Connect with us

Actualidad

Día Europeo de los Parques Naturales para echar una mano al planeta

Published

on

Parque de Ordessa y Monte Perdido (Huesca) | TimeJust

Este 24 de mayo se celebra el Día Europeo de los Parques Naturales.  Un aniversario rodeado de eventos telemáticos y reuniones en redes sociales para concienciar de la importancia de seguir defendiendo al planeta.

Hace 111 años, un 24 de mayo de 1909, Suecia daba luz verde a la primera ley de protección para grandes espacios naturales de toda Europa.  Un texto que abrió la puerta, de manera directa, a considerar a los espacios naturales de Abisko, Garphyttan, Hamra, Pieljekaise, Sarek, Great Falls, Sånfjället, Ängsö y Gotska Sandön, parques naturales.

Nuevos espacios y nuevos horizontes que se comenzaron a dibujar hace ya más de un siglo, pero que a día de hoy muy poca gente sabe que este sábado, 24 de mayo, es su día porque se celebra el Día Europeo de los Parques Naturales. 

Y si bien, como hemos señalado, fue Suecia el primer país que pensó en proteger nuestro ecosistema, ni mucho menos podemos decir que fue el primer territorio de mundo.   

Parque Nacional de Yellowstone (Wyoming, Estados Unidos)

Parque Nacional de Yellowstone (Wyoming, Estados Unidos)

En 1778 Mongolia decidió, por orden del emperador Qianlong, reconocer la importancia natural de la Bogd Kan Uul, la Montaña del Santo Kan para los hispano parlantes.  Cerca de un siglo después, el 1 de marzo de 1872, Estados Unidos, por orden presidencial del republicano Ulysses Grant, se puso en marcha la creación del primer parque nacional de Norteamérica, el de Yellowstone, aquel terreno donde campaba a sus anchas el Oso Yogui entre turistas y cestas de comida.

Cuna del ciudadano

El presidente Theodore Roosevel y el naturalista John Muir en el Parque Nacional de Yosemite. Roosevelt fue el firmante de la Antiquities Act de 1906 que dio lugar a la figura de los parques naturales en Estados Unidos.

El presidente Theodore Roosevel y el naturalista John Muir en el Parque Nacional de Yosemite. Roosevelt fue el firmante de la Antiquities Act de 1906 que dio lugar a la figura de los parques naturales en Estados Unidos.

Estados Unidos, un país orgulloso como pocos de su tierra, fue el primero del mundo en reconocer durante la época moderna la importancia de estos terrenos.  Los estadounidenses están muy orgullosos de sus parques, concebidos como espacios diseñados para ser accesibles a todos los americanos como parte de su derecho de nacimiento.

Una concepción que no cruzó el otro lado del océano Atlántico y es que en aquellos incipientes años de la época moderna Europa seguía sumida en unos esquemas mentales que concebían la naturaleza como un espacio destinado al disfrute de las grandes élites.

Una vieja Europa escondida entre los muros de sus palacios mientras que la  incipiente nación americana tenía ya en su haber los parques y parajes naturales de Yosemite, Yellowstone o el del Gran Cañón del Colorado.

Con todos sus problemas, las sombras de su historia y las amenazas futuras, fueron, y quizá son aún, “la mejor idea de América”, como dijo el escritor William Stegner. Y si no es así, como mínimo, se puede decir que fue una de las que mejor refleja el espíritu de este  país tan polarizado como capitalista, pero al tiempo defensor de la tierra.

Una celebración atípica

Este efeméride llega al 2020 de la mano de la Federación Europarc y la Red Natura 2000 junto a un sinfín de concursos telemático, campañas en redes sociales y paseos digitales por áreas protegidas que este domingo 24 de mayo de 2020 debemos realizarlos desde el sofá de casa.

Europarc es una organización paneuropea creada en 1973 y de la que forman parte 40 países repartidos a lo ancho y largo del Viejo Continente que se unen estos días de pandemia con el objetivo de mostrar el valor de la naturaleza en una sociedad tan digitalizada y globalizada como la de este 2020.

Es importante hablar de los parques naturales en estos días de pandemia.  El planeta nos ha mostrado los vulnerables que somos como sociedad a los problemas que se originan en el medio.  Estos días encerrados en la soledad, o con excesiva compañía, en nuestros hogares, los medios y científicos tratan de averiguar cuál ha sido el origen del coronavirus SARS-CoV-2.

La mayor parte de los expertos hablan de la zoonosis, como el proceso natural que ha transportado desde los animales hasta el ser humano este virus mortal.   Por ello cabe destacar el papel que juega a biodiversidad en la conservación de nuestra propia especie.  Los relatores de guerra dicen que el mejor ataque es una buena defensa y nuestro planeta nos lo ha demostrado. 

Los parques como espacios de salud 

Numerosos estudios médicos ponen de manifiesto la relación entre los parques y la naturaleza humana.  Un paseo al aire libre durante media hora y cinco veces a la semana ha demostrado una reducción en el entorno del 20% del riesgo de sufrir o enfermedades cardiovasculares mientras que hace lo propio en un 30% con respecto a afecciones como la depresión, la demencia o la diabetes.

La naturaleza nos puede ayudar a regular el sueño o a reducir el estrés, tan atacantes patologías en las sociedades modernas.  La Red de Parques Naturales de Barcelona llevó a cabo en 2016 un estudio entre sus propios visitantes y descubrió que un 69% de los encuestados aseguraban mejorar su estado de ánimo gracias a esos viajes mientras que un 76% decía ver mejorado su estado de salud mental. 

Aunque como dato reseñable del documento cabe destacar la importancia que seis de cada diez visitantes le daban al silencio que les aportaban las visitas.  

Una especie invasora

La red de parques nacionales contribuye a un mundo más saludable, no solo como refugio de biodiversidad sino también por su función social como promotora de bienestar, previniendo problemas de salud y hábitos de vida beneficiosos.

Europarc propone este 2020 hablar del poder igualador de la naturaleza con respecto a la diferencia de clases ya que muchos, en estos días de crisis, no pueden costearse un gimnasio para ponerse en forma, pero sí pueden escaparse al parque, a las montañas o incluso a las playas que son de todos y que a todos nos aúnan. 

La Federación Europarc celebran este día ahora que muchos de nosotros seguimos encerrados en las grandes ciudades, sin los parques y sin la posibilidad de viajar a los parques naturales que están repartidos por la geografía española.

Parque Natural de los Picos de Europa (Asturias, España)

Parque Natural de los Picos de Europa (Asturias, España)

Precisamente en España el primer parque natural  declarado fue el de los Picos de Europa mientras que el último en incorporarse fue el madrileño de la Sierra de Guadarrama en 2013.  El terreno asturiano, localizado a las faldas de Covadonga, se colgó el oro el mismo día en el que se celebraba el duodécimo aniversario del inicio de la batalla de Covadonga o, lo que es lo mismo, el punto de partida desde el que Don Pelayo puso en marcha la Reconquista de la península ibérica.

Más de 384.000 hectáreas de terreno están protegidas en España entre la península y los archipiélagos balear y canario donde se encuentra parque más alto y el que más visitantes ha registrado, año tras año, de toda España y Europa, el Parque Nacional del Teide. 

¿Se valoran estos espacios protegidos?

En opinión de los grandes gestores naturales de España, manifestadas en estos días de pandemia, la sociedad española valora y respeta los espacios naturales, si bien el capitalismo ha colocado a la naturaleza como un mero objeto de intercambio turístico, de interés económico.  

En todo caso, alertan, tenemos que tener en cuenta que la capacidad de protección de la biodiversidad no se puede medir en términos económicos y que, ahora más que nunca, la sociedad debe reconocer la aportación de los parques naturales a una crisis de la biodiversidad que amenaza a todo un planeta. 

Las redes sociales se han llenado estos días de vídeos caseros de ciudadanos urbanos que se muestran sorprendidos ante la aparición en las urbes de especies animales que acechan al humano escondido en la soledad de sus hogares.

Imágenes extrañas que se han multiplicado, y normalizado, gracias a la carta que la naturaleza ha decidido jugar en esta partida de póquer y que ha destacado y demostrado que ésta, aunque no pueda parecerlo a primera vista, se ve afectada por la incursión humana y que respetar la privacidad de los animales es la máxima a la que debemos aspirar para mejorar su salud, la nuestra y la del planeta.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Facebook

Advertisement
Advertisement
A %d blogueros les gusta esto: