Connect with us

Hi, what are you looking for?

Andalucía

EL ANDALUCISMO ASINTOMÁTICO

Por Aziz Fardouss Garcia

Cuando una parte de la juventud andaluza prefiere defender a la derecha con tal de no reconocer la labor de los diferentes Gobiernos socialistas en nuestra comunidad, corre el riesgo de caer en un error político y social irreparable.

A la hora de debatir sobre la situación política andaluza, la memoria puede ser esa línea fina que decante la balanza hacia unos postulados u otros. Hoy, en el día de Andalucía, no puedo parar de recordar las caras de extrañeza por parte de algunos compañeros de Universidad cuando empezaba a hablar de forma muy positiva sobre figuras políticas determinantes como Plácido Fernández Viagas o Rafael Escuredo. Sus reacciones eran una mezcla de acritud y rechazo. No tenían ni idea de quiénes eran ni cuáles fueron sus respectivos legados políticos, sólo sabían que formaban parte del Partido Socialista Obrero Español de Andalucía y eso, era para ellos era motivo más que suficiente para manifestar comentarios y soflamas más propias de una barra de bar y un mondadientes que de una clase cultivada y reflexiva.

“Los ERE de Andalucía”, “el voto cautivo”, “los cursos de formación…” calificativos como estos han sido el pan nuestro de cada día en los andaluces de mi generación. Me niego a decir que una mentira contada mil veces se convierte en la mayor de las verdades, ya que ni soy juez, ni estoy facultado para ello. Lo que sí puedo decir es que casos como este, han hecho que los jóvenes hayan transformado a “El gran partido de los andaluces” a “El gran partido de los ERE”, síntoma inequívoco de que algo falla en nuestra memoria y en días como hoy, me veo en la obligación de realizar una llamada a la memoria.

Condenaré, criticaré y afearé a toda persona que con responsabilidades públicas se haya servido de ellos de forma poco ética y delictiva, pero también enarbolaré a aquellos que han servido a Andalucía de forma impecable, como por ejemplo la figura de Plácido Fernández Viagas, primer Presidente de la Junta Preautonómica de Andalucía para aquellos andalucistas asintomáticos que no lo sepan. Su lucha por la adopción de competencias y su recorrido por todos los pueblos de Andalucía explicando la importancia de una autonomía plena no le ha valido para figurar en el cuadro de andalucistas ilustres del siglo XX. Como era del PSOE parece que no era digno de aparecer.

Al igual Rafael Escudero. Su “O 151 o ninguno” le valió pasar por una huelga de hambre con el único objetivo de que el gobierno central presidido por la UCD claudicara ante una Andalucía que demandaba no ser la que más, pero si ser como la que más.

Por el camino se me quedan figuras como la de Manuel Clavero Arévalo, ministro adjunto para las regiones de la UCD, Amparo Rubiales, primera mujer consejera de la autonomía, o Javier Torres Vela, presidente del Parlamento de Andalucía que llevó a cabo la remodelación arquitectónica del Hospital de las Cinco Llagas, hoy sede del Parlamento. Sin embargo, las personas pasan, pero sus legados permanecen. “Por sus hechos los conoceréis”, dicen las
sagradas escrituras, y en el caso de los diferentes gobiernos durante los primeros 38 años de autonomía pueden dar buena cuenta de un legado que en la actualidad se ha insertado tanto en el día a día de los andaluces que ni siquiera las nuevas generaciones somos capaces de ver.

Sirva de ejemplo cómo Andalucía ha pasado de ser una comunidad con una alta tasa de
analfabetismo en el año 1980 a ser referente en el año 2021 en medicina, ingeniería y energías renovables.
En tan sólo 40 años. Otros territorios de Europa habrían tardado décadas e incluso siglos en llegar a esas cotas y en Andalucía hemos podido conseguir ese logro en un tiempo récord.

Durante siglos, en las romerías actuales en honor a la Virgen del Rocío no era de extrañar el
fallecimiento de varias personas a causa de infartos y otras dolencias por la falta de asistencia médica. A mediados de los años 80 y durante el gobierno del Socialista José Rodríguez de la Borbolla se puso en marcha el primer cuerpo de Protección Civil de Andalucía enmarcado en el “Plan Romero”, referente para otras comunidades autónomas de España.

Nuestra generación ha podido beneficiarse del último de los gobiernos socialistas obteniendo la bonificación del 99% de los créditos universitarios y convirtiéndonos con ello en la primera Comunidad Autónoma de España en poder acceder a la Universidad por un precio muy bajo. Casi gratuito.

Casi todos estos logros excepción del último, ocurrieron mucho antes de mi año de nacimiento (1995) y los conozco porque los he estudiado y, sobre todo, porque me han enseñado que todas estas conquistas son un legado que debo preservar, respetar y fortalecer en mi día a día, en cualquier momento se pueden perder en esa enfermedad colectiva que se llama desmemoria.

Cuando una parte de la juventud andaluza prefiere defender a la derecha con tal de no reconocer la labor de los diferentes gobiernos socialistas en nuestra comunidad, corre el riesgo de caer en un error político y social irreparable. Las consecuencias ya las estamos sufriendo con un gobierno postrado ante una ultraderecha que dedica todos sus esfuerzos para acabar tanto con nuestra historia, como con nuestros derechos adquiridos con dedicación y esfuerzo.

Los andaluces y las andaluzas de nuestra generación tenemos la obligación cívica y ética de poner no sólo nuestro talento, sino nuestro talante y memoria en favor de unas mayorías proclives a un cambio en Andalucía para volver a ser lo que fuimos. Una generación como la nuestra tiene que plantear un proyecto que tenga como pilar fundamental una vuelta a los orígenes de nuestra autonomía de una forma constante e involucrada para hacer frente al comienzo de un nuevo proceso autonómico para un andalucismo del siglo XXI. Andalucía lo merece y nuestra generación lo necesita. El mejor legado que podríamos dejar a nuestros futuros hijos será el de una Andalucía próspera, social e igualitaria. Pidiendo perdón por los errores cometidos y enorgulleciéndose por los derechos conseguidos. En ese punto de partida me encontraréis y en ese punto nos daremos todos un abrazo y diremos alto y claro que valió la pena. Estoy seguro que el gran partido de los andaluces volverá más pronto que tarde. Feliz día de Andalucía.

Andalucía por sí, para España (sí, para España) y la Humanidad.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

Conciertos

El dúo Twenty One Pilots publicó tres sencillos con sus respectivos videoclips para anunciar su vuelta. Jumpsuit, Nico And The Niners y Levitate son los...

Cultura

El cantante David Benjamín Rees nació en Málaga el 24 de agosto de 1994. Es un cantante español con orígenes ingleses. Su último trabajo...

A %d blogueros les gusta esto: