Inicio Opinión La justicia no es para nosotras, hermana

La justicia no es para nosotras, hermana

0
Justicia patriarcal

Llegué a pensar que por fin se iba a hacer justicia, por fin los miembros de “La Manada” iban a pudrirse en la cárcel y tener tiempo para pensar el daño que habían cometido. Sin embargo, recordé al instante que esto es España y que la justicia española no siempre va de la mano de las víctimas

Preferí seguir siendo optimista y esperar a la sentencia que determinaría si la justicia es  realmente justa.

Una vez más la respuesta fue decepcionante y lo que todos veíamos como violación, para los magistrados terminó siendo un simple abuso. Qué pena que, viviendo en el siglo 21, aún haya que demostrar que no nos excita ni nos gusta que 5 hombres adultos se aprovechan sexualmente de nosotras en un portal. ¿Acaso hace falta vivir una y otra vez este tipo de casos hasta que nos demos cuenta de que la justicia española, aparte de ser machista, a su vez respalda a los violadores?

Me niego, me niego a que esto se repita, me niego a tener miedo en cada fiesta de pueblo, cada concierto o cada vuelta a casa de noche. No quiero más. Me niego a vivir en un bucle en el cual las víctimas son las juzgadas. Me niego a vivir en un país que enseña a las mujeres a no ser violadas en vez de enseñar a los hombres a no violar. Me niego a que tenga que decir NO para que se entienda que no me gusta que 5 hombres me hagan todo tipo de barbaridades en un portal a las tantas de la madrugada, sola y sin poder apenas hablar del miedo que tengo. Me niego, y por ello creo que ya es hora de cambiar y mentalizarnos de que el código penal tiene y debe cambiar, que estas leyes no pueden seguir representando a una sociedad que busca la igualdad entre hombres y mujeres.

Hace unos años, me apunté con algunos compañeros del colegio a un curso de defensa personal. Un policía, que nos instruía la clase, nos dijo que si sufríamos una violación en la que participaran más de un individuo, que nunca se nos pasara por la cabeza resistirnos, que lo único que íbamos a hacer era complicar la situación de tal manera que los violadores pudieran usar la violencia y llegar a hacernos daño hasta tal punto que nos pudieran matar. Desgraciadamente las palabras de aquel policía parecen no ser compartidas por todos los que forman parte del ámbito legal, en el que se encuentran el juez y magistrados  que han sentenciado a tan solo 9 años de cárcel a “La Manada”. Según estos, la víctima no se resistió y no dijo NO, por ello, podemos deducir que estaba “disfrutando” de que una jauría de depredadores le robaran su dignidad y le dejaran con un trauma de por vida con tan solo 18 años. Ah no, trauma ninguno, porque como la joven, unos meses después fuera tan valiente de seguir adelante con su vida y decidiera irse de viaje con sus amigas para no perder su juventud, se da por hecho que ella en ningún momento lo pasó mal ni sufrió el mínimo trauma.

Qué vergüenza, qué vergüenza me da que exista gente que aún cuestione el testimonio de esta chica. Con tan solo 18 años, lo que ella pensaba que sería una noche de diversión terminaría convirtiéndose en la peor de sus pesadillas.

Y no hace falta que diga que Sí, que yo Sí te creo, hermana y que la verdadera manada somos nosotras. Que vamos a luchar porque ni una más sufra lo que tu has sufrido. Porque no hace falta que te diga que estés tranquila, hermana. Que aquí está tu manada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.