Inicio Deportes Real Madrid, un barco a la deriva

Real Madrid, un barco a la deriva

0
Madrid
Jugadores del Real Madrid hundidos tras un gol en contra / Fuente: EFE

Como si de una barca que va dando tumbos por el mar sin rumbo fijo se tratara. Una metáfora que podría asemejarse a la actual situación que está viviendo el Real Madrid.

El equipo blanco fue derrotado el pasado sábado ante el Mallorca en Son Moix, algo que no ocurría en liga desde el año 2006. Dicha derrota, a su vez, provocó que el club perdiera el liderato. Un liderato que ocupaba más por causas ajenas que por méritos propios. Y, para más inri, esta semana el Real Madrid tiene que viajar a Turquía para enfrentarse al Galatasaray en la tercera jornada de Champions, competición en la que aún no conoce la victoria.

La situación se extiende desde el año pasado

Todo iba de perlas por la avenida de Concha Espina tras alzar cuatro Copas de Europa en cinco años, pero como todo sueño, hay un principio y un final, nada es eterno. Tras la marcha de Zidane y Cristiano el mismo verano, el equipo ha caído en picado, ha entrado en una línea descendiente a la que no encuentra solución

La temporada pasada fue desastrosa deportivamente hablando. Hasta 3 entrenadores diferentes ocuparon el banquillo, Lopetegui, Solari y Zidane. Sin embargo, el cambio no varió en absoluto la dinámica y el rendimiento del equipo en el terreno de juego. En esto tuvo mucho que ver la plantilla, un bloque en el que solo unos pocos se salvan del insuficiente. Jugadores muy lejos de su máximo rendimiento, con bajo estado de forma y que poco o nada hicieron para remontar la situación.

Benzema se lamenta tras una ocasión / Fuente: Real Madrid

La portería estuvo inmersa en el debate entre Courtois y Keylor; una zaga muy blanda, poco contundente, poco rocosa  y que permitía numerosas ocasiones del rival en cada partido; un centro del campo perdido, ahogado, con jugadores como Kroos o Modric a años luz de su mejor nivel, jugadores que deben ser la guía y brújula del equipo, pero que en nada se le parecieron; y, en última instancia, la parte de arriba fue la única zona que respondió como se esperaba, pero de nada servía si el resto del equipo no acompañaba. Benzema dio un paso al frente y demostró su carácter y olfato goleador, mientras que Vinicius aportó un pequeño atisbo de luz dentro de la oscuridad de la situación.

Parece que la plantilla no ha aprendido de sus errores y el técnico no encuentra la fórmula una temporada más. Esta campaña ha empezado igual que como terminó la anterior.

Una divulgada “revolución” que no ha llegado

Zidane acudió, de nuevo, al rescate de la plantilla al final de la temporada pasada para mejorar en cierto modo la imagen mostrada, pero para nada sucedió así.

Tras la situación vivida, el técnico francés afrontó un discurso, una idea, un pensamiento de revolución con respecto a este año. Jugadores que se marchan, otros que llegan, pero a día de hoy la vida sigue igual en la capital española.

Ramos y Modric se lamentan tras encajar un gol / Fuente: Real Madrid

Una planificación y gestión del mercado de fichajes que dejó muchas dudas  y que desvaneció la tan comentada revolución. El club solo fichó a un jugador con el cartel de estrella, Eden Hazard, que de momento no ha mostrado su versión más desequilibrante. Parece haber continuado con la línea que atraviesa en estos últimos años, apostar por proyectos de futuro, como son el caso de Rodrygo, Kubo, Militao, Mendy y Jovic, algo que deja serias dudas. A todo esto, el jugador que pedía Zidane a toda costa, Paul Pogba, no ha llegado y jugadores que el entrenador tenía en la lista de descartes no han abandonado el club. Un desbarajuste, visto lo visto, la cosa desde un primer momento no transcurrió como se esperaba.

Nula planificación y planteamiento de la plantilla

El club merengue está acusando una falta de planificación correcta y correspondiente al caos en el que se encuentra.

La plantilla está descompensada y mal gestionada. La parcela defensiva no demuestra la misma confianza y seguridad que en años anteriores. Habitualmente es un coladero y los equipos rivales, conscientes de ellos, lo aprovechan. Aun así, no se ha fichado a ningún jugador de peso para dicha demarcación.

La zona medular, que más acusó la fatiga y el mal estado de forma la campaña pasada, no fue reforzada y cada partido está siendo superada por el equipo rival. Esto resulta inexplicable y más cuando dos de los futbolistas de los que se ha desprendido el Real Madrid, Ceballos y Llorente, desempeñaban dicha función.

Zidane da instrucciones desde la zona técnica / Fuente: Real Madrid

El equipo como bloque ha parecido mostrar en ciertos tramos de diferentes partidos cierta mejoría, pero se queda en puro espejismo, ya que con el transcurso de los encuentros se viene abajo.

Zidane no parece tener una idea clara, una filosofía de juego que defina la imagen que pretende plasmar el Madrid y que permita mostrar un juego más sólido y eficaz. No muestra una estructura y orden táctico sobre el verde, lo que conlleva a un desorden en el terreno. Los jugadores se muestran perdidos, sin ritmo de juego y con poca capacidad para reaccionar frente a las distintas adversidades que van surgiendo a lo largo de los partidos.

Mucho trabajo tiene de aquí en adelante tanto la plantilla como el cuerpo técnico para resurgir y volver a ser aquel club temido y respetado tanto nacional como internacionalmente. Primero pasa por sacar adelante la primera ‘final’ que tiene el equipo de Chamartín en Turquía esta semana, luego ya veremos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.