El Valencia, durante los dos últimos años, ha evolucionado mucho, siendo la mejor plantilla del equipo blanquinegro en la última década.

Y, esto, ha sido posible gracias a la inversión de un magnate de Singapur como es Peter Lim, cuyo trabajo está siendo cuestionado, con mucha asiduidad, en los meses recientes.

El asiático compró los servicios del club valenciano el 24 de octubre de 2014, cuando el Valencia estaba sumido en la ruina, atravesando su crisis más profunda y con una deuda superior a los 300 millones de euros.

Pues, Lim, compró la entidad por una cantidad cercana a los 94 millones, pagando 22 de ellos en el momento de su oficialidad y, los 72 restantes, serían pagados en cuatro años, liquidando 18 millones por cada uno de esos años.

Pero la inversión del singapurense no quedó ahí. Como anteriormente he comentado, el equipo de la ciudad del Turia debía más de 300 millones de euros a la entidad financiera Bankia, estando al borde de la desaparición. Pues Peter Lim asumió la deuda del club de Mestalla, pagándola de forma íntegra.

Desde la llegada del magnate a Valencia, él y su fortuna se han visto muy incrementados. De hecho, Lim ha ascendido más de 100 puestos en el ránking de las personas más ricas del mundo y el empresario de Singapur con más prestigio según la revista Forbes.

Fuente: Juventus

Además, tras la inversión que se realizó en el Valencia, se llegó a un acuerdo para que el club blanquinegro fichase jugadores de un fondo de inversión que Lim comparte con el agente de futbolistas Jorge Mendes, que, entre otros, es el representante de Cristiano Ronaldo, hecho que produce que sea Peter Lim quién posea gran parte de las acciones de los derechos de imagen del astro portugués.

Sin embargo, y, a pesar de todos los beneficios mutuos que han obtenido ambas partes, parece que estamos ante la crónica de una muerte anunciada.

El detonante de la mala relación entre la afición y el máximo accionista fue la destitución de Marcelino del banquillo de Mestalla, sin motivo aparente. Y eso, sumado a la expulsión de parte de la grada de animación, o Curva Nord, ha hecho que la afición valencianista dedique cánticos, pañoladas e incluso manifestaciones en los aledaños de Mestalla en favor de que Lim venda el club.

Ante esto, el magnate singapurense, harto de las constantes críticas a su persona y su gestión ha decidido negociar con diversas fuentes económicas, la venta del Valencia Club de Fútbol.

El empresario asiático ha tasado las acciones del club en 300 millones de euros y, por el momento, parece que hay varias propuestas encima de la mesa, provenientes de Asia o América del Sur. Aunque, todavía no se ha hablado ni de ofertas ni de personas o empresas en concreto. Pero, si de algo se puede tener certeza es que Lim venderá el Valencia al mejor postor, siempre y cuando se superen los 300 millones de euros.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: