tratado la pensionista ha sido la brecha salarial en las pensiones. Esta diferencia de sueldos entre hombres y mujeres no solo está presente en el mundo laboral. Hay factores, como los años que la mujer tiene que apartarse de su vida laboral para cuidar de su familia o la obligación en algunas ocasiones de tener que trabajar media jornada únicamente para poder conciliar vida laboral y privada, que hacen que las mujeres reciban pensiones inferiores a las de los hombres. Aún más en aquellas mujeres cuya vida laboral coincidió con la dictadura franquista, durante la cual tenían que pedir permiso a su padre o esposo para poder trabajar.

Agradeciendo de nuevo el apoyo, y arropados por sus familiares, los jubilados se disponían a cenar antes de irse al polideportivo donde dormirían esa noche. A la mañana siguiente debían partir hacia San Agustín de Guadalix. La columna sur, llegando a Madrid desde Castilla-La Mancha, sigue avanzando hasta encontrarse con sus compañeros del norte en la Puerta del Sol para la manifestación del día 16. 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.