Connect with us

Hi, what are you looking for?

Deportes

Opinión | El fútbol español es solo de hombres

El 26 de diciembre, reflexioné gracias a Iñako Díaz-Guerra –periodista de El mundo- a través de la lectura de uno de sus artículos en el que mencionaba la decadencia del deporte español, en las modalidades rey. Aunque, mi mirada se centró en los comentarios a un ‘tweet’ que él mismo ponía. Siempre lo he tenido en estima, no por sus opiniones, más bien por su gran pasión por el conflicto verbal, en el que más de un exaltado arremete contra su persona.

Lidia con ello, y parece gustarle, muestra su visión de las cosas sin buscar complacer a nadie, algo muy destacado en los tiempos de la aceptación en las redes. De todos modos, es divertido como responde uno por uno a cuentas anónimas que –con una careta- le atacan. Indudablemente le va la marcha. Pero, en una de las respuestas de un usuario nace la idea de escribir este artículo. 

Quizás porque hemos enfocado mal la mirada, algo muy habitual –y humano-. En este caso, la selección española de fútbol (masculina) ha cosechado dos nuevos fracasos internacionales. Aunque, sin duda alguna, la hecatombe del Mundial de Rusia va a ser difícil de superar. Y es que llevamos dos Mundiales (Brasil en 2014 y Rusia este año), una Eurocopa (Francia 2016) y un nuevo torneo inventado por la UEFA, la UEFA Nations League, en los que hacemos el ridículo.  

Se repite un proceso, ya rutinario, basado en un exagerado convencimiento por una buena clasificación a dicho torneo. Parece que la España de los años dorados del fútbol ha vuelto. Todos confían en que este será nuestro torneo, un buen arranque –o medianamente bueno- alimenta la ilusión de los espectadores. Una nueva generación capaz de tomar el relevo de Iniesta, Xavi, Iker, Villa, Torres, Puyol…

Pero, a medida que avanza el trofeo el desenlace es idéntico al anterior. Desilusionante, los jugadores se quejan de que la prensa no rema en la misma dirección que ellos, los periodistas y aficionados –ilusos- le piden que hagan lo que hicieron sus predecesores. Algo, obviamente, imposible, por muy buenos que sean. 

Sin embargo, entre tanta ilusión y decepción, con buenos compases de fútbol y varios entrenadores de por medio nos hemos olvidado de quienes se han encargado –este año- de llenar las arcas españolas en la modalidad futbolística: las mujeres.

Ante la admiración por Saúl, Isco, Asensio, Ramos y demás, no nos hemos dado cuenta que la selección española Sub-19 de fútbol se proclamó en Suiza tricampeona del Campeonato Europeo Femenino, el 30 de julio de este año que va concluyendo. Una lástima que no pudieran hacerse con aquella Copa del Mundo Femenina Sub-20, un subcampeonato que sabe a triunfo.  

Tampoco somos conscientes que nuestras chicas de la Sub-17 no solo alzaron su cuarto campeonato Europeo Femenino este 21 de mayo en Lituania, sino que han hecho historia consiguiendo el primer título mundial en el fútbol femenino español. Uruguay presenció cómo nuestras pequeñas guerreras se reencarnaron en aquella generación de futbolistas que nos hicieron conquistar hazañas impensables. México sucumbió ante nuestras chicas que, indudablemente, querían hacer historia, y así lo hicieron. Por lo tanto, fuimos campeonas de la Copa del Mundo Sub-17 a principios de este mes. Todavía era de madrugada en nuestro país cuando alcanzamos la máxima en esta categoría de fútbol internacional. Insuficiente al parecer. 

Sería cruel olvidarnos de como nuestras ‘Soñadoras’ han conseguido una plaza en el próximo Mundial de fútbol femenino en Francia, en 2019. El 7 de junio comenzará el sueño, y esperemos que concluya el 7 del siguiente mes alzando el trofeo en territorio galo. De momento tendremos que superar una fase de grupos compuesta por: Alemania, China y Sudáfrica (grupo B). Además, en junio de este año salió la última clasificación del ranking FIFA, donde ocupamos la decimoctava posición. Hablar del crecimiento de la Liga Iberdrola sería otra cuestión -evidente- que refleja los pasos agigantados que está dando el fútbol femenino.  

Metafóricamente, en España ocurre igual que en el reino animal. El rey de la sabana es, como todos sabemos, el león. Un animal que disfruta de esta condición, en cada manada suele haber un macho dominante que, por así decirlo, este sería el jefe de esta. Para alcanzar dicha condición se debe retar al actual líder de la manada y derrocarlo en un combate.

Algo parecido pasa en nuestro fútbol nacional, puesto que la selección española de fútbol llegó a convertirse en el líder supremo de esta modalidad. Su andadura se inició en 2008 al alcanzar una Eurocopa como prólogo de una historia de éxitos. Tras ella llegó el Mundial, nuestra primera estrella, y después otra Eurocopa. Ninguna selección había conseguida aquella hazaña: Eurocopa-Mundial-Eurocopa.

Pero, tras este hito histórico como buen líder -el rey de la sabana- comenzó a acomodarse. Nosotros –los españoles- malacostumbrados al éxito, inédito y muy desvinculado de la historia de nuestro fútbol, más ligado al fracaso. La gloria parecía eterna, más allá de nuestras esperanzadoras ilusiones de perdurar en la cúspide del fútbol internacional, el éxito es más efímero que eterno. Y de ese mismo modo, hemos entrado en nuestro habitual trance de fracaso. 

Dormido, tumbado, sin hacer nada, lejos de aquel león que conquistó el mundo entero. De nuevo en 2018 nos hemos ilusionada en que volverá, el resurgir de la selección española de fútbol. Quizás llegué, quizás no lo vea. La ilusión se apodera de nosotros, expectantes a una erupción volcánica que parece atragantarse, será que el volcán está dormido.

Entretanto, alguien nos ha mantenido vivos, alguien ha continuado alimentando a la manada, mientras todas las miradas están puestas en el león. De este modo, durante nuestro incesante proceso de expectación sobre el retorno del rey, las leonas han salido de caza para mantenernos con vida en este año que se va acabando. Nuestra selección femenina de fútbol (absoluta y en categorías inferiores) ha cuidado de una manada que -equívocamente- ha fijado la mirada –este año- en un protagonista que no lo ha sido. 

Por ello, mientras sigamos viviendo aferrados a aquellos años gloriosos de nuestro fútbol; mientras creamos que la generación campeona de todo sigue ahí y que no se ha ido; mientras el fracaso nos abraza y nosotros –con los ojos cerrados- pensemos que es el éxito que un día nos mimo y nos quiso tanto. Nuestras chicas seguirán llenando el medallero español, como han hecho este año, nuestras vitrinas no cogerán polvo. Pero bueno, supongamos que el fútbol es solo de hombres. 

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Cádiz CF

El Cádiz CF ha anunciado la incorporación del atacante Milutin Osmajic y Santiago Arzamendia, mientras que ayer se despidió de Caye Quintana que no...

Deportes

Su carrera profesional, su vida personal y su palmarés. Ancelotti vuelve al Real Madrid El pasado miércoles 2 de junio Carlo Ancelotti se convertía,...

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

A %d blogueros les gusta esto: