Connect with us

Deportes

Real Valladolid 3-1 Sporting de Gijón: ‘Pucela’ lanza la primera estocada

El club vallisoletano deja encarrilada la eliminatoria tras superar al Sporting de Gijón por 3-1

El club castellano demostró sus ganas de estar en Primera División la campaña que viene tras una primera parte en la que se impusieron claramente a los asturianos.

Primera batalla saldada. Entre los ejércitos del Reino Astur y el de Castilla La Vieja, los últimos demostraron que eso de la plata no va con ellos. Como lanzas respondieron los pucelanos a la primera estocada de los del territorio no conquistado, y pareció que el frío acero de Valladolid fue más efectivo que el del Principado. Fernando Calero, Hervías y la ayuda desafortunada de Jordi Calavera hicieron las tres heridas mortales en los cuerpos rojiblancas. Unas heridas que peor hubieran acabado si no fuera por un último suspiro de Jony en forma de gol en la segunda parte. 3-1 y el todo por el todo en Gijón.

Como un fortín se presentó la capital de la primera Castilla. Los aldeanos vallisoletanos, con toda la ilusión de ver a sus soldados vestir la armadura de oro nuevamente después de cuatro años, llenaron el feudo local con la intención de dar aliento a los suyos. Los asturianos, llegados de las lluviosas tierras del norte de Hispania, desembarcaban en los secos parajes de Castilla. Dos ejércitos de contrarias costumbres frente a frente y el primer combate por el ascenso dio comienzo.

Todos los datos del José Zorrilla

La primera ofensiva, como gesto de cortesía local, fue para los astures. Un cuero con toda la intención del mundo fue a parar a las botas del llegado de Uruguay, Michael Santos. Desafortunado, el remate no llegó tan siquiera a los territorios de Jordi Masip. Después de ese ataque, las fuerzas vallisoletanas se disiparon, y los guerreros del Principado se vieron diezmados por las acometidas locales. Unas acometidas que pronto encontraron el fruto del gol.

Una galopada de Pablo Hervías finalizó con un centro al corazón del área, con la suerte de que en ese punto de la geografía del José Zorrilla estaban las botas de Fernando Calero. El central castellano no falló, y con un remate de primeras perforó la meta de Mariño por primera vez en la noche castellana. 1-0 y locura en las gradas del feudo pucelano. Una alegría para unos, una profunda brecha para otros. Y ahí no acabaría el sufrimiento visitante.

Una falta en la frontal, en el borde de la medialuna que se dice, fue ejecutada por Hervías. El extremo no falló y, con un tiro ajustado, mandó el cuero al fondo de las redes asturianas por segunda vez en la velada. Cuando las cosas no podían ir peor para los pupilos de Rubén Baraja Jordi Calavera, en un intento de despeje a Mata, introdujo el cuero en sus propios dominios. Ahora sí que el combate había llegado a un punto nefasto para los gijonenses. Los cuales pudieron ver por primera vez como eran conquistados en el mismo territorio que ellos habían repoblado años atrás.

Ya entrado el segundo acto, las ofensivas castellanas cesaron su intensidad. El cuero se dividió, y el encuentro sufrió un cambio entre rayas rojiblancas y violetas. Con el balón en el Reino Astur, Mariño no tuvo que lamentar más recogidas de ese prestigioso esférico del fondo de sus redes. Por su parte, los locales perdieron en esfuerzo, relajación tal vez por ese 3-0 que ondeaba en lo alto del José Zorrilla. Demasiado sacrificio, porque de una eliminatoria casi finiquitada de cara al próximo domingo, se pasó a una oportunidad de remontada astur.

Una contra iniciada en las botas de Rubén García llegó a los dominios de Jony ante la mirada fallona de Moyano. El centrocampista no decepcionó y, tras plantarse delante del arquero catalán del Real Valladolid, mandó el cuero a la red por primera y última vez en la noche estrellada de Castilla. El 3-1 abrió un rayo de esperanza entre los guerreros del Principado de cara a la final del próximo domingo en feudo rojiblanco.

Astures y castellanos se verán las caras en el Enrique Castro “Quini” El Molinón en una nueva final por el ascenso a Primera División. La Virgen de Covadonga y el Elogio del Horizonte serán testigos de una nueva reconquista asturiana o, de lo contrario, podrán observar como los hombres de Rubén Baraja caen con honor ante los visitantes de Castilla.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Deportes

A %d blogueros les gusta esto: