Connect with us

Deportes

Real Madrid | El rendimiento de Fede Valverde

Published

on

El Real Madrid ha encontrado de manera definitiva al centrocampista que tanto pretendía Zinedine Zidane. Durante todo el mercado de verano se habló de Paul Pogba, pero ha sido Fede Valverde el que se ha terminado asentando en el primer equipo.

Su rendimiento a la hora de disputar los partidos no hace más que garantizar, cada vez más, su plaza en la alineación titular.

En el Santiago Bernabéu se han hecho expertos en acumular a potentes jugadores para el centro del campo en los últimos años. Resulta llamativo, porque más allá del buen trabajo defensivo (que ha ido mejorando con el paso de los partidos y con la exhaustiva búsqueda del estilo de juego “propio”) y la calidad en el ataque, es la zona que más éxitos brinda en el Real Madrid en estos tiempos.

Se ha podido contemplar sobre todo en la regularidad que mantuvo el equipo en la Liga ganada por Zinedine Zidane hace dos temporadas o en la presente, donde está compitiendo de igual a igual con el FC Barcelona (43 puntos ambos) en la parte alta de la tabla. El conjunto blanco acumula 17 partidos son conocer la derrota. Sólo ha perdido uno en Liga (ante el Mallorca en Son Moix) y otro en Champions League (ante el París Saint-Germain en el Parque de los Príncipes); el Santiago Bernabéu es un feudo para los rivales. Y eso, en buena parte, también es por culpa capciosa del centro del campo.

Primero fue Luka Modric, el infravalorado croata del que todos se reían por la elevada cantidad de su fichaje (30 M€); ahora parece hasta barato. A base de buen fútbol ha callado bocas y llevado a su equipo hacia la obtención de títulos. Un Balón de Oro también cayó por el camino. Más tarde, gracias a un Mundial espectácular, Toni Kroos (25 M€) apareció por Chamartín. La distribución táctica del alemán ha permitido a la plantilla lograr versatilidad y llegada fácil. Nada sería posible si estos dos jugadores no estuvieran respaldados por Casemiro y Fede Valverde (porque para ofensividad ya tenemos a Isco), siendo éste último el gran “fichaje” blanco de la temporada.

Sí, es cierto, Casemiro ha sido el goleador de la jornada ante el Sevilla marcando un doblete de 9 puro y otorgando la victoria al Real Madrid, pero no olvidemos la temporada extraordinaria que se está marcando el charrúa hasta el momento. Sería faltar al respeto.

La labor de Fede Valverde

Fede Valverde en una de las jugadas de la final ante el Atlético de Madrid / Fuente: Web oficial del Real Madrid

Con Fede Valverde tenemos que retroceder atrás en el tiempo para entender la función que desempeña en este Real Madrid. El uruguayo campaba a sus anchas en el Peñarol, hasta que recibió la llamada de un Real Madrid decidido a hacerse con sus servicios. No lo dudó y aceptó la oferta. Una oferta que le vincularía al Real Madrid Castilla, equipo en el cual, según palabras del propio jugador en una entrevista concedida al club blanco “ha disfrutado cada momento y partido“.

La cesión al Deportivo de la Coruña marcó un antes y un después en su carrera, ya que fue justo donde empezó a convertirse en el jugador que hoy podemos disfrutar en cada partido del Real Madrid. Un futbolista total, podemos decirlo, ¿o es que falla en alguna faceta del juego? Es táctico, sabe tocar el balón con criterio, tiene regate y capacidad de llegada, buen disparo, recupera balones a lo Casemiro y ataca con una velocidad de vertigo. Su momento de forma es de escándalo.

Referente perfecto de la política de fichajes que está llevando a cabo el Real Madrid. Incorporar a la plantilla jóvenes y prometedores jugadores para que crezcan en oportunidades sumando experiencias. De algo nos pueden sonar los Odegaard, los Achraf, los Reguilón… La directiva (y presidencia) está cumpliendo. Ahora mismo, para Zidane, Fede Valverde es insustituible. La razón no es otra que la entrega y el compromiso que el charrúa derrocha sobre el verde. Eso a la afición madridista le apasiona, pero es que resulta tarea imprescindible para los intereses de cualquier equipo en el fútbol moderno de hoy.

Si no tienes en tu plantel un jugador que abarque todas las inmediaciones del terreno de juego y que se comprometa con el trabajo de presión, lograr contar los partidos por victoria supone una tarea árdua y complicada. Hablamos de LaLiga, una de las competiciones más duras de Europa. No lo olvidemos.

