Inicio Actualidad Cuatro claves para entender el debate de investidura

Cuatro claves para entender el debate de investidura

0
Sánchez e Iglesias | Imagen: PSOE

El próximo lunes 22 de julio tendrá lugar al debate de investidura de Pedro Sánchez. El líder socialista tendrá que exponer el programa del Ejecutivo que pretende formar para ganar la confianza de la Cámara Baja y ser investido como Presidente de Gobierno.

¿Para qué sirve el debate de investidura?

El debate de investidura es un acto parlamentario en el que el Congreso de los Diputados decidirá si depositará su confianza en el candidato elegido por el Rey (normalmente la lista más votada de unas elecciones, aunque no necesariamente) para que sea Presidente de Gobierno. Tras las pasadas elecciones de marzo el candidato elegido por el Rey fue Pedro Sánchez, actual presidente en funciones, que llega a su debate de investidura en unas condiciones “aparentemente” favorables casi sobre la bocina ,tras los últimos acontecimientos con el partido de Pablo Iglesias (Unidas Podemos).

Cuándo y cómo se realizará el debate

El lunes a las 12:00h el candidato elegido por Rey, según el artículo 99 de la Constitución y 171 del Reglamento del Congreso (en este caso Pedro Sánchez), abrirá la sesión sin límite de tiempo para presentar al Congreso su programa de Gobierno y que el cómputo de este le otorgue su voto de confianza.

Tras esto, el resto de grupos parlamentarios tendrán un intervención y réplica hacia el candidato de un máximo de 30 minutos. El orden de intervención de los candidatos estará dispuesto de mayor a menor representación en la Cámara. Es decir, el primero en intervenir tras Pedro Sánchez será Pablo Casado (PP), seguido de Albert Rivera (Ciudadanos), Pablo Iglesias (Unidas Podemos), Santiago Abascal (Vox), Gabriel Rufián (ERC), Aitor Esteban (PNV) y finalmente el Grupo Mixto (formado por Junts per Catalunya, Bildu, Coalición Canaria, Unión del Pueblo Navarro, Compromís y Partido Regionalista Cántabro). Finalmente, Adriana Lastra, como portavoz del PSOE, será la última en intervenir.

Pedro Sánchez, en cambio, podrá pedir la palabra cuantas veces quiera. Pero al contestar a algún representante, este tiene derecho a una réplica de un máximo de 10 minutos. Tras esta réplica de 10 minutos, el líder socialista tendría derecho a una contra réplica de un máximo de 3 minutos. De esta forma, la intervención de cada representante (en el caso de que Sánchez pidiese la palabra para contestarle individualmente) puede llegar a 40 minutos.

La hora límite para las intervenciones es a las 20:30h. Los líderes que quedasen sin intervenir lo harían el martes 23 de julio a las 9:00h antes de la votación final que se prevé que será por la tarde.

Una vez producidas todas las posiciones de los representantes de la Cámara se pasará a la votación de Presidente de Gobierno a una hora fijada por la Presidencia del Congreso. Cada diputado será llamado por orden alfabético y tendrá que ponerse en pie y decir a viva voz “Sí”, “No” o “Abstención”. Todo ello con el objetivo de intentar obtener la mayoría absoluta de 176 escaños (es decir, mitad del Congreso más uno), que otorgaría a Pedro Sánchez la condición oficial de Presidente de Gobierno.

¿Y si el candidato no obtiene la confianza de la Cámara?

Según el artículo 171 del Reglamento del Congreso, si no hay mayoría absoluta en una primera votación se repetiría la votación y debate con mayor brevedad 48 horas después, es decir, el jueves 25 de julio. El debate tendría un formato de tiempo distinto. Ya que Sánchez esta vez sí que tendrá tiempo limitado para convencer al Congreso, concretamente, diez minutos a lo sumo. Y el resto de líderes parlamentarios tendrán derecho a una réplica de cinco minutos. Quedando un debate por un total de 60 minutos.

La votación, al igual que el formato de tiempo, también varía. En esta votación el presidente en funciones tan solo necesitaría una mayoría, es decir, más ‘síes’ que ‘noes’. Según el artículo 172 del Reglamento del Congreso, de haber sido depositada la confianza en ningún candidato dos meses después de la primera votación, el Rey disolvería las Cortes convocando así unas nuevas elecciones para noviembre de 2019.

¿Otra investidura fallida?

En 2016 ya se tuvo la primera investidura fallida de toda la historia de la democracia española y aún hay posibilidades de que eso se repita tres años más tarde. Ayer, tras el pronunciamiento del líder de Unidas Podemos (Pablo Iglesias) en el que se apartaba del posible Ejecutivo de Sánchez, se abre la puerta a una posible investidura que hasta hace dos días parecía que evocaba a unas nuevas elecciones. Sánchez no tiene nada ganado aún, ya que hay formaciones que abiertamente han dicho que votarán “no” a su investidura, otras que votarán que “sí” y diversas abstenciones.

Sin ir más lejos, Junts per Catalunya se manifestó ayer con su “no” a Sánchez, aunque se esperará a escuchar su propuesta en el Congreso. Unidas Podemos tiene que concretar con el propio PSOE quiénes son los que formarán ese Ejecutivo para acabar aceptando ese gobierno de coalición. Aitor Esteban ha dicho que con el PNV no se ha negociado nada. ERC se ha pronunciado a favor de un gobierno de Sánchez si hay pacto PSOE-Unidas Podemos. El Partido Regionalista Cántabro es el único que ha acordado de manera firme investir a Pedro Sánchez.

La investidura está completamente en el aire, pero hay una fecha clave: el jueves 25 de julio en la segunda votación con mayoría simple. La mayoría absoluta aparece en contexto político muy complicado y repleto de egos. De manera que, a priori, se presenta un martes donde el líder socialista seguirá siendo presidente en funciones. Por el contrario, se llega a una situación muy distinta el jueves. Un pacto por la derecha no llegaría ni a 150 diputados, en cambio, un pacto PSOE-Unidas Podemos tendría 165 ‘síes’ a su favor y tan solo contando con las abstenciones de ERC ya tendrían una votación a su favor. Y con ello, la investidura de Pedro Sánchez como Presidente de Gobierno y la formación de un gobierno progresista.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.