Baloncesto Deportes NBA

Lesiones más escalofriantes del basket: NBA

En la primera parte de este artículo, recordábamos lesiones escalofriantes de la Liga Endesa. es turno para recordar la NBA. Una liga mucho más arriesgada en todos los sentidos que la española.

En la primera parte de este artículo, recordábamos lesiones escalofriantes de la Liga Endesa. Es turno para recordar la NBA. 

Y sobre todo, mucho más física que la ACB. Jugadores, por lo general, más fuertes, más rápidos, más saltarines, más habilidosos con el balón… Las lesiones son más frecuentes y graves. Y no sólo eso sino que además, arriesgan más.

Gordon Hayward: actualmente jugando en los Celtics. Un jugador al que su lesión le marcó un antes y un después. De ser el mejor jugador de una franquicia tan importante como Utah Jazz, y ser titular en los míticos Boston Celtics, a ser duda por ser en el quinteto titular de la franquicia del duende verde. Pues bien, el debut de Gordon frente a los Cleveland Cavaliers de Lebron James no pudo ser peor.

 Faltaban 6:50 para que se acabara el primer cuarto. Kyrie Irving que también debutaba con Boston, se enfrentó a su ex – equipo. El base recién fichado trató de ponerle un alley-hop a Hayward. Podría ser la primera conexión de una pareja que daba cierto respeto solo de oír los nombres. Kyrie no puso bien ese balón, para que el alero acabara la jugada realizando un mate, sin embargo, lo intentó. Saltó aún así, pero el balón al quedarse corto, dio tiempo a Lebron James, que se había dado cuenta del pase de su ex compañero Kyrie, a hacerse con el balón.

 El problema es que es prácticamente imposible ganar al “King” en el apartado físico. La anticipación de James hizo que chocara de manera no muy fortuita con un Hayward que ya estaba desequilibrado en el aire, por un leve contacto con el ex de Boston, Jae Crowder. La suma de estos dos contactos hizo que Gordon cayera de espaldas, pero cometió un error sin darse cuenta. Al ser los dos choques tan rápidos, el alero no le dio tiempo a reaccionar, y por lo que se puede ver en las imágenes, parece que intentó apoyar la pierna izquierda para intentar caer de pie. No hay peor situación de una caída para intentar poner el pie. Cayó todo su peso encima de su pierna izquierda. Y su pie quedó totalmente ladeado. La reacción de los jugadores presentes en el parqué y en el banquillo, lo decía todo.

Como resultado, Hayward se fracturó la tibia y el tobillo. El apodado como Tony Alcántara por los narradores de Movistar Plus, volvió a jugar dos años después. Pero eso sí, desde entonces, no ha vuelto a ser el mismo Hayward, que el de antes de la lesión.

Vía twitter oficial de Gordon Hayward

Kristaps Porzinguis: ex jugador del Betis, y que actualmente milita en las filas de los Dallas Mavericks. Donde junto con Luka Doncic, está sustituyendo el legado europeo que tenía Nowitzki. Pero antes de formar esta gran dupla con el esloveno, tuvo que pasar un largo periodo de recuperación debido a su escalofriante lesión que sufrió en un partido frente a los Milwaukee Bucks. Habían transcurrido apenas tres minutos de segundo cuarto. El “Unicornio”, recibió un balón por parte de Marcus Morris, marcó los pasos sin botar, e hizo un mate posterizando a una bestia como es Giannis Antekounmpo. Cuando ya estaba todo hecho, el de los Knicks apoyó mal la pierna izquierda con tan mala suerte, que se rompió el ligamento cruzado anterior de esa misma rodilla. Tras 610 días de recuperación, el gigantón europeo se recuperó para formar la letal pareja con Luka Doncic.

Steve Nash: Legendario jugador de los Phoneix Suns. 8 veces elegido para el All Star Game, dos veces MVP, tercer máximo asistente de la historia de la NBA. Un jugador que marcaba la diferencia, y que te aseguraba espectáculo. No es la más escalofriante, pero es imposible no tener en mente la imagen del base sangrando por la nariz. Ocurrió en un partido frente a los Ángeles Lakers en 2010. Eran playoffs. Los angelinos ganaban la eliminatoria por 2-0, y Los Suns iban a conseguir su primera victoria. Apenas faltaban unos segundos, para terminar y los de Phoneix tenían un importante colchón de puntos.

Sacó desde la línea de fondo el conjunto de Steve, este la recibió, pero Derek Fisher se dirigió a la desesperada a intentar robar el balón o a forzar los tiros libres.

Fisher fue a por el balón a una velocidad endiablada, como un poseso. Cuando ya recibió el balón el base de los Suns, giró la cara rápidamente y se topó con la cabeza de Fisher. Ese choque le costó una fractura en la nariz. Quedó totalmente torcida. Sin embargo, aquí viene lo escalofriante, decidió tirar los dos tiros libres adicionales, no sin antes colocarse la nariz el sólo, como si se estuviese sonando los nudillos. A pesar de esto Steve, pudo jugar el Game 4. Y todo hay que decirlo, seguramente se hizo mucho daño, pero no llegó a tirarse al suelo como muchos otros harían.

Las lesiones tan graves que suceden en esta liga contrastan con los floppers que vemos todas las semanas. No nos gusta ver ninguno de los dos, aunque con la segunda a veces nos podamos llegar a reír. Pero forman parte de un espectáculo tan grande y tan bonito de ver como es la NBA.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: