Inicio Deportes Real Oviedo 4-2 Girona: Locura en el Tartiere

Real Oviedo 4-2 Girona: Locura en el Tartiere

0

La expulsión de Granell pasado el primer cuarto de hora de choque marcó un partido enloquecido de idas y vueltas en el que los visitantes fueron constantemente a remolque y pese a la actitud e insistencia de los rojiblancos, sus propios errores defensivos y la impecable efectividad del Real Oviedo (4 goles en 4 disparos a puerta) acabó decantando la balanza del encuentro.

El partido empezó con el conjunto local intentando filtrar balones por arriba, buscando la espalda de la zaga visitante. Mojica tuvo que intervenir y mandar el balón a córner después de que Sangalli recibiera ante Juan Carlos dentro del área pequeña (2′).

El Girona respondió con una internada de Mojica por banda izquierda. Su centro, repelido por Carlos Hernández, le cayó a los pies de Àlex Gallar, que enganchó el balón con su zurda desde dentro del área, pero su volea salió desviada (5′).

En la siguiente acción, era Marc Gual quien intentaba finalizar una acción parecida, esta vez a centro desde banda derecha de Cristhian Stuani. No conectó bien el delantero catalán (6′).

Y a continuación, llegó el primer tanto del encuentro. Filtró Nieto un balón al espacio dentro del área por banda derecha, la puso con un centro raso Sangalli y Ortuño se encargó de hacer valer “la ley del ex” lanzándose a los pies de Alcalá y mandando el balón al fondo de la red (1-0, 8′).

Los visitantes reaccionaron con la intención de empatar el partido. Tras un nuevo centro de Mojica desde banda izquierda, no llegó a rematar Borja García ni Marc Gual. El balón le llegó al central Pedro Alcalá, que probó fortuna con un disparo con la puntera desde dentro del área, pero este salió demasiado cruzado (11′).

Precisamente una falta de entendimiento entre Alcalá y Juanpe provocó que el primero perdiera el balón en zona comprometida. Estuvo muy atento Sangalli, robando el cuero, llevándoselo hasta línea de fondo y cediendo hacia atrás para  que Saúl pudiera rematar a puerta, pero Juanpe se interpuso en su camino e interceptó a córner (12′).

El partido empezó con un ritmo frenético por parte de ambos equipos y aún estaba por llegar la acción (o las dos acciones) que marcarían un antes y un después en el transcurso del partido.

El capitán gerundense Àlex Granell fue amonestado por una leve pero a su vez innecesaria carga -cuerpo a cuerpo- sobre Sangalli. Al no haber balón de por medio, el árbitro interpretó de forma bastante rigurosa que dicha acción merecía ser amonestada (15′).

Ni tan solo dos minutos más tarde, el capitán rojiblanco se vio obligado a poner la pierna para impedir que nuevamente Sangalli iniciara una acción de contragolpe, impidiendo su paso. El colegiado lo tuvo claro y le mostró la segunda amarilla a Granell, que tuvo que abandonar el terreno de juego con resignación, dejando a su equipo con un hombre menos hasta el final del encuentro. Además, esto sucedía en el día en que Granell llegaba a la cifra de los 200 partidos oficiales con la camiseta rojiblanca del Girona FC. Seguro que no lo ha podido celebrar como a él le hubiera gustado (17′).

Aunque el inicio ya de por sí había sido francamente desacertado por parte visitante, se les puso aún más cuesta arriba a los de Unzué cuando Ortuño hacía el segundo de la tarde a favor del equipo local.

Imprecisión de Juanpe atrás (que se hizo daño y estuvo apunto de abandonar el terreno de juego tras la acción del gol) y después de su indecisión, Saúl genera su error y el consiguiente robo. Tras colisionar ambos, el balón queda sin dueño y Sangalli lo recupera para abrir hacia banda izquierda asistiendo nuevamente para Ortuño, que define bien con su pierna izquierda ante Juan Carlos por el palo corto (2-0, 34′).

Y cuando todo el mundo pensaba que los 22 futbolistas enfilarían el túnel de vestuarios del Estadio Carlos Tartiere con el 2-0, ahí apareció Christian Stuani para recortar distancias y volver a meter a su equipo de lleno en el partido.

Jugada que inicia Marc Gual con un pase para Gallar, quien se encontraba en la frontal. El extremo catalán, filtró una asistencia dentro del área para Cristhian Stuani. El delantero uruguayo recibió de espaldas a portería, se giró y remató con un potente disparo el balón al fondo de las mallas, batiendo a Champagne (2-1, 45′).

Y así llegábamos al final de una primera parte que había ido de menos a más en cuanto a ritmo de juego pero que prometía emoción de cara al segundo tiempo.

El Girona mostró una gran actitud y pese a las circunstancias adversas, no le perdió la cara al partido en ningún momento y luchó hasta el final. Lo cierto es, que la fortuna no estuvo del lado de los de Unzué en esta ocasión. Y es que cuando los visitantes estuvieron a punto de lograr el 2-2, los locales anotaban el 3-1 a continuación. Del mismo modo, cuando los gerundenses tuvieron el 3-3, llegó el 4-2 definitivo, un duro mazazo para el equipo catalán.

Los visitantes provocaron un córner después de un disparo de Gallar que interceptó un defensa local. Borja García se encargó de poner un centro desde el saque de esquina al que Pedro Alcalá remató de cabeza. Entre Lolo González y Champagne lograron que el cuero no cruzara la línea, pero la acción estuvo al límite de convertirse en el gol del empate, ya que el gol fue salvado justo encima de la línea de gol (54′).

Pocos minutos más tarde, el Oviedo logró coger desprevenida a la defensa rojiblanca por banda derecha. Saúl lideró una cabalgada por dicha zona del terreno de juego para, posteriormente, ceder el balón hacia atrás para Borja Sánchez, que llegando desde segunda línea y con colaboración de Juan Carlos, que no estuvo demasiado contundente en la acción del gol, remató a puerta para situar un 3-1 que parecía sentenciar el encuentro (57′).

Unzué se vio obligado a reaccionar y lo hizo mediante una doble sustitución: entró Jairo por Gallar y Diamanka en lugar de Gumbau en el centro del campo -acompañado por Borja García-, que tuvo que retrasar su posición en el terreno de juego a raíz de la expulsión de Granell (68′).

El Girona tuvo una buena opción para recortar distancias en el marcador. Tras recibir de un pase de Borja García desde la frontal del área, Marc Gual probó un potente disparo a pierna cambiada desde larga distancia, pero este salió desviado, por encima de la portería de Champagne (77′).

Y tras este intento por parte del delantero de Badalona, él mismo fue el encargado de recortar distancias nuevamente en el marcador. Otro saque de esquina botado por parte de Borja García, logra peinar Juanpe en el segundo palo, intenta despejar por arriba la defensa local, y el balón le cae al futbolista cedido por el Sevilla, que con un remate de gran precisión, logra colocar su volea allá donde Champagne no puede llegar (3-2, 84′).

A falta ya de pocos minutos para el final del partido, el Girona estuvo a punto de lograr el gol del empate, hecho que tras ir todo el partido a remolque, hubiera sido una auténtica hazaña de gran trabajo. Seguían generando peligro los rojiblancos a base de córners. Nuevamente la colgó Borja García al primer palo y desde allí remató de cabeza Cristhian Stuani, muy cerca de la portería rival, pero el balón salió lamiendo el travesaño (89′).

Definitivamente todas posibilidades de empate se esfumaron con el 4-2. Después de un grave error de un Juanpe que no estuvo para nada acertado a la hora de despejar un balón, permitió a Joselu robar en zona de peligro. El delantero se la cedió a Ortuño, que para redondear su noche, asistió para Yoel Bárcenas, que resolvió con un gran disparo cruzado con su pierna izquierda (90′).

Con este resultado, el Real Oviedo suma su primera victoria de la temporada como local y encadena cinco jornadas consecutivas sin perder (11 puntos logrados de los últimos 15 posibles). Actualmente, los asturianos son decimosextos con 13 puntos, tan solo uno por encima del descenso.

Por parte visitante, los de Unzué encadenan su segundo tropiezo consecutivo y vuelven a la senda de la derrota fuera de casa. Los rojiblancos son undécimos, con un total de 16 puntos, a 3 del Play-Off y a 4 del ascenso directo.

Ficha técnica:

Real Oviedo: Champagne; Nieto, Carlos Hernández, Bolaño, Mossa; Tejera (Cortina, 90′), Lolo González; Sangalli, Borja Sánchez (Joselu, 62′), Saúl Berjón (Bárcenas, 79′); Ortuño.

Girona: Juan Carlos; Maffeo, Alcalá, Juanpe, Mojica (Oliván, 75′); Gumbau (Diamanka, 68′), Granell (expulsado por doble amonestación en el 17′); Gallar (Jairo, 67′), Borja García, Gual; Stuani.

Foto: Girona FC

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.