Connect with us

Actualidad

Día Internacional del Migrante

Hoy hace 20 años que la ONU proclamó el 18 de diciembre como el día Internacional del Migrante. Diez años atrás, en este mismo día en 1990, la Asamblea ya había adoptado la Convención Internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares.

El lema para el Día Internacional del Migrante este 2020 se centra en las historias de cohesión social tan variadas como cada una de las personas que toman la decisión de cambiar de país o son obligadas a salir de él por diferentes circunstancias. Aprendemos juntos, vivimos juntos, trabajamos juntos o jugamos juntos, porque es la única manera de avanzar en sociedad.

La migración y, en concreto, el rechazo a la inmigración se han utilizado en los últimos años como eje del discurso de partidos con determinadas ideologías. Un discurso demagogo y xenófobo donde la inmigración se presenta como una amenaza al bienestar y a la seguridad ciudadana. Según la encuesta del Consejo de Investigaciones Sociológicas (CIS) sobre actitudes hacia la inmigración del año 2017, la población española asocia inmigración a la necesidad de venir a trabajar, a pobreza y a desigualdad. Cree que el número de inmigrantes es elevado y en su mayoría son marroquíes y latinoamericanos. Además, la investigación concluye que un 31% de la población española trata con desconfianza a los inmigrantes. 

Sin embargo, está demostrado que existe una imagen sobredimensionada del alcance de la inmigración. Maldita Migración, un proyecto periodístico que utiliza las herramientas de verificación de datos para encontrar la verdad en la información que circula sobre algún asunto, expresa en su web que los bulos “afectan gravemente a colectivos que muchas veces se encuentran en situación de vulnerabilidad […], perjudican la convivencia y niegan las aportaciones que personas llegadas de distintos lugares hacen a nuestra sociedad”.

La manipulación y los bulos sobre la inmigración y refugio en España son muy preocupantes. Según un informe de la Naciones Unidas World Population Policies de 2015, España es el décimo país con más personas migrantes del mundo, a lo que hay que sumar que los españoles encabezan la lista europea de los que más veracidad dan a las fake news, según Ipsos Global Advisor (2018). Estas noticias falsas se presentan en multitud de medios de comunicación españoles. Sin embargo, más del 80% de las informaciones sobre migración no cuentan con personas migrantes como fuente, la mitad no usa la palabra persona y un tercio emplea titulares sensacionalistas.

Este tratamiento mediático tiene graves consecuencias en las personas migrantes. El año 2017 una persona española tenía una ganancia media de 24.117 euros. Para las personas procedentes de países de la Unión Europa era de 19.975 euros, un 17% inferior. En el caso de las personas de origen africano o de países americanos, la diferencia era entre un 37% a 39% inferior. Esta brecha es más acusada cuando se trata de una mujer extranjera. Por eso mismo, a estos se les acusa de ser responsables de bajar los salarios, de desregular la jornada laboral y de ocasionar una mayor desprotección al aceptar peores condiciones. Para ello, es necesario comprender que responsabilidad de esto no es del trabajador ni de la trabajadora inmigrante o extranjera, sino de la Administración y de las empresas.

Algunos de los discursos xenófobos a los que se han tenido que enfrentar estas personas son los de Vox. En las pasadas elecciones, la formación de extremaderecha convirtió el rechazo a los inmigrantes en uno de los ejes de su campaña electoral. Javier Ortega Smith, secretario general de Vox, declaró en una entrevista la necesidad de una “devolución inmediata” de los menores extranjeros no acompañados, menas, a sus países de origen. Además, Ortega Smith apostó por la “patada en el culo en 24 horas”, porque “no hay convivencia posible” y “la ley no puede ser el parapeto de quienes cometen ilegalidades”. La utilización de términos como “MENA” o “asalto”, “oleada”, “ilegal” generan un discurso criminalizador y preventivo frente a las migraciones, además de la deshumanización que tiene como consecuencia la omisión de la palabra “persona”, y que se da en más del 50% de las informaciones sobre este tema.

Sin duda alguna queda un largo camino por delante. La migración es uno de los grandes asuntos del mundo en el siglo XXI y la base para tratar esta circunstancia es la dignidad y el respeto. Hay que dignificar la migración, contando con un enfoque de derechos y de género, además de una perspectiva intercultural, siendo fiel a la realidad migratoria y mostrando toda su diversidad. 

Por ello, para el Día Internacional del Migrante se hace un llamamiento para que la migración sea segura, regular y digna.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Actualidad

A %d blogueros les gusta esto: