Connect with us

Hi, what are you looking for?

Atlético de Madrid

O. Marsella 0-3 Atlético de Madrid: El ‘Atleti’ conquista Lyon

Fuente: Atlético de Madrid

El Atlético de Madrid vuelve a ganar un título en Europa. El equipo de Diego Pablo Simeone se alzó con el título en un partido menos sufrido de lo esperado.

Es cierto que la temporada empezó mal, con el cambio de estadio, de escudo, y sin poder fichar por la sanción. Es cierto que todo se desmoronó con la eliminación en fase de grupos de la Champions League; también que la venta descontrolada de jugadores en el mercado de enero iba a terminar cargando de minutos a una plantilla ya de por sí demasiado corta. Además, y respecto a la final, tanto el tener un día menos de descanso para preparar el partido (gracias, Tebas) como ocupar apenas una cuarta parte del estadio suponían mayores hándicaps para el conjunto madrileño.

Sin embargo, el Atleti es un equipo mucho mejor que el Olympique, con mucha más experiencia en este tipo de partidos, y esto se demostró en el campo.

Los jugadores colchoneros empezaron algo fríos, tanteando a un Marsella que parecía tener prisa. Aguantaron un par de embestidas, para poco a poco ir ganando espacio. A los veinte minutos, el error defensivo llegó, y en estos casos el Atleti no suele perdonar. Gabi consiguió recuperar un balón comprometido de Mandanda a Anguissa para dejar sólo a un Antoine Griezmann que no falló.

Fuente: Atlético de Madrid

Con este tanto, el Olympique se rompió. La moral del conjunto francés cayó por los suelos y el Atleti olió la sangre. Las más de diez mil gargantas colchoneras presentes en el estadio se hicieron oír entre la lluvia y el humo de las bengalas.

Los visitantes siguieron apretando, liderados por Gabi y Koke, que repartían y recuperaban balones sin descanso. En defensa, tanto Giménez como un imperial Godín se encargaron de sacar todos los balones que llegaban al área de Jan Oblak. El esloveno, cuya presencia fue prácticamente testimonial, apenas tuvo que hacer dos paradas relativamente sencillas para él.

Llegó el descanso, lo que supuso un respiro para el Marsella, tanto por el asedio que estaban empezando a sufrir como por la pérdida de su estrella, Payet. El francés venía tocado pero había querido jugar, y se retiró del campo entre lágrimas, animado por jugadores tanto de su equipo como del Atlético.

En la segunda parte, el Atleti salió a finiquitar al rival. Ni tres minutos hicieron falta para que Antoine Griezmann golpeara de nuevo, picando elegantemente el balón sobre un vencido Mandanda. El segundo gol rompió definitivamente el partido, dejando al Atlético totalmente eufórico tanto en la grada como en el césped, y al Olympique descolocado y desmotivado. Sin embargo, el Atleti lejos de refugiarse atrás, siguió mordiendo.

El partido llegó a los minutos finales con monopolio atlético, pero dio tiempo a que el Olympique asustara a los colchoneros. Un centro lateral, la única aproximación clara al área en toda la segunda parte, terminó con un remate de cabeza de Mitroglou que golpeó en el poste derecho de la portería de Oblak.

Y mientras llegaban los minutos finales, y la afición se preparaba para la celebración total, Gabi marcó el tercer gol tras otra asistencia de un Koke omnipresente. El Capítan, que inexplicablemente no ha ido convocado con la Roja en toda su carrera, celebró de la mejor manera este nuevo título tras las dos últimas finales, extremadamente duras para él y los suyos.

Fuente: Atlético de Madrid

Sin embargo, lo mejor llegaría después del gol. Antoine Griezmann iba a ser sustituido por Fernando Torres, quien se preparaba para disputar sus últimos minutos con el equipo de su vida en Europa, en una final. Entró en el campo, consciente de que iba a vivir algo que llevaba deseando desde que era un niño, desde que debutó junto a sus ídolos a los 17 años.

Kuipers pitó el final del partido, y el Atleti ganó la Europa League por tercera vez en su historia. Gabi compartió los honores de alzar el trofeo con Fernando Torres, visiblemente emocionado.

Este título tiene que servir como mucho más que un simple trofeo. Es un símbolo. Es el símbolo de que por muy complicadas que se puedan poner las cosas, por muchas finales que se pierdan, el Atleti no va a rendirse. Jugadores como Godín, Koke, Giménez, Filipe Luis o Saúl, que han vivido las dos finales, necesitaban una noche como esta, disfrutando de la victoria. Sin embargo, y aunque no haya participado mucho en el partido, este título es para Fernando Torres. Es historia del club, un auténtico emblema. Su marcha duele a todos los atléticos, y se merecía poder ganar un título con el club de su vida. Ojalá el domingo se le de una despedida a la altura y volvamos a verle por el Metropolitano.

Fuente: Atlético de Madrid

Queda un partido en el Metropolitano, que además de despedir a Torres debe sellar la segunda posición en la Liga. Después, la Supercopa de Europa ante el vencedor del Real MadridLiverpool, y más lejos, prácticamente inexistente para la filosofía cholista del partido a partido, la final de Champions de 2019 que se disputará en el Metropolitano. Ojalá los atléticos puedan terminar de quitarse la espina; hoy se ha dado el primer paso.

 

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Cádiz CF

El Cádiz CF ha anunciado la incorporación del atacante Milutin Osmajic y Santiago Arzamendia, mientras que ayer se despidió de Caye Quintana que no...

Deportes

Su carrera profesional, su vida personal y su palmarés. Ancelotti vuelve al Real Madrid El pasado miércoles 2 de junio Carlo Ancelotti se convertía,...

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

A %d blogueros les gusta esto: