Inicio Liga Santander Atlético de Madrid Diego Pablo Simeone: ocho años de puro sentimiento

Diego Pablo Simeone: ocho años de puro sentimiento

0
Diego Pablo Simeone celebrando LaLiga (Foto: Atlético de Madrid)

El técnico argentino cumple ocho años en el Atlético de Madrid desde que llegara aquel 23 de diciembre de 2011 a un club en decadencia psicológica y futbolísticamente. Desde ese día, los colchoneros han vivido grandes e importantes momentos.

Por todos los colchoneros es sabido que hay días marcados en el calendario con sabor rojiblanco. El 26 de abril, el 27 de junio, el 17 de mayo… Pero si hay un día que sin previo aviso marcó un antes y un después en la historia del Atlético de Madrid fue el 23 de diciembre de 2011. Aquel día se produjo el anuncio oficial de la vuelta de Diego Pablo Simeone a la entidad rojiblanca, esta vez como entrenador del primer equipo.

Simeone dando instrucciones a sus jugadores (Foto: Atlético de Madrid)

Ilusión… y algunas dudas

Tras un arranque de campaña del Atlético de Madrid sumergido en malos resultados llegó la destitución de Gregorio Manzano, hasta entonces su entrenador. La gota que colmó el vaso llevaba el nombre del Albacete. Los dieciseisavos de la Copa del Rey se convirtieron en el origen de la “Era Simeone”. El equipo rojiblanco cayó derrotado por los castellanomanchegos. Además, se situaba décimo en la clasificación liguera, con tan solo 19 puntos de 48 posibles.

La llegada de Simeone, que por aquel entonces acababa de rescindir su contrato con el Racing Club de Avellanada, supuso entusiasmo y motivación por los cuatro costados. La principal razón se encontraba en el pasado rojiblanco del técnico argentino. Se le recordaba como uno de los grandes jugadores que pasaron por el club, que con gran coraje y corazón triunfó con las rayas rojiblancas. Pero parte de la afición y principalmente el mundo del fútbol también tenía sitio para las dudas.

Simeone durante su primer partido como entrenador del Atlético de Madrid (Foto: Atlético de Madrid)

En sus inicios como entrenador en Argentina tuvo muchas luces, pero también sombras. No llegó a los resultados previstos en varias ocasiones. Del River Plate o San Lorenzo se vio obligado a abandonar su puesto por el mal rendimiento. En Italia, en su etapa en el Catania, consiguió salvar al club del descenso. Pero lo que preocupaba realmente a los aficionados y expertos era su posible papel al frente de un gran equipo en crisis como era el Atlético de Madrid.

Éxitos y felicidad

Nadie esperaba que Simeone trajese por delante unos años de éxito rotundo e inmediato. Pero sucedió. Su debut en el banquillo rojiblanco se produjo en la visita al Málaga. Fueron 90 minutos en los que el marcador permaneció con el empate inicial, pero el equipo ya mostraba otra actitud. Y desde aquel día hasta hoy, el Atlético de Madrid tiene siete títulos más en sus vitrinas y un sinfín de experiencias y emociones vividas por sus aficionados.

Simeone celebrando el pase a la final de la Europa League 2018 (Foto: Atlético de Madrid)
Ocho años, siete títulos

El primer título llegó el 9 de mayo de 2012 con una final de Europa League frente al Athletic y un gran nivel del equipo madrileño. Falcao, por partida doble, y Diego Ribas fueron los encargados de abrir la etapa más exitosa de la historia del Atlético de Madrid con este gran triunfo. Como consecuencia, el 31 de agosto disputó la Supercopa de Europa, en la que derrotaría al Chelsea con una gran goleada para sorpresa de muchos. Otra vez fue Falcao el protagonista, que hizo un hat-trick. Miranda también empezó a forjar su papel de leyenda haciendo el cuarto, en un encuentro que más tarde cerraría Cahill para maquillar el resultado.

El técnico argentino celebrando su primera Europa League como entrenador colchonero (Foto: Atlético de Madrid)

El siguiente título de la “era Simeone” fue muy especial. Frente al Real Madrid y en el Santiago Bernabéu. Para rememorar tiempos pasados. Miranda completó su papel de héroe ese 17 de mayo de 2013 para acabar con una racha interminable de derrotas contra el eterno rival y hacerse con la Copa del Rey 17 años después. Y justo un año más tarde llegó la disputada y sorprendente Liga. De nuevo, otro defensa fue el salvador. Esta vez Diego Godín marcó posiblemente el gol más importante de la historia del Atlético de Madrid. Frente al otro gran rival, el FC Barcelona, en su casa y tras una temporada de infarto.

Los jugadores del Atlético de Madrid manteando a Simeone tras la consecución de LaLiga 2013-2014 (Foto: Atlético de Madrid)

Simeone vivió otro exitoso episodio frente al Real Madrid. La Supercopa de España de 2014. Mario Mandzukic metió un solitario gol en el Calderón que deshizo las tablas por 1-1 conseguidas en el Bernabéu. Otro título más para las vitrinas, pero no el último.

Después de cuatro años de sequía, el 16 de mayo de 2018 el Atlético de Madrid volvió a levantar una Europa League que quizá sabía a poco por el fracaso en la Champions. Aún así, una nueva final ganada, esta vez frente al Olympique de Marsella con otra goleada que culminó Gabi Fernández en el que, sin saberlo, se convirtió en su último partido oficial con la camiseta rojiblanca.

Y, por último, la Supercopa de Europa ganada al Real Madrid en 2018. El 15 de agosto se convirtió en un gran día de los derbis madrileños para el Atlético de Madrid. Tras un empate a dos en el tiempo reglamentario, los canteranos Saúl y Koke sentenciaron uno de los mejores partidos de la etapa de Simeone.

El equipo al completo del Atlético de Madrid celebrando la Supercopa de Europa 2018 (Foto: Atlético de Madrid)

Las espinitas duraderas

Aunque los ocho años hayan estado plagados de éxitos, Simeone y toda la familia rojiblanca han vivido negativos episodios difíciles de olvidar. El Atlético de Madrid rozó la gloria, pero se quedó a un paso de ella. Y lo más duro de todo es que el encargado de que sucediese así fue el Real Madrid.

Con el recuerdo de la Copa del Rey ganada en el Bernabéu, los rojiblancos llegaron a la final de la Champions de 2014 en Lisboa dispuestos a derrotar al eterno rival. A punto estuvieron de lograrlo, pero el desastroso córner en el último minuto lo impidió. Primera gran espina clavada.

Simeone dando órdenes a Koke durante la final de la Champions 2014 (Foto: Atlético de Madrid)

Dos años después se produjo el segundo varapalo. Para muchos más cruel, para otros no. Lo que si está claro es que dos derrotas en finales de la máxima competición europea con el gran rival suponen una difícil recuperación. Esta vez por una fatídica tanda de penaltis. Otra vez se rozó la gloria, pero no pudo ser.

Son dos espinitas clavadas que en alguna que otra ocasión el propio técnico se refirió a ellas públicamente mostrando sus sentimientos. Además, la segunda causó terror en la afición puesto que en la rueda de prensa posterior Simeone hizo unas declaraciones un tanto desconcertantes a cerca de su futuro próximo.

Cholismo: una religión consolidada

El Cholo llegó a un Atleti prácticamente hundido y le inyectó una gran dosis de cholismo que llega hasta nuestros días. El cholismo es una filosofía de vida que se ha convertido en religión para los seguidores del Atlético de Madrid.

Esa filosofía se resume en trabajo, trabajo y más trabajo, acompañado de pasión, sentimiento, esfuerzo, cabeza, coraje y corazón. Aglutina los valores que han caracterizado año tras año al Atlético de Madrid desde 1903. Se puede resumir perfectamente en algunas de las frases y expresiones del propio Simeone como partido a partido, el esfuerzo no se negocia o juego cada partido como si fuera el último.

Diego Pablo Simeone llegando al Metropolitano (Foto: Atlético de Madrid)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.