Inicio Fashion Virgil Abloh presenta su primera colección para Louis Vuitton

Virgil Abloh presenta su primera colección para Louis Vuitton

0
Virgil Abloh
Virgil Abloh en la Universidad de Columbia en 2017 (Imagen: Wikipedia)

El influencer Virgil Abloh es el sucesor de Kim Jones en el puesto de director creativo

Hijo de inmigrantes, de Illinois y sin formación académica en diseño, Virgil Abloh no tenía precisamente todas las papeletas para conseguir su sueño.

El pasado fin de semana todos los ojos se dirigían a la capital francesa. El pasado viernes a las 14:30 Virgil Abloh presentaba su primera colección como director creativo de la marca de lujo Louis Vuitton, un puesto que llevaba ejerciendo Kim Jones desde 2011 antes de su paso a la maison Dior hace unos meses. Tanto la salida de Kim Jones, como la llegada de Virgil Abloh, causaron revuelo en el mundillo. Las redes sociales ardían con comentarios de gente a favor y en contra de la decisión del conglomerado LVMH al que ambas casas pertenecen.

No hace falta ser un aficionado a la moda para conocer a Virgil Abloh. Su presencia en las redes es apabullante, no es por nada que Time magazine le nombró una de las 100 personas más influyentes del mundo en 2018. Virgil no tiene una formación como diseñador al uso. Se graduó en ingeniería civil y en arquitectura. Sus primeros pasos en el mundo de la moda fueron mediante unas prácticas en Fendi junto al rapero Kanye West. Trabajaron juntos durante 12 años y mucha gente considera que es gracias a él que Virgil ha llegado donde está.

En 2012 lanzó Pyrex Vision, una pequeña línea de streetwear compuesta por camisetas, camisas, sudaderas, pantalones cortos y calcetines de la marca deportiva Champion que decoraba con arte renacentista, su logo y el número 23. La marca fue un éxito a pesar de  alguna que otra polémica en torno al precio de unas prendas que en realidad solo había customizado. Los que vivieron la época dorada de la red social Tumblr aún recordarán las fotos de Asap Rocky luciendo la marca.

La compañía no duró mucho, según el diseñador era sólo un proyecto experimental. Poco después fundó la marca OFF-WHITE junto a New Guards Group en Milán. En seis años ha conseguido convertirse en la firma de streetwear que todos quieren llevar. Sus colaboraciones con marcas como Nike o Converse tienen el éxito garantizado.

Apostar por Virgil es apostar por los jóvenes y no existe un comprador más pasional que nosotros. Nosotros no compramos en base a la calidad de los tejidos o las técnicas de confección, compramos un sueño, una forma de entender la moda y el mundo. Porque la ropa habla de nosotros, de quienes somos. Virgil se ha colado en un mundo al que no pertenece y ha triunfado.

En un momento en el que el mundo de la moda parece intentar acabar con ese imaginario de industria elitista y eurocentrista completamente alejada de la realidad que arrastra, Virgil se ha convertido en símbolo de ese cambio necesario. Negro, de Illinois, de padres inmigrantes ghaneses y sin una formación académica en diseño, no tenía precisamente todas las papeletas para conseguir su sueño. Que los jóvenes se identifiquen con él y le apoyen no debería sorprenderle a nadie.

Virgil probablemente no tiene ni idea de cómo leer un patrón o cortar al bies, pero sabe mantener un diálogo con la calle y comunicar mensajes sencillos y directos en una pasarela. Invitó al desfile a estudiantes de escuelas de diseño, rompiendo con el elitismo característico de la semana de la moda de París. La mayoría de los modelos eran de color, algo que de por sí ya envía un mensaje alto y claro.

En cada silla había un librito en el que figuraba la nacionalidad de cada modelo y sus orígenes, junto a una camiseta que hizo cuando aprendió a utilizar la impresora durante su primera semana en el puesto. Es un detalle que recuerda la ilusión con la que aceptó el cargo y que refuerza ese rol de aprendiz, de forastero que acaba de aterrizar en un mundo nuevo con la intención de cambiarlo desde dentro.

No es la primera vez que LVMH pone a un hombre negro al frente de la colección masculina de una de sus casas, ya lo hizo en 2004 con Ozwald Boateng para Givenchy. Es esa falta de memoria que reina en el mundo de la moda, la que provoca que se cuelguen etiquetas como “novedoso” o “revolucionario” donde quizás no corresponde.

La primera colección de Virgil Abloh para Louis Vuitton ha sido todo un éxito, solo hay que echar un vistazo a las redes. Muchos lamentan de forma algo dramática la muerte del hombre elegante que creen que debe representar la firma, mientras otros se alegran del giro hacia una estética más deportiva y casual. Dicen que lo peor que te puede ocurrir en esta industria es pasar desapercibido y, ya sea para bien o para mal, él nunca deja indiferente a nadie.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.