Connect with us

Albacete

Cádiz 0-1 Albacete: Creer y sufrir

Published

on

El equipo manchego se llevaba los tres puntos del Estadio Ramón de Carranza tras un partido agónico. Unos tres puntos que le permiten quedarse en la división de plata un año más. El Cádiz por su parte, se queda sin el campeonato tras cosechar, con esta, tres derrotas consecutivas. 

El «huracán meteorológico» que estaba teniendo lugar en la «La Tacita de Plata» parecía ser un aviso de lo que vendría después. Ya que dos horas antes de que comenzase la jornada unificada saltaba la noticia de los casos positivos de CoVid en el staff del Fuenlabrada. Finalmente, y no sin polémica posterior, se decidió que se jugase toda la jornada salvo el Deportivo- Fuenlabrada.

El Cádiz salía con un once plagado de no habituales ante un Albacete que se jugaba la permanencia, sabiendo que solo le servía ganar. El partido comenzó con un dominio aplastante de los locales, que pudieron ponerse por delante en el marcador hasta en dos ocasiones. Se notaba nervioso al equipo de Alcaraz, que no conseguía encadenar pases que le llevasen al área rival con peligro.  De hecho en la primera parte el equipo blanco se fue sin realizar ni un solo disparo a puerta.

Ya en la segunda mitad, Lucas Alcaraz quiso dar un giro de tuerca a la situación e introdujo a Fuster para darle más profundidad al equipo. Los minutos pasaban y el gol seguía sin llegar, los nervios se notaban en la cara de los jugadores, las piernas parecían cargadas de osmio. Los resultados de los otros partidos no ayudaban ya que tanto Lugo como Numancia estaban ganando sus partidos. Entonces llegó el ansiado gol que dejaba al Albacete en Segunda División un año más, lástima que Zozulia, en un símil de lo que ha sido su temporada, tocase sin querer el balón, dejando así a Fuster en fuera de juego.

Agonía hasta el final

Los minutos pasaban y el Albacete se volcó completamente. Fue entonces cuando el Cádiz tuvo la sentencia en una contra que sacó milagrosamente Barri bajo los palos. Un guión propio de Hollywood que no podría acabar de otra forma que con un penalti de juvenil en el minuto 90. Centro al área que rebota en la pierna de Budiguer, el cual posterioremente extiende el brazo como si de La Trinidad de Masaccio se tratase. Vicandi Garrido tras unos segundos de intriga y una revisión en el Var decidió pitar penalti.

Cuarenta y dos partidos que se concentran en un tiro desde los once metros, como dijo Lucas Alcaraz en sala de prensa: » en esos momentos era o cara o cruz».  Y salió cara, con suspense como no , ya que estuvo cerca de pararlo el portero local, pero el disparo de Maikel Mesa acabo entrando poniendo así el broche final a una temporada complicada para el equipo manchego.Con el pitido del árbitro se desató la euforia en el banquillo visitante después de toda la tensión acumulada. Una salvación que parecía imposible tras la derrota en Elche pero que finalmente se ha acabado consiguiendo, no sin sufrir, no sin creer.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Facebook

Advertisement
Advertisement
A %d blogueros les gusta esto: