Inicio Actualidad Opinión | Convertir lo extraordinario en rutina

Opinión | Convertir lo extraordinario en rutina

0
Messi levantando el título de Liga | Fuente: @FCBarcelona_es

Pasaron varios días desde que el FC Barcelona ganase, de manera oficial, LaLiga Santander. Y en realidad, no somos conscientes de lo ocurrido

El pasado sábado, 27 de marzo, el FC Barcelona se proclamó campeón de LaLiga Santander 2018/19. Su segunda temporada consecutiva alzando el trofeo nacional más relevante, y en esta ocasión, con Messi enseñando el título a todos sus feligreses allí concentrados.

A falta de tres jornadas el equipo dirigido por Ernesto Valverde conseguía el título de Liga, quedándose a tan solo tres partidos de conseguir el ‘triplete’, o solo ganar LaLiga. Mañana el equipo culé tendrá que hacer frente a una de esa tres finales, la ida de las semifinales de la Champions League, que le separan de una hazaña producida por un selecto grupo de clubes. Entre los que se encuentra el flagrante FC Barcelona de Pep Guardiola (sextete) y, también, el de Luis Enrique.

Sin embargo, no vengo a hablar sobre la magia y atractivo de la Champions League, o de la Copa del Rey y ese relación tan íntima que mantiene con el equipo catalán. No. Creo que no somos conscientes de lo que está sucediendo en “la mejor liga del mundo”. Es necesario rescatar un dato, que el mismo Fc Barcelona manifestó en su celebración del título a través de sus camisetas. 8 de las últimas 11 ligas han ido a parar al mismo destino, con billete en primera clase a las vitrinas del club azulgrana.

Una hazaña que, sin dudas, tendrá, o al menos debería tener, un cierto reconocimiento y estatus. Una rutina dignamente recordada, como la longeva supremacía que ejerce la Juventus en la Serie A, o esas tres Champions consecutivas del club blanco. En el transcurso de la historia contemporánea de nuestra competición, y más en tiempos modernos, la jerarquía en la consecución de este título se disputaba entre los dos equipos más grandes de nuestro país, y casi del mundo: Real Madrid y Fc Barcelona.

Pero, en estos momentos, estamos presenciando una épica y entrañable modificación en el transcurso natural de la competición. El equipo que encabeza Lionel Andrés Messi conserva una línea imparable -y ambiciosa- en la competición local. Una supremacía que ha acabado convirtiendo en rutinario su triunfo. Un excepcional trabajo y constancia que han provocado en el aficionado eliminar cualquier atisbo de sorpresa en sus rostros cuando sale este equipo campeón.

Los años pasan por una plantilla que se moderniza, se cambia y se adapta a los diferentes directores de orquesta que se sientan en los banquillos. LaLiga, la competición de la regularidad, el campeonato que no engaña, el que en realidad refleja quién es el mejor. Sin la mística y sorpresa de la Champions, sin ese estatus de campeón de Europa, pero no hay que ser exagerado al decir que cualquiera no gana LaLiga. Aunque, es inviable decir que esta competición es mejor o peor, simplemente me acogeré al pensamiento de Pep sobre las competiciones ligueras.

Su compromiso e indomable jerarquía en LaLiga han llevado a pensar que es normal, natural, sin pararnos a pensar lo que supone. “Lo que hacemos en la vida tiene su eco en la eternidad”, una maravillosa cita promulgada por Russell Crowe interpretando a Máximo Décimo Meridio en Gladiator. Posiblemente, lo que estos futbolistas será recordado para siempre y, posiblemente, en un futuro tendrá el reconocimiento que -hoy- no estamos siendo capaces de darle.

Cuando lo extraordinario se convierte en rutinario somos más felices y más reacios a la sorpresa. Aunque, no me cabe la menor duda que esta prolongada superioridad recibirá su verdadero crédito a medida que pasen los años. Quizás, cuando entremos en un periodo en el que ningún equipo controle a la bestia como lo hace el FC Barcelona. Quizás, y solo quizás, ahí seamos conscientes del histórico acontecimiento al que estamos presenciando, y quien sabe si aún continuará.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.