Connect with us

Hi, what are you looking for?

Fútbol Masculino

La caída del imperio Lopetegui

Un Sevilla de autor muta de temible a vulnerable condicionado por una pérdida de personalidad, nivel y seriedad. Lopetegui, con una responsabilidad limitada de la situación, tendrá que ser destituido en búsqueda de un cambio de dinámica que no puede esperar

Hace mucho tiempo que en el Sevilla F.C no se realiza cualquier cosa que tenga el más mínimo de los sentidos. No volveré a repetir la evidente pérdida de papeles de los altos cargos de este club. Ni siquiera le repetiré a Monchi la pésima planificación deportiva que ha realizado en este mercado, pese a que nos quiera explicar con una pizarra que no ha sido así. Con nada más que poder hacer en ese sentido, y con un punto de doce posibles en el peor arranque de la historia del Sevilla, es evidente que en el terreno de juego, lugar dónde se juega a la pelota, este equipo es una sombra y un cadáver de lo que durante muchísimos meses ha sido. Y su director, Julen Lopetegui, es el responsable de lo que sucede ahí.

El técnico vasco consiguió impregnar al equipo de un sello muy marcado, de una personalidad fuerte. Y lo hizo construyendo al equipo desde una seguridad, fiabilidad y firmeza defensiva. Un equipo que no se descomponía, un equipo que pese a las malas rachas de todas las temporadas, resurgía siendo fiel al estilo, confiando en lo diseñado por el entrenador y dando muestras de esa identidad que siempre era visible.

Ahora bien, desde el tramo final de la pasada temporada y acrecentándose en el paupérrimo inicio de la presente, es innegable que el Sevilla de Julen Lopetegui ha muerto. Y lo digo desde la máxima admiración y respeto del que es, bajo mi punto de vista, el mejor entrenador de la historia del Sevilla. E insisto, no es el único responsable de esto, de hecho si hubiera que poner una tabla, estaría abajo de la misma. Tabla que encabezaría la absurda e incomprensible reestructuración de la plantilla bajo la dirección deportiva.

Desconexión Monchi-Lopetegui-jugadores

A Lopetegui le han desecho ese triángulo defensivo, que Monchi engendró y el el mismo crio, formado por Kounde, Diego Carlos y Fernando, y en el cambio de cromos evidentemente iba a salir perdiendo, lo que no era esperable es que le desdibujaran al equipo de tal manera que esa conexión e identidad Monchi-Lopetegui-equipo esté en este punto. Ni Lopetegui sabe que hacer con los cromos que le han dado, ni tampoco parece que los jugadores sepan que es lo que busca Julen. Y hablo de la fortaleza defensiva, que también entra en la famosa ecuación del «jugar bien». Porque lo que un gran sector de la afición pedía la pasada temporada, el entrenador lo está consiguiendo: el ataque es más vertical, menos previsible y más dinámico. Que lleguen a portería rival y no sean capaces de hacer gol no es culpa del míster.

Pero es que el equipo se ha convertido en un caramelo para los rivales. El Osasuna metió dos goles, el Valladolid otro, en Almería se encajaron dos y el Barça hizo tres, cuándo pudieron ser nueve. Este equipo no es el de Lopetegui, no es reconocible, no es el que costaba sangre, sudor y lágrimas hacerle un gol. Se lo han cargado, entre unos y otros, pero el responsable de lo que sucede en los 90 minutos de juego es el entrenador. Lo que antes era una roca inexpugnable, ahora es un cristal. Un cristal que se presenta bonito, que parece impoluto y vistoso, pero que al más mínimo rasguño se parte en mil pedazos y es incapaz de reconstruirse.

En el debe de Lopetegui también se vislumbra un desquiciamiento total. Un sinsentido en la toma de decisiones, que sin ánimo de dar ninguna lección, no se pueden entender de ninguna de las maneras. Y es que en la búsqueda de encontrar el equilibrio y su sello, sus decisiones no concuerdan con lo que se ve reflejado en el césped. No se entiende, por ejemplo, que se busca con Óliver Torres. El centrocampista que mejor ha rendido en toda la pretemporada, al que se la buscado salida, empieza sin minutos en Pamplona, vuelve a la titularidad (con un gran rendimiento) en las dos siguientes jornadas y hoy, tras no disputar ningún minuto contra el Barça, se conoce que ha sido excluido de la lista Champions. ¿Qué sentido tiene todo esto?

Desquiciamiento colectivo

Gudelj, al que no ha sido capaz Monchi de darle salida en verano, un día está en la grada, otro sale de inicio, a veces juega de pivote, otras de central, ¿cuál es el papel de Gudelj? No es culpa del futbolista, es simplemente que no le da el nivel. Pero Julen lo incluye en el XI en Pamplona, lo deja en casa dos semanas seguidas, y ayer juega de pivote contra el Barça. La explicación táctica seguro que existe, y estará todo más que estudiado por el cuerpo técnico pero, ¿cuál es el problema de que José Ángel Carmona juegue y Fernando no tenga que salir de su sitio? El chaval, que hizo un segundo tiempo espectacular, no dejó en evidencia a Gudelj, si no al propio Lopetegui.

Rafa Mir, que estaba rindiendo a muy buen nivel en las primeras jornadas, no es que lo deje fuera del XI contra el Barça, es que empieza a calentar en el minuto 30 y juega la friolera de 0 minutos. Por detrás de Dolberg, con un entrenamiento, y que horas antes había dicho el mismo entrenador que no estaba para jugar. No se entiende, por más vueltas que uno le de.

El fútbol son ciclos, y el de Lopetegui se está agotando. Quizás la desmesurada presión desde la grada, exigiéndole más que los resultados conseguidos hasta la presente campaña, le ha hecho perder el control de una plantilla que irradia el mismo nerviosismo que desprende él mismo desde la banda. Ojalá pueda reconducir la situación y dejar este artículo en papel mojado, pero la crisis esta temporada llega demasiado pronto, y el punto de doce posibles es demasiada losa para una entidad de este calibre. Había mucha gente esperándolo, y el vaso ha rebosado, un vaso en el que han vertido muchísima agua otros actores ajenos al propio Julen. Pero ni siquiera él ha podido evitarlo.

No vamos a inventar el fútbol ahora. La dinámica hay que cambiarla con urgencia, y el cambio de entrenador es un aliciente para ello. No sabemos si la Champions dictará sentencia, o si se esperará a que las aguas amainen un poco. Sea como sea, el fin del imperio de Julen Lopetegui y sus soldados se aproxima.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Cádiz CF

El Cádiz CF ha anunciado la incorporación del atacante Milutin Osmajic y Santiago Arzamendia, mientras que ayer se despidió de Caye Quintana que no...

Deportes

Su carrera profesional, su vida personal y su palmarés. Ancelotti vuelve al Real Madrid El pasado miércoles 2 de junio Carlo Ancelotti se convertía,...

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

A %d blogueros les gusta esto: