Inicio Deportes Hasta siempre Quini

Hasta siempre Quini

0
fuente: real sporting de gijon

Enrique de Castro Quini falleció anoche en el hospital de cabueñes a causa de un infarto

El brujo (así lo llamaban) estaba paseando ayer por la tarde en los alrededores de su casa cuando sufrió un fallo cardiaco; primero lo intento reanimar la policía primero y luego en el hospital los médicos, hasta que al principio de la noche del 27 de febrero, la máxima leyenda del fútbol asturiano y una de las leyendas del fútbol español dijera adiós a la vida.

¿Cómo despedirle? Absolutamente Nadie lo sabe. Todo el Sporting (su equipo del alma), todo el mundo del futbol e incluso el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, han tratado de  darle su último adiós pero nadie ha conseguido buscar la manera idónea. David Villa le pide perdón por no cumplir la promesa que le hizo un día: ser mejor delantero que él. El Sporting ha puesto toda su pagina web en colores grises para mostrar su luto. Santi Cazorla, uno de los jugadores más famosos que salió del eterno rival diciendo que fue un placer enorme haberle conocido. También personalidades reconocidas a nivel nacional como Iker Casillas o Andrés Iniesta. Resulta en el fútbol de hoy en día casi imposible caer bien a todos, pues él lo consiguió y siempre defendiendo sus colores, el rogiblanco.

A Quini le caracterizaban cosas que a cualquier otro ser humano les resultaría casi imposibles de hacer; como encontrarte a la persona que te secuestró, darle tu número de teléfono y decirle: “llámame cuando quieras”. Como estas miles, pero lo que más destacaba de él era todo lo que ayudaba a los jugadores, tanto a los suyos como a los rivales y siempre siempre, con una sonrisa.

Máximo goleador de la historia del Sporting, con 7 pichichis (5 en primera y 2 en segunda), 441 partidos y 227 goles. Quini inició su trayectoria en segunda división con el Sporting, subió al equipo a primera con la llamada “generación de oro” del conjunto asturiano llegando a  jugar la copa de la UEFA y siendo subcampeones de liga. A principios de los 80, llegó una oferta poderosa del F.C. Barcelona que hizo que se marchara a la ciudad condal acompañando al gran Johan Cruyff en el ataque culé. Aunque el brujo no quería irse, por la gran oferta económica tuvo que dar su brazo a torcer. Jugó 4 años en el barça y después volvió para retirarse en el club de su vida. Tuvo la oportunidad de jugar los mundiales del 78 y 82, la Eurocopa del 80 y marcar 8 goles en 35 partidos.

En su etapa en Barcelona sufrió un secuestro. Fue en el año 1981 cuando volvía a su casa tras acabar un partido. Le apuntaron con una pistola en la cabeza y se lo llevaron en su propio coche. Los secuestradores pidieron 2,1 millones de pesetas hasta que 25 días después le rescató la policía.

A principios de siglo volvió a los campos de España, esta vez como delegado del Sporting, dando consejos y ayudando todo lo que podía a los jugadores, los que ayer y hoy han estado más cariñosos con él, el caso más claro ha sido el del guaje.

Aunque en el año 2007-2008 tuvo un cáncer, la imagen más representativa fue la de una de sus primeras salidas del hospital, el día del ascenso a su campo, no pudo contener las lágrimas cuando toda la afición grito: ¡Ahora, ahora, ahora Quini ahora!.

Finalmente, hoy se acaba su vida, el club ha suspendido todos los entrenamientos y partidos y espera a las 8 de la tarde para su funeral, en su casa, en el antiguo Molinón y digo antiguo porque desde hoy se va a llamar Estadio El Molinón Enrique Castro Quini.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.