Inicio Actualidad Casado defiende “los derechos de los funcionarios”, pero cree que “las oposiciones...

Casado defiende “los derechos de los funcionarios”, pero cree que “las oposiciones se tienen que modernizar”

0
Casado
Casado en una convención en Toledo. Twitter

El líder del PP propone una reforma de la Administración resumida en 10 puntos clave, así como una reforma en cuanto al método de selección de funcionarios públicos.

El domingo, en una convención en Toledo, Pablo Casado ha propuesto una reforma de la función pública para convertir la Administración española en una más eficiente. Si su partido llega al Gobierno pretende mantener los derechos legales y actuales de los funcionarios, pero modernizando las oposiciones. No obstante, todavía no ha concretado con más detalle cómo sería ese examen al que el PP quiere someter a los empleados públicos.

Según el líder del PP “el funcionario tiene que tener la remuneración e, incluso, el estímulo de que la evaluación de su trabajo pueda tener un premio“. Así los funcionarios se sentirán más prestigiados y bien remunerados, según el líder del PP.

Al mismo tiempo, Casado ha afirmado que “una oposición no puede ser una patente de corso para que los mejores cobren lo mismo que los pocos que son peores“. De esta manera, ha afirmado que el PP pone sobre la mesa establecer un complemento retributivo en función de lo que trabajen o de la evaluación del usuario. También ha respaldado la idea de potenciar la movilidad para facilitar el acceso de los empleados públicos a puestos de trabajos en otras administraciones.

Además, el dirigente popular plantea una ley donde la lengua española se convierta en una “lengua vehicular“. Y afirma que “cuando gobierne el PP, las administraciones estarán obligadas a comunicarse con el ciudadano en español”, para así evitar confusiones y retrasos en los trámites. Insiste en que “si tienen otra lengua la pueden usar, pero la prevalencia tiene que ser la de nuestra lengua común”.

“Lo que no puede ser es que haya pueblos en los que lo único que suene a España sea la oficina de Correos”, así ha ironizado Casado la situación para abordar su propuesta de que haya “presencia del Estado en toda España”. Según el líder del PP pretende garantizarla si llega al poder “reforzando las subdelegaciones del Gobierno y las delegaciones del Gobierno”, ya que opina que “no se puede querer lo que no se ve”. De ahí que zanjase este asunto diciendo que “¿Cómo se va a querer España? ¿Cómo vamos a establecer un relato alternativo a las mentiras independentistas? Tenemos que garantizar la presencia del Estado y recordar que incluso las competencias administradas por las comunidades autónomas son una función del Estado”, con la intención al mismo tiempo de afrontar la situación de Cataluña y los independentismos.

Decálogo de Casado para la administración

  1. Un sistema de financiación autonómico justo. El líder del PP propone un nuevo modelo de financiación, que el PP se compromete “a liderar, negociar y sacar adelante” en cuanto lleguen al Gobierno, basado “en la corresponsabilidad en los ingresos y en los gastos”. En su opinión, las autonomías “han de ser leales en el ejercicio de su financiación y el Estado está obligado a supervisar que hagan un buen uso de los recursos de todos los españoles”. Apuesta por una “nueva y eficaz ley que garantice la igualdad de todos los españoles vivan donde vivan” y que “no se pacte bilateralmente con ninguna autonomía”.
  2. Racionalización del gasto. “No se trata de suprimir ayuntamientos, ni diputaciones porque la mayoría de los alcaldes y concejales no cobran y su labor es muy necesaria”, según Casado.
  3. Reforma de la función pública. Otro propósito es “hacer de la administración española una administración eficiente”. El PP dice defender “los derechos de los funcionarios”, pero asegura que “las oposiciones se tienen que modernizar”. Lo que plantea es establecer “un complemento retributivo en función de lo que trabajen o de la evaluación del usuario” para que los funcionarios “se sientan prestigiados y bien remunerados”. Además, pretende potenciar la movilidad “para facilitar el acceso de los empleados públicos a puestos de trabajos en otras administraciones´´, aunque Casado lamenta que a la hora de elegir destino los funcionarios prevalezcan más otros elementos como el conocimiento del catalán o el mallorquín que la propia capacidad profesional. “¿Cómo puede ser que estemos pasando de que lo que era un mérito, sea un requisito?”, se ha preguntado.
  4. Reforzar la presencia del Estado en todas las Comunidades Autónomas. Es decir, reforzar las delegaciones y las subdelegaciones del Gobierno porque según el líder del PP “no se puede querer lo que no se ve”.
  5. Defensa de la constitución. Casado se compromete a garantizar “el pleno ejercicio de las competencias que, según el título VIII, tienen atribuidas las comunidades autónomas, que son de titularidad estatal y cuya administración es transferible”.
  6. Moratoria de transferencias de competencias, evaluando así cómo se desempeñan las competencias transferidas a las comunidades.
  7. Ley de lengua. “La lengua española va a ser, cuando gobierne el PP, la lengua vehicular”, afirma el líder del partido popular.
  8. Derogación de una ley por cada nueva ley. “Cuando sea presidente del Gobierno me comprometo a derogar una ley por cada una que apruebe”, añade. Según Casado hay que regular solo lo imprescindible. “Queremos una administración para que la gente lo tenga fácil, no difícil”.
  9. Revolución digital en la administración, ya que opina que “una administración electrónica se acerca al ciudadano y ahorra gastos”.
  10. Mercado único. Afirma que “no puede haber una licencia por cada autonomía o por cada provincia”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.