La jugada de la que todo el mundo habla; para bien y para mal

Fede Valverde, MVP en la final de la Supercopa de España / Fuente: Web oficial del Real Madrid

Llevaba muchos partidos destacando, pero no fue hasta llegar el PSG a Madrid que decidió explotar de manera definitiva. El partido que realizó Valverde ante los parisinos en el Santiago Bernabéu con toda Europa mirándole fue digno de exposición. Implacable en los cruces y en los balones dividios. Ni Marco Verrati, especialista en las tareas de contención hacia el rival, rascó bola con el uruguayo sirviéndole de segunda sombra. A parte de semejante trabajo defensivo, aportó una barbaridad en ataque.

No quería perderse la noche de Vendetta que reclamaba la afición madridista desde sus butacas (el 3-0 de París no se olvida fácil). La suerte dejo tirados a los jugadores blancos justo cuando Valverde fue sustituido para tomar descanso. El equipo encajó dos goles notando la falta del jugador sensación. A lo mejor es que la suerte es Fede personificada. Hemos llegado a un punto en el que no se le puede sacar del campo. En esas estamos.

Le gustan los grandes escenarios a Valverde. En la final de la Supercopa de España ante el Atlético de Madrid de hace apenas una semana regaló a ojos de los aficionados y de los amantes del fútbol y el deporte en general, otro vendaval de buen juego sobre el césped de Arabia Saudí (el título en juego era español, también hay que decirlo).

Los de Diego Pablo Simeone no daban crédito a lo que veían: el charrúa era imposible de detener y, paralelamente, éste los detenía a ellos en cada jugada. Hablando de jugadas, una le emcumbró. Se iba Álvaro Morata solo a la carrera y justo antes del mano a mano ante Thibaut Courtois, Fede le cazó por detrás asegurándose la expulsión y la presencia de su equipo en los penaltis que más tarde dieron el título a los blancos. Todo el mundo habla de la jugada: Unos mal y otros bien; ¿es antideportiva o se sacrificó por su equipo? Zizou y el Cholo lo tienen claro: “Hizo lo que tenía que hacer. Compromiso. Ah, y en rueda de prensa pidió disculpas públicamente tras haber hablado con Morata. Honradez.

Con miras hacia el futuro

Fede Valverde dejando atrás a Saúl Ñíguez y Héctor Herrera en la final de la Supercopa de España / Fuente: Web oficial del Real Madrid

Una vez analizado el centro del campo presente del Real Madrid con Fede Valverde como gran protagonista, sólo queda hacer un diagnóstico al futuro donde, quién sabe, tal vez la receta provenga de Uruguay.

La dinámica de operatividad blanca en el mercado de fichajes (haciendo alusión tanto al de invierno como al de verano) podría encuadrarse a día de hoy dentro de una de las más destacadas del mundo. Cada vez se escapan en más ocasiones por los altavoces de nuestras pantallas las declaraciones de los jugadores mostrando su interés por jugar en un equipo como el Real Madrid. Con esto como premisa o aval, las negociaciones se brindan mucho más sencillas y placenteras. Es por ello que el Real Madrid está dosificando a semejantes nombres en la actualidad. Fede Valverde es el ejemplo perfecto de aprovechar las oportunidades con trabajo. Cabe preguntarse entonces: ¿cómo será el futuro en la casa blanca?

Es una pregunta que lleva pululando por el ambiente bastantes mañanas, tardes o noches, independientemente del color que tenga el cielo cuando echa a rodar el balón en el Santiago Bernabéu.

En lo personal y más sirviendo de una humilde e indagada opinión crítica, el futuro ha de estar (para variar) en el centro del campo. Ya he destacado anteriormente que es la zona que más éxitos ha brindado al Real Madrid. Sin embargo, toca redundar en el comentario porque, visto el comprometido rendimiento de Fede Valverde (recordar que sólo tiene 21 años) y la gran temporada que se está marcando Martin Odegaard en la Real Sociedad, me veo obligado a apostar por ambos para comandar al Real Madrid del futuro. Un noruego con peligro arriba y un uruguayo al que temen atrás. La dupla perfecta.

Quizá sea yo pero, a día de hoy, se percibe cierto bienestar futuro en Chamartín. Como aquel que hace un examen y, nada más terminar sabe que va a aprobar con nota o, tal vez, como aquel que repite suerte consciente y sabedor de su victoria. Cosas de la confianza imagino. Aunque para tenerla hay que rendir, una faceta que Fede Valverde conoce de sobra.

Soy estudiante de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Extremeño agradecido a Madrid. Navego entre mares de letras. Devoro libros y gasto tinta. Escribir sobre política es una necesidad. Me apasiona el deporte.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Facebook

Advertisement
Advertisement
A %d blogueros les gusta esto: