Connect with us

CyD Leonesa

Granada 3-3 Cultural y Deportiva Leonesa: No des por muerto al León herido

La Cultural rescata un punto en Los Carmenes tras remontar un 3-1 en el tiempo de descuento

La Cultural dio, en Los Carmenes, la imagen de ese equipo imprevisible y kamikaze que tantas alegrías regaló a su afición la temporada pasada. Un equipo que volvió a demostrar que, yendo por debajo en el marcador, juega mejor de lo que cree.

Bajo el cielo estrellado de Sierra Nevada se pudo ver a esa Cultural que no se rinde. A ese León que, pese a recibir tres tiros en su Rampante cuerpo, se levanta y sigue luchando. Los hombres de De la Barrera mostraron una vez más ese juego temerario y volcado al ataque. Ese mismo juego que dio los tres puntos en los partidos frente a Osasuna y Sevilla Atlético en 2017. Sergio Marcos, Moutinho y la ayuda desinteresada de Saunier se encargaron de que el cazador aprenda a rematar a sus presas antes de cantar victoria.

Los dos conjuntos saltaron al ruedo con las intenciones bien claras. Los locales pretendían, con una victoria, volver a los puestos de play-offs; esos puestos que habían dejado bien atrás en el mes de abril. Los visitantes, seguir sumando. El Empate o la victoria eran suficientes para que los leoneses durmieran una semana más en la zona no tan peligrosa de la tabla. Balón a rodar y el choque comenzaba.

El Granada pareció necesitar más esos tres puntos pues, en el minuto 1, un disparo de Adrián Ramos hizo intervenir por primera vez a Jorge Palatsí. Pero el que la sigue la consigue, y ese fue el cuadro andaluz. Un despeje de puños del meta castellonense cayó en los pies de Pierre Kunde que, con Palatsí adelantado, marcó a placer por encima de toda la zaga culturalista. 1-0 y todo el estadio eufórico por ese gol tan tempranero de los suyos. Pero la Cultural está acostumbrada a eso. Con el gol en contra, los cazurros se vinieron arriba; una reacción muy familiar esta temporada.

La tuvo Moutinho en el ecuador de la primera mitad. Pero la madera decidió que ese tiro no iba a subir al marcador, y repelió el disparo como si de un cañón se tratase. Con el balón en posesión del cuadro llionés, el Granada se limitó a cerrar sus filas y evitar a toda costa la ofensiva visitante. Bastos y Ángel García hacían daño en las bandas. Pero un buen Chico Flores, liderando la defensa granadina, frenaba esas acometidas. Con esa sintonía de menos a más de la Cultural se llegó a los 45 reglamentarios. La segunda parte diría.

El segundo acto comenzó con las tornas cambiadas. A los cinco minutos, un cabezazo de Víctor Díaz a punto estuvo de subir al marcador. Pero el esférico se marchó desviado a saque de puerta. Aunque el segundo llegó de las botas menos esperadas. Un pase en largo de Javi Varas fue peinado por Adrián Ramos para la carrera de Machís. El colombiano tiró libre de marca, pero se topó con un siempre seguro Jorge Palatsí. Mala suerte para unos, buena para otros, el rechace cayó nuevamente en los pies del venezolano que, con el portero en el suelo, solo tuvo que empujarla al fondo de las redes.

Y, como dice el dicho, después de la tormenta llega la calma. Y la calma llegó en forma de gol. Un centro de Ángel García fue a parar a la cabeza de Saunier que, incapaz de frenar, mandó el cuero al fondo de sus propias redes. 2-1 y a soñar. Aunque fue un espejismo más que un sueño. Pues, a los cinco minutos, un nuevo gol de Kunde, esta vez en un remate de córner, volvió a dejar a dos la diferencia en el luminoso. Con esa diferencia se llegó al minuto 85, un tramo que bien amigo es para los de la capital del Reino.

Un derribo de Javi Varas a Iza en el 87 fue castigado con la pena máxima. Y de la alegría se pasó a la desesperación. Yeray González no tuvo su día desde los once metros, y mandó el cuero por encima del larguero. Pero para triunfar hay que sufrir. Y este León moribundo todavía no había exhalado su último aliento. Un gol de Sergio Marcos en el minuto 90, tras una jugada ensayada de Salvador y Señé, dio esperanzas a la Cultural en los minutos de descuento.

Y la esperanza llegó. Con todo el ataque arriba, Yeray mandó un misil en dirección a la meta de Javier Varas. El balón fue rechazado por la defensa granadina. Pero ahí estaba el hombre del partido, Moutinho, que más rápido que nadie recuperó el cuero y, con un “cañonazo” con toda la rabia del mundo, mandó el esférico al fondo de la escuadra andaluza. 3-3 y final del partido. En abril aguas mil. Tiempo de que las flores vuelvan a nacer. Tiempo de que el León vuelva a rugir.

 

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in CyD Leonesa

A %d blogueros les gusta esto: