Connect with us

Actualidad

Algodones, bambalinas y Lorenzo Milà

Published

on

Lorenzo Milà en Italia con mascarilla

Los representantes de las principales formaciones políticas están recibiendo todo tipo de pruebas. Los conciudadanos anónimos, no. Ahí reside el motivo real del gran caso de positivos en la política de primer orden.

Poco o nada nos acordamos ahora de las palabras de Lorenzo Milà hace tan solo unas semanas en las que, desde los micrófonos de La 1 de TVE, aconsejaba a los ciudadanos españoles no alarmarse por la situación. Cierto es que la realidad de entonces no se asemeja para nada a la que estamos viviendo a día de hoy, con más de 11.000 infectados diagnosticados y casi 500 muertos en territorio español.

Sin lugar a dudas, de esto no hace tanto. Nos remontamos al 26 de febrero, hace cuestión de tres semanas. Por entonces, en España aún no había surgido ningún caso de coronavirus. Sí que es cierto que había habido algunos pacientes con síntomas (uno en La Gomera y uno en Baleares), pero al resultar automáticamente aislados y no ser de nacionalidad española, el contador del COVID-19 estaba a cero. Mientras tanto, en Italia los casos iban aumentando drásticamente y las muertes caían como losas en el recuento del maldito coronavirus.

“Se extiende más el alarmismo que los datos de la enfermedad. Los médicos no se cansan de decir que estamos ante un tipo de gripe nueva”, remarcaba en una conexión en directo con Los Desayunos de TVE. Cierto era. Pero con el paso de los días, esta crónica de Lorenzo se le puede haber girado como un bumerán. Ahora Italia registra ya casi 30.000 infectados diagnosticados y más de dos millares de muertos; mientras que en España no andamos mucho mejor. Pero realmente estos números están claramente manipulados.

No hace falta romperse el coco para ver que los infectados reales son muchísimos más que los que las autoridades nos anuncian. ¿Por qué hablo todo el rato de contagiados diagnosticados? Muy sencillo, los contagiados reales deben de superar los 100.000 a estas horas, sin lugar a dudas. Solo mirando los casos que conocemos de nuestros políticos es fácil pensar que las cifras reales distan mucho de las anunciadas. Javier Ortega-Smith, Quim Torra, Pere Aragonès, Isabel Díaz Ayuso, Santiago Abascal o las ministras Irene Montero y Carolina Darias son algunos de los nombres propios de la primera línea de la política española que sabemos que han dado positivo en las pruebas del coronavirus. Y justo ellos –entre otros- están dentro del saco de los 11.178 infectados diagnosticados anunciados por el Ministerio de Sanidad a día 17 de marzo. Curioso que entre estos once mil y pico estén tantos nombres conocidos, en los que también podríamos incluir otras personalidades conocidas del mundo del deporte como Trey Thompkins, Lorenzo Sanz o Ezequiel Garay. Por lo tanto, podemos deducir que los contagiados reales no se corresponden a los contagiados diagnosticados.

Muchos ciudadanos anónimos se encuentran con síntomas leves –o incluso sin ellos- recluidos en sus casas sin que se les cuenten como contagiados reales. A ellos no se les están realizando pruebas, y sí que las están recibiendo todos los políticos de las principales formaciones políticas, que andan entre algodones y bambalinas. Es precisamente aquí donde reside el motivo del por qué hay tantos casos de contagio en el seno de la primera línea política. Los casos se multiplicarían como mínimo por nueve (no tengo certezas, pero tampoco dudas) si se realizaran el mismo número de pruebas que se les están realizando a los políticos a todos nuestros conciudadanos.

Y dicho esto, cabe subrayar que hacen bien los ciudadanos afectados por el COVID-19, siempre que la sintomatología sea leve, de quedarse en casa. Es responsabilidad de todos evitar que el sistema sanitario no se desborde y para ello debemos ser más cuidadosos que nunca. Quedarse en casa y obedecer el Real Decreto Ley aprobado por el Consejo de Ministros es de vital obligatoriedad si queremos que esta situación dure lo menos posible. De nosotros depende. Porque #EsteVirusLoParamosUnidos.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Facebook

Advertisement
Advertisement
A %d blogueros les gusta esto: