Inicio Copa del Rey F.C. Barcelona: A per la mà de copes

F.C. Barcelona: A per la mà de copes

0
Fuente: FCBarcelona

El Fútbol Club Barcelona se medirá ante el Valencia CF en su quinta final consecutiva de Copa del Rey. Una alineación indebida, las remontadas y un clásico han marcado el camino del conjunto blaugrana en la competición del K.O.

“Estamos en la final por inercia más que otra cosa”, esas fueron las palabra de Gerard Piqué, defensa central del Fútbol Club Barcelona, cuando su equipo logró clasificarse por quinta vez consecutiva para la final de la Copa del Rey. En esas declaraciones quedaba reflejado algo que el conjunto de Ernesto Valverde había venido mostrando a lo largo de temporada y es que la competición copera no era unos de sus principales objetivos.

Rey de copas en el Reino de León

El Reino de León fue la meta de salida del Fútbol Club Barcelona hacía la conquista de la que es su competición favorita, 30 títulos coperos tiene en sus vitrinas. Ernesto Valverde viajó a León con los menos habituales, como es costumbre en estas fases de la competición, para enfrentarse a una Cultural Leonesa que peleó el encuentro de principio a fin, pero un testarazo al fondo de la red de Clement Lenglet en el minuto 91 deba ventaja al conjunto blaugrana en una eliminatoria que quedaría resulta en el partido de vuelta.

Pese al resultado final, la Cultural demostró buen juego y solidez en defensa. Autor: CyD Leonesa

Denis Suárez y Munir, jugadores que abandonaron la plantilla en el mes de enero, resolvieron la eliminatoria con facilidad y acabaron con las opciones de un posible “culturalazo”. Malcom también se unió a la fiesta del gol dejando la eliminatoria con un global de 5-1 a uno a favor de los de la Ciudad Condal.

Caso Chumi 

Tras doblegar a la Cultural Leonesa, el Levante Unión Deportiva esperaba al conjunto catalán en los octavos de final. El partido de ida se disputó en el Ciutat de Valencia, el único campo donde el Barcelona no fue capaz de ganar en Liga la temporada pasada, y Valverde volvía a sorprender con un once repleto de los jugadores menos habituales.

El Levante aprovechó la inexperiencia de la joven plantilla culé y en menos de 20 minutos Cabaco y Borja Mayoral consiguieron aventajar a su equipo en el marcador  ante una defensa blaugrana que hacía aguas. El Barcelona, sin reacción ni respuestas, consiguió maquillar el resultado en el minuto 85 gracias a un penalti lanzado por Coutinho y que Aitor Fernández no logró atajar.

Pero si algo marco la eliminatoria fue cuando horas antes del encuentro de vuelta el periódico “El Mundo” anunciaba que el Fútbol Club Barcelona había cometido alineación indebida en el partido de ida al alinear en el 11 inicial a Juan Brandáriz, más conocido como Chumi. El canterano estaba sancionado por acumulación de tarjetas con el Fútbol Club Barcelona B en la competición domestica, aun así la denuncia del Levante llegó fuera de plazo y se desestimo.

El partido se disputó entre un ambiente de incertidumbre, pero eso no despistó a los jugadores de Valverde que debían dar la vuelta al marcador de la ida. En menos de un minuto Ousmane Dembélé logró dos tanto que daban la vuelta al marcador ante un Levante que se negaba a bajar los brazos, pero el gol de Messi en el Minuto 54 acababa con la esperanza granota.

Deblaque en Sevilla, apisonadora en el Camp Nou

El fútbol es caprichoso y una vez más así lo demostró cuando junto al Sevilla FC y FC Barcelona se cruzaron en los cuartos de final de la Copa del Rey. El conjunto hispalí buscaba la revancha de aquella final de copa donde el Barcelona arroyó por encima al conjunto sevillista.

Con un Pizjuán a rebosar y con ganas de fútbol, Valverde volvía a sorprender dejando a Messi en Barcelona y apostando por Boateng en la delantera cuando tan solo habían pasado 48h desde que el jugador aterrizó en El Prat. El Sevilla salió con todo y sorprendió a un Barcelona que, a pesar de contar con más caras reconocibles en su once inicial, mostró la misma actitud parsimoniosa que había mostrado en el Ciutat de Valencia en la ronda anterior. Los goles de Pablo Sarabia y Ben Yedder dejaban las cosas muy a favor del equipo sevillista que no dio opción de réplica en ningún momento al conjunto de Valverde.

sevillafc.es

Pero el Barça en el Camp Nou es otro Barça y a la media hora de encuentro gracias a los goles de Coutinho y Rakitick, que de nuevo volvía a marcar a su ex equipo, ya había igualado la eliminatoria, todo esto sin olvidarnos de Jasper Cillessen que aún con el 1-0 en el marcador debuto un penalti a Banega.

Nada más volver del descanso Coutinho hacía el 3-0 en el minuto 53 y a penas un minuto más tarde Sergi Roberto, el hombre de las remontadas, ponía el 4-0 en el marcador. Aun así, el Sevilla no desistió en su empeño y tras llamar más de una vez a la puerta del Barcelona encontró el premio del gol en los pies de Guilherme Arana, pero en los compases finales del encuentro Luis Suárez y Leo Messi se encargaron de poner punto y final a la eliminatoria.

Doble ración de clásico

Cinco años más tarde Fútbol Club Barcelona y Real Madrid se volvieron a ver las caras en Copa del Rey, la última vez fue en la final de 2014 donde el Madrid se alzó con el título tras vencer 1-2 al conjunto que en aquel momento dirigía el Tata Martino.

Un Madrid que venía lanzado tras la llegada de Solari y con la ayuda de Vinicius JR que cada vez contaba con más minutos y un Barcelona que perdía a Messi por problemas musculares se enfrentaban en el Camp Nou 3 meses después del abultado 5-1.

El partido comenzó bien para los blancos que a los 6 minutos ya iba con ventaja en el marcador después Lucas Vázquez introdujera al fondo de la red un gran pase de Karim Benzema. El Barça intento responder, pero los palos y un gran Keylor Navas impedían al conjunto blaugrana poner las tablas en el marcador. Pero ya en la segunda mitad, Malcom, que ocupaba el puesto de Messi, recogió un balón rebotado por la madera a un disparo de Luis Suárez, y lo puso dentro de la portería bajo la atenta mirada de la defensa blanca. El encuentro se volvió en un choque de tú a tú y la balanza estuvo apunto de inclinarse a favor de los blancos, pero Gareth Bale no consiguió anotar gol a puerta vacía.

En el partido de vuelta y ya con la presencia de Dembélé y Messi en el campo, el Fútbol Club Barcelona llegaba al Bernabéu en busca de su quinta final, pero desde el primer momento se vio sorprendido por un Real Madrid que salió a por todo. La zaga azulgrana achicaba aguas como podía y se aprovechaba de la mala fortuna de Benzema y Vinicius de cara a gol para irse al descanso con 0-0 en el marcador.

El descanso sirvió al equipo de Valverde para buscar un rumbo al partido y en el minuto 50 Dembélé, gracias a su velocidad, consiguió ganarle la espalda a la defensa blanca y con un perfecto pase atrás Luis Suárez ponía el 0-1 en el marcador. El Real Madrid no se vino a bajo y continuo poniendo en apuros a los catalanes, pero de nuevo, y en una jugada similar a la del 0-1, Dembélé volvió a ganarle la espalda a la zaga y puso un balón en el área que Varane introdujo en su propia portería. A penas cuatro minutos más tarde, el Madrid que ya se veía sobrepasado por la situación, Casemiro cometió penalti sobre Luis Suárez que el uruguayo se encargo de transformar.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.