Inicio Conciertos Ander Valverde de Green Valley: “A mí me gusta hacer canciones que...

Ander Valverde de Green Valley: “A mí me gusta hacer canciones que digan cosas”

0
Green Valley
Green Valley / Fuente: Instagram de Green Valley

Tras actuar en varios festivales el grupo Green Valley se embarca en una gira por las principales salas españolas en la que presentarán Bajo la piel.

El grupo Green Valley ha lanzado su sexto álbum, Bajo la piel, acompañado de una gira por las principales salas españolas. Conversamos con Ander Valverde, líder de Green Valley, para conocer más al grupo y su música.

TimeJust: ¿Cómo nace Green Valley?

Ander Valverde: Yo hacía mis conciertillos con un DJ y había una banda en Vitoria, que había nacido hace poco, y dijimos “¿por qué no hacemos un concierto con la banda entera?”. Montamos un show para un concierto y cuando acabó dijimos “vamos a seguir haciendo conciertos” y hasta hoy, que han pasado 15 años.

Siempre está guay juntarse con coleguillas de la música para crear

TJ: Habéis publicado vuestro sexto álbum, Bajo la piel, que cuenta con varias colaboraciones ¿cómo surgieron? 

AV: Nos gusta mucho colaborar con compañeros del gremio porque le da una riqueza y unos colores diferentes que nosotros no llegamos a darle y siempre intentamos contar con músicos para los discos. 

Con Macaco, coleguilla, hicimos la canción juntos, que siempre le da una riqueza especial porque hoy en día con las redes es muy fácil mandarse las pistas y colaborar a distancia, pero quisimos juntarnos y crear juntos desde cero, igual que con SFDK.

Con Laguna Pai fue diferente porque como son de Perú pues sí que tuvimos que hacerlo a través de las ondas. Siempre está guay juntarse con coleguillas de la música para crear.

“La música es un lenguaje universal y hay que aprovecharlo para lanzar un mensaje”

TJ: Muchas de vuestras canciones están relacionadas con algún movimiento o causa social ¿por qué decidisteis tratar este tipo de temas en vuestras canciones? 

AV: Nos gusta decir algo con las canciones. La música es un lenguaje universal y hay que aprovecharlo para lanzar un mensaje y si puede servir para ayudar o despertar a alguien o para que se ponga la música en un momento en el que necesita ese mensaje por alguna causa en especial, si podemos echar un cable a la gente, nosotros encantados.

A mí tampoco me gusta hacer canciones porque sí. Hoy en día se lleva mucho hacer canciones porque sí, hablo de que tengo mucho dinero, tengo una pistola o de baile y a mí eso no me gusta. A mí me gusta hacer canciones que digan cosas.

“Acabamos haciendo un documental superbonito en Senegal”

TJ: Una de esas canciones es Dónde irán, incluida en este último disco, con la que  denunciáis lo que ocurre con los inmigrantes que cruzan el Mediterráneo. Para grabar el videoclip os desplazasteis hasta Senegal y además del videoclip grabasteis un documental ¿por qué decidisteis realizarlo? ¿cómo fue la experiencia? 

AV: Yo conocí a Mamadou Dia en 2018 en verano y me comentó su proyecto. Él está haciendo un centro cultural en su pueblo, en Gandiol, en el norte de Senegal. Necesitaba financiación y me dijo si había alguna manera de echarle un cable.

Me dijo “podemos hacer unas camisetas y un porcentaje de lo que se gane me lo dais para mi asociación” y dije “vamos a hacer algo más interesante”. Yo tenía la canción Dónde irán que habla del tema este y dije “vamos a hacer un videoclip y, como ahora Youtube genera dinero y se lo da por las visualizaciones, lo que salga de ese videoclip lo donamos a vuestro centro cultural”.

Hicimos el videoclip e íbamos a hacer un making-of para explicar a la gente que íbamos a recaudar dinero para dar a la asociación. Al final el making-of se convirtió en un documental porque empezamos a hacer entrevistas a Mamadou y Sani Ladan y nos empezaron a dar un material que se nos hacía muy grande como para un making-of. Quisimos llevarlo más allá y acabamos haciendo un documental superbonito en Senegal.

“El cine que llega desde América el negro es siempre el asesino o el ladrón y quieren cambiar ese prisma

Vimos el proyecto de Mamadou, que es superespecial porque han hecho un centro cultural en el que están dando mucha importancia a niños y mujeres, que allí en la religión musulmana las mujeres tienen como un protagonismo más secundario. Están dándole mucha importancia a las mujeres, los niños y el pueblo.

Están haciendo un proyecto para hacer una escuela de audiovisual porque todo el cine que llega desde América el negro es siempre el asesino o el ladrón y quieren cambiar ese prisma. Además, están haciendo un montón de proyectos superinteresantes con apoyo del documental, que invito a todo el mundo a que lo vea.

Me tomé el viaje a Senegal como un punto de inflexión en mi vida y volví nuevo, renovado

TJ: ¿Cambió vuestra visión al estar allí? ¿cómo os influyó?

AV: Para mí el año 2018 fue un año de mucho cambio. De repente te pilla una época de cambio y parece que todo el remolino hace que todo se convierta en cambios y tuve un final de año un poquito duro. Estaba como entrando en una espiral de oscuridad, sin ser nada supergrave. Me tomé el viaje a Senegal como un punto de inflexión en mi vida y volví nuevo, renovado.

“Nosotros aquí vivimos en una sociedad superindividualista y solitaria

Estás allí viendo cómo la gente, que pensamos que son pobres pero al final viven superbien y son superfelices, que es la verdadera riqueza. Te das cuenta de cómo son, que nosotros aquí vivimos en una sociedad superindividualista y solitaria.

Yo soy de Vitoria pero llevo años en Barcelona y es una ciudad en la que hay un montón de habitantes pero a la vez hay muchísima soledad. Esa gente vive en comunidad, comen siempre juntos, comparten incluso el mismo plato, comen todos con la mano…

Me llamó mucho la atención también que estábamos igual sentados en un muro con diez colegas de allí y de repente venía uno y saludaba uno por uno a todos. Igual se iba un rato y volvía a saludar a todo el mundo, todo muy en comunidad.

Había dos familias que hacían la comida para todo el pueblo, era como su trabajo. Hacían como una especie de intercambio. Había una familia que hacía la comida, otra cosechaba la materia prima para esas comidas, otra tenía los animales para la comida y, entre todos, el pueblo era como una supercomunidad.

Entre todos funcionaba todo superbien a través de intercambio y fue superinteresante ver ese modo de vida. Igual para nosotros suena como a la Edad Media pero yo creo que funciona mejor que nuestro modo social de hoy en día.

“Todo el mundo tiene, conoce o ha conocido a algún Don Ramiro en su vida

TJ: Siguiendo con las canciones de este último disco, una de ellas es Don Ramiro, dedicada a esas personas que están constantemente quejándose ¿la historia que cuenta la canción es real u os habéis inspirado en alguien para crear este personaje?

AV: Sí que fue inspirada en alguien. No se llamaba Don Ramiro, era una mujer, pero a la hora de hacer la canción me hizo gracia el nombre de Don Ramiro, me pareció muy representativo. No sé porqué me imaginaba yo un Don Ramiro con bigote un poquito amargado. 

Está inspirado en una vecina. Yo viví en un piso en Barcelona y la mujer se dedicó a hacernos la vida imposible y fue un poco durillo pero me lo intenté tomar a risa. Yo creo que todo el mundo tiene, conoce o ha conocido a algún Don Ramiro en su vida. Darle un poquito de humor al asunto.

“Si hay algún Don Ramiro que escucha la canción y se siente identificado que tome medidas en el asunto

TJ: ¿Es como un poco de humor dentro de todo lo que viene a ser la denuncia social del disco, no?

AV: Sí. Yo creo que hay muchos tipos de hacer canciones. Hay una manera de hacer canciones de crítica social, de simplemente intentar expresar felicidad o intentar hacer a la gente que se olvide un poco de sus problemas, aunque sea diez minutos.

