Inicio Deportes OPINIÓN | El cuadro de Monchi, trazo a trazo.

OPINIÓN | El cuadro de Monchi, trazo a trazo.

0

La revolución prometida por el director deportivo en la plantilla hispalense se salda con 18 salidas y 13 caras nuevas. Analizamos, línea por línea, al equipo dirigido por Julen Lopetegui.

El 17 de marzo de este año, dos días después de la debacle de Praga, el consejo liderado por Pepe Castro anunció la vuelta de uno de los máximos responsables de la época más gloriosa de la historia del club, la vuelta de Monchi. Nada más llegar, en sus declaraciones e intenciones ya se vislumbraba que por su cabeza pasaba un nuevo Sevilla, totalmente distinto al que se había visto desde que emprendiese su aventura en Roma.

Pese a que el de San Fernando afirmase que fuese cual fuese el puesto final del Sevilla la pasada campaña la planificación iba a estar enfocada de la misma forma, es innegable que el hecho de jugar liga de Campeones supone una gran ayuda a la hora de traer futbolistas, no solo por lo económico, si no por la atracción del jugador de querer jugar en la competición mas prestigiosa de Europa. Y quizás ese plus es el que le ha faltado a Monchi para rematar el cuadro.

Aunque asegura que termina contento, no esconde que sus aspiraciones al inicio del mercado eran más altas.

Pese a ello, el equipo hispalense ha sido uno de los grandes animadores del mercado europeo desde que este abriese el primer día de julio. Con Julen Lopetegui ya firmado, el baile de movimientos en torno a futbolista no hizo más que empezar.

Los descartes estaban claros desde un primer momento, y así se lo comunicaron. De todos ellos, sólo Nolito ha sido capaz de convencer al técnico vasco para dar marcha atrás a su salida, que parecía clara en los primeros días de mercado.

La operación salida, estancada por momentos, ha sido un freno a la hora de realizar el cuadro, y en la autocrítica final de Monchi es muy probable que se reproche el no haber sacado apenas dinero con los descartes, siendo en su mayoría cesiones. Pero claro, la devaluación de los jugadores, unidos a sus altas fichas y sus largos contratos hacía muy difícil recuperar la inversión que hicieron en su día, ya fuera Arias o Caparros.

De los 25 jugadores que terminaron la pasada campaña, 14 han dejado la entidad sevillista. Ante la imposibilidad de traspasar a los descartes, el club se ha visto obligado a vender a otros jugadores que no lo eran. Con las ventas de Ben Yedder, Sarabia, Promes y Muriel; son 105 millones con los que el club ha podido equilibrar las cuentas. Quizás con el traspaso de alguno de todos los descartes cedidos (Amadou, Corchia, Gnagnon, Arana, Roque Mesa, Rico, Kjaer, Soriano y Aleix), Monchi podría haber rematado la planificación tal y como tenía en la cabeza a principios de este mercado.

De los descartes, solo Muriel ha dejado dinero en las cuentas. El resto, cesiones que permiten aligerar masa salarial.

Dejando a un lado el amargo apartado de las salidas, centrémonos en los fichajes que, en un principio, ilusionan a un sevillismo que sueña con ver a su equipo volver a pelear por títulos y poder estar en puesto de Champions League. Aparte de Dabbur, ya firmado por Caparrós en enero, son doce las veces que el director deportivo ha tenido que ir a recibir a un futbolista al aeropuerto. La lista es la siguiente: Dabbur, Diego Carlos, Jordan, De Jong, Kounde, Ocampos, Reguilón, Fernando, Óliver Torres, Gudelj, Rony Lopes, Chicharito y Bono.

sevillafc.es

Trece caras nuevas, que unidas a las caras conocidas con las que Lopetegui ha decidido contar, hacen un grupo muy competitivo, muy compacto, muy completo, pero puede que falto de chispa en los metros finales. Así queda, línea por línea, el nuevo Sevilla de Julen Lopetegui:

Portería

Puede que esta sea la demarcación donde haya más disparidad de opiniones entre el sevillismo. Un mal negocio de Caparrós con las cláusulas la temporada pasada ha provocado que David Soria, tras un temporadón en Getafe, haga definitivamente las maletas para seguir en la ciudad madrileña por la ridícula cifra de un millón y medio de euros.

Por otro lado, la continuidad de Vaclik era segura. En su temporada pasada se vieron dos caras diferenciadas en la primera y segunda vuelta. Paso de ser un portero que gana puntos a dar inseguridad con sus actuaciones y lesiones. Juan Soriano, al que confío en que más pronto que tarde tendrá sitio en este equipo,  se marcha cedido al Leganés a tratar de coger tablas en primera división.

Y el tema más polémico, el de Sergio Rico. Tras una temporada mediocre en la Premier, volvió al club dónde su relación con la afición es nefasta, y por algo será. La pretemporada tampoco ha ayudado a revertirla, y cuándo todo parecía indicar que sería el segundo portero, una sorprendente oferta del PSG lo ha llevado hasta París con una cesión. Las cosas del fútbol.

En su lugar viene Bono, portero que pese a buenas actuaciones, descendió con el Girona la temporada pasada. Se trató de convencer a Pacheco, pero se pedían más de 20 millones de euros y la falta de “cash” para acometer la operación ha sido evidente. No hay que descartarlo en un futuro cercano, pues es un portero que gusta, y mucho, en la dirección del club.

Conclusión: Todo dependerá del verdadero nivel de Vaclik. Hay dudas, y yo habría optado por traer un portero contrastado para ser titular. No creo que Bono adelante a Vaclik en el puesto para la titularidad. Por lo tanto, la liga será para el checo, la Copa para el marroquí, y en la Europa League habrá que esperar.

Defensa

Gran renovación, y necesaria, la que se ha hecho en la zaga. Aunque, en mi opinión, lo que conceda un equipo atrás depende de como defiendan y se organicen los once, más que de la calidad de los centrales. Aunque eso ayuda, como es obvio. Mercado acabó contrato, con Gnagnon (15 millones de euros costó) no se ha contado en ningún momento, y Kjaer y Arana han salido en los últimos días, ambos al Atalanta.

Llega Diego Carlos, al que pese a tener poco nombre, ha encandilado a la afición sevillista desde primera hora por su porte, su seguridad, su agresividad y su trato de balón. Se ha convertido en un fijo y va a ser muy importante para dar esa estabilidad en la zaga que añora el sevillismo. El otro que llega es Kounde, 20 años, la apuesta de Monchi y al que se le ha podido ver poco. Parte como suplente, pero tendrá muchos minutos para crecer y ser un jugador muy valioso para el presente y futuro del Sevilla.

sevillafc.es
sevillafc.es

Y pese a que muchos lo veían más fuera que dentro, y quieran jubilarlo, el capitán Carriço va a estar otro año más en la plantilla sevillista. Puede que en su mejor momento desde que llegó al club, y aportando ese grado de juventud y esa madera de líder innata que posee. El cuarto central será Sergi Gómez, que pese a las ofertas ha decidido seguir. Y es el menos malo de todos los demás que se han ido.

En los laterales Reguilón y, sorprendentemente tras convencer a Lopetegui, Pozo. Sustituiran a Arana y Aleix, a los que no va a ser difícil mejorarlos. Reguilón ha demostrado en pocos partidos que el Madrid ha errado dejándolo ir esta temporada, y que Escudero va a tener que mejorar una brutalidad para siquiera competirle. Y de Navas, ¿qué vamos a decir que no sepáis?

Conclusión: La mejora es evidente, se mezcla juventud con veteranía y se espera una gran estabilidad en una línea de gran importancia. Hay ilusión, y un gol encajado (en la única ocasión que se ha recibido) en tres partido, lo avalan.

Centrocampistas

La mejor línea del equipo, con diferencia. El cambio entre los futbolistas que se han ido y han llegado es, en teoría, abismal. Amadou, 15 millones costó, se ha ido cedido al Norwich. Y Roque Mesa, que ya ha largado del club, cedido también al Leganés. Equipos, con todos los respetos, de su nivel. Lo raro es que se pagase lo que se pagó por los dos, y cobrase lo que cobraban.

Pese a que empieza a tener más “haters” que otra cosa, el objetivo era rodear bien a Ever para que pudiese demostrar su verdadero nivel. Y  la realidad es que Banega a un nivel alto es el mejor jugador de la plantilla, y uno de los organizadores más tops de Europa. Si bien es que los años pasan para todo el mundo, y hay muchas papeletas de que esta sea su última campaña en el conjunto nervionense. Algo parecido pasa con el Mudo, pero la casualidad de que todos los entrenadores lo quieren. Más que le pese a muchos, va a contar con una gran cantidad de minutos.

sevillafc.es
sevillafc.es

Fernando, al que muchos no querían porque “está viejo”, se ha asentado como el pivote de contención, control y buen toque que buscaba el técnico y la dirección deportiva. Su recambio es otra cara nueva, Gudelj, jugador menos experimentado pero que ya ha demostrado que puede aportar otras muchas cosas. Pero para mí, el gran acierto ha sido la incorporación de Joan Jordan. Debilidad personal en su temporada pasada en Eibar, ya tiene ganado al sevillismo por su calidad, su entrega, su despliege, su golpeo y su llegada.

También se firmó a Oliver, del que Lopetegui tenía muchas referencias en su etapa en Oporto. Es muy pronto, pero su poco ritmo y su irregularidad le pueden jugar a la contra en un equipo tan agresivo y compacto como el que se pretende. Aún así, su calidad y su técnica es innegable, y tendrá muchos minutos para demostrar, como así creo, que es un gran futbolista para este equipo.

Conclusión: Si está es la mejor línea es por la multitud de alternativas que ofrece los jugadores que la componen. Y ya se ha visto en los pocos partidos que se han jugado. Si hay que cerrar, se juntan a Fernando y Gudelj; si se tienen que encontrar espacios por dentro, lo hacen Banega y el Mudo. Nos puede gustar más x o y, pero lo que demande el partido, los estados de forma y la idea del entrenador decidirán quien tiene que estar sobre el verde.

Delantera

La posición dónde más duda la afición sevillista. Y es lógico, porque se han ido los dos mejores futbolistas de los últimos años en apenas un mes. El primero en abandonar fue Sarabia, con una oferta irrechazable para él por parte del PSG, y por una cantidad irrisoria de 20 millones. Y para sanear cuentas ante la inversión que se estaba realizando, se tuvo que marchar Ben Yedder, rumbo a Mónaco. Es sorprendente el poco mercado que tiene este jugador, metiendo los goles que mete año tras año.

sevillafc.es
sevillafc.es

En los extremos, la aparición de Ocampos ilusiona. Un jugador de los que gusta aquí, sacrificado, agresivo y con presencia. Además atesora pegada, aunque esté por demostrar. Por el contrario está Rony, que cogió el camino inverso al de Wissam, y al que le está costando entrar. Tiene la maldita losa (por los antecedentes) de ser de los jugadores más costosos (23 millones de euros) de la historia de la entidad. El portugués hizo un temporadón hace un par de años, pero esta última temporada bajó considerablemente su nivel, como hizo el club monegasco.

En punta, De Jong es el titular de Lopetegui. Un jugador muy contrastado, que viene de hacer 32 goles entre la Erevisidie (de la que fue campeón) y la Champions, pero que ya se le cuestiona porque no es rápido (mide 1´90), no se va de cuatro y no las pone en la escuadra. En cambio, Dabbur, con el que, de momento, no cuenta el técnico vasco, es idolatrado por la afición porque hizo muchos goles en Austria. Que es un goleador es innegable, y va a tener su oportunidad para demostrarlo, pero el entrenador solo puede convocar a 18, y este piensa que hay 18 en mejor forma que él. Es muy fácil de entender.

Para apuntalar la delantera el último en llegar ha sido Chicharito. El mexicano viene para aportar su experiencia y sus goles. Su estancia en Londres ha sido algo discreta, pese a ser querido por la afición “hammers”. Anteriormente, en la Bundesliga, hizo muchos goles con la camiseta del Leverkusen, además de ser el máximo goleador de la historia de la selección mexicana.

Conclusión: Por mucho que opinemos, en el fútbol las leyes están escritas. Si el equipo hace goles, nadie mirará quien es el que las mete para dentro. Si no los hace, se pedirán responsabilidades a los delanteros, que para ello son los encargados de hacerlos. Empatar con Wissam o con Sarabia va a ser alto complicado, pero al menos le vamos a pedir no echarlos mucho de menos.

sevillafc.es
sevillafc.es

En resumen, la planificación se ha saldado con un cuadro muy bonito, y equilibrado. Dos jugadores por puestos, muchísima competencia, muchísimas variantes, y una base para asentar un nuevo ciclo que se inicia con el objetivo de volver a jugar la máxima competición continental.

Monchi ha sido autocrítico, y se ha reprochado no poder apuntalar como le gustaría la plantilla, pero con el gasto de 120 millones que ha asumido el club, es muy difícil afrontar esos fichajes que finalmente se han quedado en el tintero. Por supuesto que se ha intentado, y que a él es el primero al que le hubiese encantado firmar a jugadores como Pacheco, Berjwing o Mariano, pero si no entra dinero a las arcas del club, poco se puede hacer.

El juego ha comenzado, la materia prima está a disposición del técnico, los objetivos están claros, y como siempre, el fútbol dictará sentencia. Y las notas, en Mayo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.