Inicio Primera Iberdrola Athletic Club Femenino Las leonas ponen a rugir al Ramón de Carranza

Las leonas ponen a rugir al Ramón de Carranza

0
@AthleticClub

El Athletic Club de Bilbao hace historia proclamándose campeón en el primer Trofeo Carranza femenino, tras derrotar al Tottenham en los penaltis.

El lunes 12 de agosto de 2019 se hizo historia a las diez de la noche cuando se dio comienzo a la primera semifinal del Trofeo Carranza. Podría parecer una semifinal más de este clásico del verano, si no fuese que es la primera que disputan dos conjuntos femeninos, el CD Tacón y el Athletic Club de Bilbao.

Un Trofeo para la historia

El partido entre otras particularidades estaba arbitrado por colegiados de la segunda división masculina debido a que se estaba usando este encuentro como prueba del VAR de cara a esta nueva temporada de LaLiga Smartbank.

Esta prueba a la postre iba a ser determinante en el partido porque pitaba un penalti sobre Ane Azkona tras un feo pisotón de Daiane cuando la vasca se encontraba en el suelo. La pena máxima la transformaba Maite Oroz para poner el único y definitivo gol en el marcador pese a las tentativas de ambos equipos que se toparon en varias ocasiones con la madera.

@AthleticClub

Con este resultado de 1-0, el Athletic se clasificaba para la final y debía esperar a su rival que saldría del Real Betis vs Tottenham Hotpurs que se disputaría al día siguiente. Este encuentro entre sevillanas y londinenses se decantó del lado inglés gracias, de nuevo, a un penalti que ponía el 2-1 final.

El conjunto bético no se despedía aún de Cádiz, pero si del Trofeo Carranza. Las de las trece franjas jugarían contra el Cádiz en un partido de exhibición justo antes de que se disputase la gran final.

El Cádiz caía en casa por un contundente 10-0 que dejó como curiosidad la imposibilidad de subir el décimo tanto al marcador del Nuevo Estadio Ramón de Carranza porque no está preparado para los dos dígitos en el resultado.

La final de las finales

Una vez finalizado el partido de exhibición llegaba el momento de ponerse serios y ver la Gran Final de la LXV edición del Trofeo Carranza entre el Athletic Club de Bilbao y el Tottenham Hotpurs.

Apenas pasadas las diez de la noche iniciaba un encuentro que pasará a la historia no solo por ser la primera final femenina sino por el nivel mostrado por ambos conjuntos que estuvo a la altura del nombre y respeto que merece este trofeo de verano.

El primer golpe lo daba el Tottenham por mediación de Addisson tras una gran asistencia de Neville cuando no pasábamos ni el cuarto de hora de partido. Pero esto ni mucho menos apagó el partido, ambos conjuntos siguieron peleando con mucho ahínco con una ligera superioridad de las leonas, aunque no muy notable.

@SpursWomen

En los segundos cuarenta y cinco minutos las londinenses salieron a conservar el resultado y tuvieron que sufrir las embestidas de unas leonas espoleadas por todos los asistentes al Ramón de Carranza. Pasado el minuto 75 la emoción era máxima, el Tottenham solo podía defenderse de un continuo ataque bilbaíno donde su línea defensiva se encontraba por delante del centro del campo.

Con todo el equipo atacando el riesgo de un contraataque de las británicas era muy real y pudo costarles caro a las vascas en el minuto 85 cuando el palo frenó, a la salida de un córner, el segundo tanto inglés.

Tras varios parones por cambios y una lesión, el cartelón de la cuarta colegiada indicaba 8 minutos de añadido, ocho minutos para que las leonas pudieran obrar el empate. Finalmente, el trabajo y la constancia dan sus frutos, en el minuto 94 Lucía García aprovechaba un mal rechace de la guardameta para poner el empate y llevar la locura a todo el estadio.

Carranza se había transformado en una auténtica olla a presión que llevaron en volandas a todas las jugadoras hasta una tanta de penaltis que se decidió en la muerte súbita a favor de las bilbaínas. Como imagen anecdótica de dicha tanta fue que, tras fallar el Athletic, el primer penalti de la “muerte súbita”, las inglesas salieron a celebrar la victoria cuando aun debían lanzar su penalti, que acabó estrellándose en el palo.

Con el partido ya ha acabado las leonas dieron una vuelta de honor entre los vítores del público, como hiciesen más tarde las jugadoras inglesas tras recibir la copa de subcampeonas. El Trofeo Carranza durmió en Cádiz, debido a su peso y tamaño, y se espera que entre el viernes y el sábado aterrice en las vitrinas del Athletic Club.

Un final de fiesta inolvidable que puso en liza el fútbol femenino y dio un valor nuevo, diferente y único al Trofeo Carranza que le sitúa de vuelta a la cabeza de los trofeos veraniegos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.