Es como un storyteller, una historia que me invento yo, para hablar de un hombre que está un poco amargado para que la peña se ría un poco y si hay algún Don Ramiro que escucha la canción y se siente identificado que tome medidas en el asunto porque está jodido el pobre.

“En los festivales siempre hay una parte del público que está dándote la espalda o están a tomarse algo”

TJ: Este verano habéis estado por varios festivales y ahora estáis con la gira de salas ¿preferís actuar en festivales o en salas?

AV: El otro día justo lo comentábamos. Terminamos la gira de festivales y tienes ganas de ir ya a las salas. Al final en los festivales si hay 20.000 personas igual hay 12.000, 5, 3 o 18 que conocen tus canciones y las cantan pero siempre hay una parte del público que está, metafóricamente hablando, dándote la espalda o están a tomarse algo.

Llegas a las salas y la gente ha pagado solo para verte a ti, lo dan todo, saben todas las canciones y tiene un plus de energía bastante importante.

Seguro que cuando acabe la gira de salas tenemos ganas de volver al festival porque estamos compartiendo escenario con coleguillas de la música y todo tiene su parte buena.

La parte mala en las salas sí que es que tienes que andar pendiente de cuantas entradas llevas y de la promo. En un festival está todo más hecho, se encargan ellos y no tienes que preocuparte, pero todo tiene su lado divertido.

“La idea es a finales de 2020 o principios del 2021 hacer una despedida de disco como se merece”

TJ: La gira de salas os llevará por varias ciudades españolas hasta diciembre ¿anunciaréis más fechas y ciudades?

AV: Lanzamos el disco en abril e hicimos presentación en Madrid y Barcelona. Luego hemos hecho festivales, que han caído en varias ciudades y ahora en la gira de salas no queríamos repetir. Por ejemplo, estuvimos en Granada en el Bull Music Festival y, en vez de ir a Granada, vamos a Málaga. Igual el año que viene vamos a un festival que esté en Málaga y vamos a la sala en Granada.

No queremos repetir en las ciudades que ya hemos estado de festival con las salas y viceversa. De momento tenemos hasta diciembre, en marzo nos vamos a Latinoamérica. Me parece que se está poniendo una gira interesante. Cuando volvamos de Latinoamérica volveremos a los festivales. Luego la idea es, no sé si a finales de 2020 o principios del 2021, hacer una despedida de disco como se merece.

Green Valley gira
Cartel de la gira ‘Bajo la piel’ de Green Valley / Fuente: Facebook de Green Valley

“Después de toda la gira de festivales llegamos a las salas con el show muy redondo”

TJ: ¿Qué podrán encontrar las personas que asistan a los conciertos de la gira?

AV: Tenemos la suerte de que ha habido otras veces que sacamos el disco y, en vez de ir a festivales, hemos ido directamente a salas. Lo que pasa es que llegas a la sala y todavía no estás muy en forma porque son canciones nuevas y el show no ha pillado la madurez que tiene ahora, por ejemplo.

Yo creo que ahora mismo después de toda la gira de festivales llegamos a las salas con el show muy redondo ya, en muy buena forma y con muchas ganas de tocar las canciones nuevas en sala.

Los festivales lo otro malo que tienen es que tienes que estar todo el rato mirando el reloj. Tienes como 60 minutos y es una carrera. Estás todo el rato como corriendo, mirando el reloj “me quedan veinte minutos, cuatro temas, no sé si me va a dar tiempo”. En cambio en las salas llegas con toda tu calma, tienes dos horitas para tocar y no hay prisa.

Si hay algún momento en el que quieres contar algo al público lo haces. Si hay un momento, como el otro día en Pamplona, que quieres bajar a tocar la guitarra en medio del público lo puedes hacer. Es una libertad que da un punto extra al show.

Tenemos un show redondo, yo creo. Hacemos una mezcla de los seis discos. Las canciones que no pueden faltar de toda la vida, que la peña nos pediría si no las tocáramos, y un resumen del disco nuevo que la verdad da gusto tocarlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.