Connect with us

Hi, what are you looking for?

Deportes

Los Hernangómez son los Kennedy del Baloncesto

es.nba.com

La familia Henángomez al completo está demostrando su poder dinástico sobre el deporte de la canasta en las últimas décadas.

Si pensamos en una familia española que lleva el Baloncesto en las venas, se nos vienen a la cabeza los hermanos Gasol. Pau y Marc han ganado anillos y han acumulado una cantidad generosa de participaciones en el all-star.

En la misma medida, los hermanos Reyes (Alfonso y Felipe) han hecho lo propio en territorio doméstico. Pero hay otro clan que usa el deporte de la canasta como principal oxígeno. Los afortunados son los hermanos Hernangómez.

Tanto Willy como Juancho han comenzado a jugar en la NBA en Charlotte Hornets y Denver Nuggets respectivamente a muy corta edad, son campeones del mundo y están en pleno crecimiento como jugadores.

Al igual que le ocurrió a Ricky Rubio, les está costando digerir el fracaso tras haber encadenado un gran periplo de oro durante sus años en España.

De este modo, pelean por agarrarse a la competición más prestigiosa o lograr su máxima versión en territorio doméstico como hicieron gente como Nikola Mirotic, Jorge Garbajosa o Juan Carlos Navarro.

Ambas opciones le otorgarían un triunfo en su carrera profesional. Sin embargo, ¿cuáles fueron sus inicios como deportistas en territorio nacional?

Para empezar, Willy Hernángomez mostraba desde las categorías inferiores del Real Madrid sus aptitudes para marcar una época. Sin embargo, el banquillo blanco se encontraba colapsado y Pablo Laso se vio obligado a tomar una decisión seria.

Optó por cederlo y el CB Sevilla (actual Coosur Betis) se aprovechó de la situación allá por el año 2013. Allí deslumbró a Aíto García Reneses y posteriormente a Luis Casimiro. El manchego llegó a otorgarle una media de 21 puntos por temporada y su rol táctico facilitó enormemente el despegue de Porzinguis.

Mientras que el letón marchaba a la NBA, Willy daba el salto en 2015 a un Real Madrid que acababa de ganar la Euroliga. La cantera había adquirido un rol importante, permitiendo el pelotazo de Nikola Mirotic. Nada más lejos de la realidad, Pablo Laso lo usó como mero fondo de armario. Consideró que Reyes, Ayón, Thompkins y Lima otorgaban mayor efectividad en el juego interior.

Por otra parte, su hermano Juancho, ala-pívot, daba lecciones de baloncesto en el WiZink Center, pero como jugador del Movistar Estudiantes. Solamente jugó entre 2014 y 2016, pero dio un rendimiento espectacular, retratando el estilo picaresco y noble del alumnado del Ramiro de Maetzu.

Imagen

@andrea14hg

La nobleza, el talento y la constancia la mostraron en ambos equipos. No es para menos, además de encontrarnos en uno de los deportes que más y mejor cuidan los valores que bañan el fair play, ambos gozan de unos referentes paternos que le han otorgado dicha educación.

Para empezar, el padre, Guillermo Hernángomez, fue un interior respetado en el que siempre luchó contra si mismo a pesar de la falta de profesionalización de dicho deporte durante los años 80 y 90. Perteneció a la generación de Fernando Martín, sin lograr el éxito del astro blanco.

Saboreó la primera división con Estudiantes, pero el resto de la trayectoria la desarrolló en competiciones inferiores. Bosco La Coruña (83-84 y 86-87), Guadalajara (84-85), Cajamadrid (89-90), Azuqueca (90-91) y Bansander (92-93) fueron los equipos que le vieron disfrutar reboteando.

Quién tuvo mejor trayectoria fue su esposa, Margarita Gueuer «Wonny». Actualmente ejercer como profesora de inglés, pero tuvo su pasado como jugadora de baloncesto. Sus 1,85 metros le permitieron convertirse en una de las primeras estrellas del baloncesto español femenino.

Llegó a alcanzar las 158 internacionalidades, permitiéndose el lujo de disputar los JJOO de Barcelona 1992 y lograr una medalla con el combinado nacional en el Europeo de Perugia de 1993. El Real Canoe Natación Club le otorgó de gloria en competición doméstica. Su carácter, concentración y no dar un balón por perdido le alababan y el Xuncas de Lugo le acabó repescando. Finalmente, llegó a su cenit en el Donra Godella, venciendo la Euroliga y el Mundialito.

Toda su intensidad competitiva también se la transmitió a su hija Andrea. La Fairfield Stags women’s basketball es la escuela que le ayuda a impulsar su salto. Tal y cómo confesó su madre en el programa Colgados del aro, fue la hija Hernángomez que se apuntó a la actividad física con mayor precocidad.

Sentía envidia de sus hermanos y comenzó a formarse en el CB Las Rozas. Posteriormente, las categorías cadete y junior las quemó en Estudiantes, institución en la que notó la profesionalización de este deporte. Su gran labor se vio compensada entrando en la  Universidad de Fairfield, en Connecticut.

Sin duda, a día de hoy es una afortunada. Su nulo aburrimiento se debe a la perfecta organización promovida por la educación de la escuela norteamericana para que compagine estudios con alto rendimiento deportivo. ¿Serán capaces los Hernángomez de lograr la leyenda deseada?

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Deportes

Su carrera profesional, su vida personal y su palmarés. Ancelotti vuelve al Real Madrid El pasado miércoles 2 de junio Carlo Ancelotti se convertía,...

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

Conciertos

El dúo Twenty One Pilots publicó tres sencillos con sus respectivos videoclips para anunciar su vuelta. Jumpsuit, Nico And The Niners y Levitate son los...

A %d blogueros les gusta esto: