Connect with us

Hi, what are you looking for?

Ciudadanos

Ciudadanos y el efecto azucarillo

La formación naranja perdió un número indecente de votos en los comicios catalanes y su marca empieza a diluirse entre fiascos electorales. Por delante, dos años sin ir a las urnas para renovarse o morir.

No estaba el horno para sanvalentines en algunas sedes electorales durante el pasado 14 de febrero. El tsunami catalán arrasó con las pocas esperanzas que daban de por sí las encuestas para el centro-derecha y, días después, sigue causando estragos. Pocos argumentos más esclarecedores que los datos, en este caso, para ejemplificar la hecatombe en Ciudadanos: 951.829 votos menos que hace cuatro años, 30 escaños perdidos y un 20% menos de apoyo entre la sociedad catalana.

El partido dirigido por Inés Arrimadas, candidata en las elecciones catalanas de 2017, ha pasado de ser primera fuerza a quedar relegada a la séptima posición. Pero no son estas unas sensaciones desconocidas en el seno de la formación naranja. Como si de un déjà vu se tratara, la escena de los globos en el suelo de una sede vacía volvió a repetirse, como en noviembre de 2019. Entonces, Rivera perdió 47 diputados en el Parlamento Nacional y, poco más tarde, dimitió. Sin embargo, no hacía falta enfundarse el traje de sabueso politológico, ni tampoco convertirse en Félix Tezanos por un día, para oler chamusquina.

Tras una renovación que se llevó por el camino a varias de sus grandes figuras, la marca Ciudadanos vuelve a naufragar. Eso sí, lo hace en la tierra que vio nacer hace 14 años un partido nuevo y que, ahora, lo ve disolverse como un azucarillo en el café. Y pocos elementos le auguran un buen futuro si el discurso pierde autocrítica y gana en victimismo. Según se esgrime desde la zona noble del partido, la razón principal del resultado es la fuerte abstención y, en consecuencia, la baja participación (53,46%). Así lo han afirmado Arrimadas y Carrizosa, las dos caras más señaladas de la derrota.

La equidistancia política parece ser otra de las causas que dejan al partido en una encrucijada vital. En un contexto tan polarizado como el actual, el electorado no ve con buenos ojos tenderle la mano a Sánchez en Moncloa mientras cohabitas con la ultraderecha en comunidades como Andalucía o Madrid. Jugar a ser centro político conlleva trabajar la coherencia desde la primera casilla, pero quizá sea ya tarde para encontrar un hueco preferente en el tablero político español.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

Cultura

El cantante David Benjamín Rees nació en Málaga el 24 de agosto de 1994. Es un cantante español con orígenes ingleses. Su último trabajo...

Cultura

En vista del gran éxito alcanzado por Autoterapia en poco más de dos semanas, analizamos las canciones del nuevo disco de IZAL Anunciábamos en...

A %d blogueros les gusta esto: