Connect with us

Hi, what are you looking for?

Baloncesto

Chicago Bulls y Detroit Pistons: una rivalidad para la eternidad

Michael Jordan y Joe Dumars | Fuente: NBAHistory

Ninguna rivalidad ha sido llevada tanto al extremo, al odio desmesurado y violencia como la de Pistons y Bulls de finales de los 80 y principios de los 90.

La rivalidad en el deporte es capaz de movilizar a millones de personas, es ese toque visceral capaz de encender los humos de los aficionados y jugadores. En la NBA, la rivalidad histórica por excelencia es la impuesta entre Boston Celtics y Los Ángeles Lakers. Así mismo, en los últimos años hemos disfrutado también con Golden State Warriors y Cleveland Cavaliers como actores principales en la disputa por el anillo. Todas las rivalidades tienen sus características y su propia historia, pero, la de los Bad Boys y Bulls de Jordan es algo que escapa a los patrones establecidos.

Para comenzar, debemos retornar hasta el 4 de marzo de 1987. Michael Jordan destroza a Detroit Pistons con una de sus mejores actuaciones individuales, anota 61 puntos. Al cabo de un año más tarde, en el Silverdome de Detroit, Michael Jordan exhibe su talento ofensivo con 59 puntos. Además, el escolta decide el partido con un tapón por la espalda a Isiah Thomas, estrella de los Pistons. A partir de aquella noche comenzó una rivalidad histórica.

Los maestros del juego

Dos de los protagonistas en los equipos fueron Chuck Daly, entrenador de Detroit Pistons y Phil Jackson, entrenador de Chicago Bulls. Ambos crearon un estilo que marcó aquellas batallas.

Chuck Daly es uno de los entrenadores que cambian la historia del baloncesto. La década de los años 80 estuvo marcada por la gran velocidad de juego, la ofensiva y anotaciones que superaban los 110 puntos. Daly es totalmente consciente de esta corriente de juego y decide acabar con todo esto en su equipo. Consigue diseñar un equipo capaz de jugar cada partido de temporada regular como si fuese uno de Playoffs. El objetivo es reducir drásticamente el ritmo de juego, crear defensas duras y constantes y conseguir guiar los partidos hacia anotaciones inferiores a los 100 puntos. Así fue como nacieron los Bad Boys.

Chuck Daly | Fuente: Detroit Pistons

Liderados por Isiah Thomas, base anotador y diferencial del equipo, consiguieron cambiar el rumbo de la liga. Los años 90 son obra de Chuck Daly, aquel cambio radical de juego destructivo y lento ritmo de juego es gracias a él. Equipos como los Knicks de principios de los 90 y Heat de finales de siglo intentaron copiar el juego de los Bad Boys. Sin embargo, solo habría unos únicos Bad Boys.

Joe Dumars fue el descubrimiento de un enorme anotador en un escolta defensivamente dotado para el sistema de Daly. Dennis Rodman era el complemento ideal del equipo, iría siempre a la guerra por los suyos. Lo mismo con Rick Mahorn y John Salley. Bill Laimbeer, pívot de raza blanca y 7 pies con un futuro incierto en la liga, encontró un lugar perfecto en el mundo. Chuck Daly encontró al base suplente de garantías en Vinnie Johnson, jugador microondas encargado de revolucionar los partidos.

A Phil Jackson le acompaña la palabra éxito en su vida, no se entiende el éxito de los Bulls sin él. Su llegada en 1989 a Chicago cambia la mentalidad de juego del equipo. Jackson instaura el legendario sistema de ataque llamado triángulo ofensivo.

El triángulo ofensivo de Phil Jackson fue creado para las defensas tan duras de la época. Es un sistema el cual el jugador con balón tuviera diferentes opciones geométricas triangulares en pista. Las premisas están claras, cuatro jugadores abiertos y uno en el poste. Uno de los principios básicos y elementales del triángulo ofensivo es involucrar a los cinco jugadores y buscar la ventaja desde el poste bajo y medio con cortes a canasta, salidas de bloqueos indirectos o uno contra uno.

Para lograr una fluidez en el ataque, es esencial la una gran concentración de jugadores en el lado fuerte de la pista. Además, la inversión de balón es clave para mover la defensa rival y provocar un mal emparejamiento, sin rotación de balón, el sistema es ineficaz. Por último, el aclarado es un punto fuerte en el sistema, con Michael Jordan como protagonista absoluto.

 

  • Base distribuye el balón al alero y corta hacia la esquina
  • Alero pasa al ala-pívot
  • Bloqueo del pívot al escolta y éste corta hacia el poste bajo del lado fuerte
  • Quedan generadas diferentes formas triangulares para buscar la mejor opción y finalizar.

Esta es una de la gran cantidad de variables que aporta este siste de juego. El triangulo de Phil Jackson fue la solución a las famosas Jordan Rules de Detroit Pistons que fulminaban a los Chicago Bulls.

Phil Jackson y Scottie Pippen | Fuente: NBAHistory

Las ‘Jordan Rules’

En 1989, durante el sexto partido de las Finales de Conferencia Este entre ambos equipos, Scottie Pippen sufre una lesión nada más comenzar el partido. Michael Jordan venía de jugar de base durante la mayoría de partidos esa temporada, lo que supuso una racha de 10 triples dobles consecutivos. La consigna desde el comienzo fue asignar al pívot, Bill Laimbeer a realizar un 2 contra 1 a Michael Jordan. El objetivo claro era impedir cualquier tipo de tiro del escolta y que éste no llegase a linea de fondo. Brad Sellers, alero de Chicago, erró una gran número de tiros abiertos. El partido quedó sentenciado por los de Daly y supuso su billete hacia las Finales de la NBA. Las Jordan Rules habían nacido.

Uno de los alicientes para que la rivalidad entre Chicago Bulls y Detroit Pistons llegase al extremo fueron las Jordan Rules. Aquello fue un planteamiento defensivo sin precedentes por parte de Chuck Daly y aprobado por Isiah Thomas con el único y exclusivo objetivo de parar a Michael Jordan. En Detroit lo tenían bastante claro, si lograban contener a Jordan, ganarían a los Bulls. No importaba que los compañeros de Jordan obtuviesen tiros liberados, ese era uno de los objetivos. Detroit elevó el nivel de dureza en sus faltas con el objetivo de condicionar al equipo arbitral y que éstos se vieran obligados a no sancionarlo todo. El sistema defensivo de Daly exprimía al máximo a sus jugadores. Joe Dumars y Dennis Rodman se turnaban para asfixiar y golpear a Jordan de manera continuada.

Jordan Rules | Fuente: Detroit Pistons

Las series entre 1988 y 1991 fueron el apogeo de esta rivalidad. Se desató la guerra. Vimos agresiones a Amstrong y Paxon o revueltas con Bill Cartwright. Michael Jordan recibía todo tipo de contactos. Isiah Thomas impuso su reinado ante Jordan durante 3 años donde Detroit conseguiría dos anillos de campeón. El odio entre las dos estrellas de la NBA incrementaba de manera exponencial.

Cambiando las tornas

En el año 1991 cambian las tornas radicalmente en aquella batalla en la cual siempre salían victoriosos los Pistons. Todo el entorno NBA comenzó a juzgar a Jordan, afirmando que no podía liderar un equipo hacia la conquista del anillo. Sí, se llegó a dudar de Air Jordan. Phil Jackson logra dar con la tecla definitiva y los de Chicago se elevan hasta las 61 victorias en temporada regular y Jordan es MVP. Los Bulls, tras quedar eliminados por sus acérrimos rivales en Playoffs durante tres años consecutivos, barren 4-0 a los Pistons en Finales de Conferencia. El triángulo ofensivo superó a aquellas Jordan Rules que no pudieron parar al 23 de ninguna manera.

Al final del cuarto partido, tras ser eliminados por sus odiados enemigos, la plantilla de Detroit con Thomas a la cabeza dejaba una imagen para la historia. Todo el equipo marchaba hacia vestuarios por delante del banquillo de los Bulls sin ofrecer ninguna mirada, sin decir ni una palabra, ni una felicitación. Cosa que el equipo de Chicago si hizo a las órdenes de Doug Collins y posteriormente de Jackson. Aquella victoria fue el punto de inflexión psicológico que necesitaban los Chicago Bulls para comenzar su legendaria dinastía.

Cuando una  fuerza imparable choca contra un objeto inamovible

Michael Jordan siempre ha mostrado una personalidad realmente fuerte, incluso llegando a la impasividad con sus compañeros y directivos. Isiah Thomas es otra fuerte personalidad, tozudo y orgulloso hasta las entrañas. Por lo tanto, la relación entre los emblemas de ambos equipos se llevó al extremo del odio y rencor irrefrenable.

Isiah Thomas y Michael Jordan | Fuente: Chicago Bulls

La rivalidad entre ambos nace en 1985, en el All-Star de Indiana. Era el primer All-Star Game de Jordan, además en su temporada rookie. Michael pasó por el parqué sin pena ni gloria, solo anotó dos canastas en juego. Al joven Michael no le llegaban demasiados balones, pronto descubrió que fue aquello fue obra de Thomas. Tras aquel partido los periodistas le preguntaron sin recibir respuesta que cuál era el problema que tenía con base de Pistons tras una incómoda experiencia en un ascensor donde ninguno dirigió una sola palabra al otro.

Con el apogeo Jordan y el ser considerado mejor jugador de la liga por muchas grandes estrellas como Magic Johnson despertó un recelo en Thomas. Las Jordan Rules y los episodios en pie de guerra entre ambos equipos sepultaron definitivamente la relación entre ambas estrellas. Cruces de duras declaraciones, acusaciones y trifulcas en la pista describían el incesable duelo entre ambos jugadores. Jordan llegó a acusar a Isiah Thomas, presidente de la Asociación de Jugadores por aquel momento, de utilizar el poder que tenía a favor de sus propios intereses.

Con todo, en el verano de 1992, un Michael Jordan como verdugo y no como víctima, asestó un golpe definitivo a su rival. El escolta de los Chicago Bulls se uniría al Dram Team de Barcelona solo si no estuviera Isiah Thomas. Y así fue, el mejor base del momento no acudió al evento que reunió al mayor equipo jamás formado en la historia del baloncesto. La rivalidad entre ambos nunca será olvidada.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Cultura

El cantante David Benjamín Rees nació en Málaga el 24 de agosto de 1994. Es un cantante español con orígenes ingleses. Su último trabajo...

Cultura

En vista del gran éxito alcanzado por Autoterapia en poco más de dos semanas, analizamos las canciones del nuevo disco de IZAL Anunciábamos en...

A %d blogueros les gusta esto: