Actualidad Destacada Política Política Internacional

Chile aprueba el cambio de la Constitución de Pinochet

El pasado domingo, más de la mitad de los chilenos participaron en la votación de una nueva Constitución para sustituir a la vigente.

Chile decidió acudir a las urnas para sustituir a la actual Constitución, herencia de la época de Augusto Pinochet, dictador hasta 1990. La participación fue superior al 50% en todo el país. El 78,3% de los votantes respondieron que sí a la pregunta de: “¿Quiere usted una Nueva Constitución?”, frente al 21,7% que optaron por el rechazo.

La segunda pregunta fue: “¿Qué tipo de órgano debiera redacta la Nueva Constitución?. En este caso, la opción ganadora fue la de una convención constituyente, que estará formada por 155 ciudadanos elegidos por voto popular (varios escaños estarán reservados para el pueblo indígena). Estas personas serán elegidas el 11 de abril de 2021, y la convención será constituida en mayo del mismo año.

Luego, deberán proponer un nuevo texto que se someterá luego a la ratificación del pueblo en lo que se ha llamado «plebiscito de salida» o ratificatorio, que será por votado en el segundo semestre de 2022. En este caso, todos los chilenos podrán votar, estén contagiados de Covid-19 o no, ya que en esta primera ronda no pudieron acudir a las urnas las personas que padecían el virus.

Chile, ejemplo de igualdad en el mundo

La convención, formada por 155 ciudadanos, tiene una característica única en el mundo: hombres y mujeres estarán repartidos equitativamente, por lo que solo podrá haber un máximo de 78 hombres o mujeres.

Sebastián Piñera, presidente de Chile, comentó lo sucedido el pasado domingo en su país: “El plebiscito es el comienzo de un camino que juntos deberemos recorrer para acordar una Nueva Constitución para Chile”. «Hasta ahora la Constitución nos ha dividido. A partir de hoy, todos debemos colaborar para que la Nueva Constitución sea el gran marco de unidad, de estabilidad y de futuro», añadió.

El órgano constituyente abordará muchos temas, pero se centrará en la desigualdad y las reformas sociales que necesita el pueblo y que reclama desde las pasadas protestas, detonantes de esta votación. Aunque se trabajará sobre una «hoja en blanco», solo se incluirán las normas aprobadas por 2/3 partes de los integrantes de la constituyente.

De ser aprobado el texto final en el referéndum final, este entrará en vigor de inmediato y derogará automáticamente la anterior.

 

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: