Connect with us

Baloncesto

Resumen temporada 2017-18 NBA: Conferencia Oeste

Una vez concluidas las finales de conferencia, repasamos en TimeJust lo que ha dado de sí el año 2017-18 en la NBA. Equipo por equipo, desgranaremos lo que ha sido la temporada de los conjuntos del Oeste y sus perspectivas de cara a la temporada que viene

Después de una intensa y emocionante campaña en la Conferencia Oeste de la NBA, la temporada 2017-18 ha proclamado como campeón de conferencia a los Golden State Warriors. Aunque han tenido que pelearlo mucho más, ya que las demás franquicias han subido el nivel. Especialmente los Houston Rockets, que se van de vacaciones pensando en qué podría haber pasado con CP3 en cancha. Y también en LeBron y en su futuro, ya que son uno de los posibles destinos del Rey. Si éste decide dejar su reinado en el Este y atreverse a luchar en la llamada conferencia “fuerte”.

1º Houston Rockets (65-17)

La temporada de Houston sin duda ha sido una de las sorpresas agradables del año. Evidentemente, se esperaba que pudieran luchar por todo, pero no que funcionaran tan bien como para liderar la conferencia. Mucho se ha escrito ya sobre su campaña, la primera en la que suman 60 victorias. Un equipo que lleva al extremo la tendencia al triple que reina en la liga, dirigidos por Mike D’Antoni. Liderados en la cancha por el extraordinario nivel, y no es noticia, de James Harden, que aspirará al MVP. Siendo esta vez el máximo candidato a ganarlo. Puede no ser el único premio que recojan los Rockets. Clint Capela luchará por el Jugador Más Mejorado y Eric Gordon por el Mejor Sexto Hombre.

Pero ningún premio consolará el hecho de haberse quedado a las puertas de lo que parecía imposible. Tuvieron a los Warriors contra las cuerdas, pero no lograron consumar el pase a las finales. La lesión de Chris Paul supuso un golpe importantísimo para sus aspiraciones. Aun teniendo uno de los mejores banquillos, D’Antoni había preferido cargar de minutos a los jugadores claves. Y no pudieron reponerse a la pérdida de uno de los mismos. Aun así, el balance del año ha de ser muy positivo para los tejanos. Hay una muy buena base sobre la que construir para el próximo curso. Pero también muchas variantes pueden tener lugar, si no logran retener a Capela, si se van suplentes como Ariza. O si LeBron James elige Houston como su tercer equipo en la NBA.

James Harden lanza en las finales de la Conferencia Oeste. Fuente: Houston Rockets

2º Golden State Warriors (58-24)

En la Bahía de San Francisco ya han puesto rumbo a su sexto campeonato de la NBA. Era algo esperable, pero no han hecho una temporada con la aplastante superioridad de cursos anteriores. Es la primera vez desde 2013 que no alcanzan las 60 victorias en temporada regular. Es cierto que las ausencias de Stephen Curry han sido determinantes en este aspecto. Los Warriors han sumado más de la mitad de las derrotas del año cuando el base no ha participado. Pero poco importaba eso, como ha quedado patente. Cuando llega la hora de la verdad, los cuatro All-Stars del equipo se ponen el mono de trabajo. Aun con un banquillo que dista mucho de ser determinante exceptuando a Iguodala. Pero con piezas interesantes y jóvenes como Kevon Looney, Quinn Cook o Jordan Bell.

Sería una enorme sorpresa si los Golden State Warriors no se proclaman campeones en estas finales. Después, les aguarda un verano en el que se esperan pocos movimientos, como en el de 2017. Le darán oportunidades al rookie que elijan en el puesto 28, saldrán algunos reservas veteranos y vendrán otros. Durant renovará su contrato por un montante más acorde con el salario que merece. Y de nuevo Steve Kerr tendrá bajo su mando a uno de los principales aspirantes al anillo de campeón.

Stephen Curry, en las finales de la Conferencia Oeste. Fuente: Golden State Warriors

3º Portland Trail Blazers (49-33)

Los Blazers han firmado una campaña de contrastes. Comenzaron de forma irregular, cogieron ritmo de transatlántico en febrero con 13 victorias seguidas y se desinflaron en abril. Salvaron la ventaja de campo venciendo en la última jornada, pero ni eso pudo levantar al equipo. Aun así, han conseguido el mayor número de victorias desde que se fue LaMarcus Aldridge a los Spurs. Pero no le han sacado nada al factor cancha, ya que los barrieron con un 4-0 los Pelicans. Quizás el gran culpable de ambos sucesos haya sido el rendimiento de Damian Lillard. Es la mejor temporada de su carrera, siendo All-Star por primera vez y en la carrera por el MVP. Pero su rendimiento bajó sobremanera en los playoffs, promediando 8 puntos menos en la serie con los de Nueva Orleans.

CJ McCollum fue un gran segundo espada, con buenas cifras de anotación, y tomando el liderazgo en postemporada. La franquicia gira en torno a sus dos estrellas, a las que complementa con jugadores como Nurkic o Aminu. El bosnio ha dado un paso adelante en el 2017-18, confirmando lo visto en sus primeros 20 partidos en Portland. Será agente libre restringido este verano, siendo su continuidad el principal dilema de los de Oregón. Hay equipos interesados, y está por ver si los Blazers quieren igualar lo que le ofrezcan. Además, no se descarta que se incorpore alguna otra pieza interesante que suba el nivel general. Pero no es probable, ni será nada que sacuda los cimientos de la NBA.

Damian Lillard, en la temporada 2017-18. Fuente: Portland Trail Blazers

4º Oklahoma City Thunder (48-34)

La gran decepción de la temporada en la Conferencia Oeste, sin lugar a duda, ha tenido lugar en Oklahoma. Fruto probablemente de unas expectativas exageradas con los traspasos de Paul George y Carmelo Anthony. Éste último ha firmado la peor temporada de su carrera en todos los aspectos, y ha iniciado su declive. Aunque él mismo no quiera verlo, y se niegue a ser suplente. Todo esto, y su enorme salario, lo convierten en uno de los problemas a resolver de cara al 2018-19. Y es que los movimientos tan alabados en verano han dado unos frutos muy exiguos: dos victorias más. Una en temporada regular (48 por las 47 del 2016-17). Otra, en los playoffs (cayeron por 4-2 en vez de por 4-1 en la primera ronda). Además, la eliminación se ha producido contra lo que podría ser su antítesis, Utah Jazz. Los que no protagonizaron ni grandes movimientos ni una plantilla de cracks sobre el papel.

Por segunda vez, Russell Westbrook fue el líder indiscutible de los Thunder en el parqué. Y no ha visto mermar sus números demasiado a pesar de tener compañeros que tienen más balón que antes. Paul George tampoco ha dado un mal rendimiento. Hay que tener en cuenta que ya no es la estrella de su equipo ni su primera opción ofensiva. La mayor mejora ha sido la de Steve Adams. El neozelandés podría ser considerado, y con razón, el tercer miembro de ese Big Three tan cacareado. Ahora, Oklahoma buscará por todos los medios evitar la marcha de Paul George. Tendrá que demostrarle que hay proyecto para pelear por más, probablemente con la firma de algún agente libre. Pero para ello primero tendrán que hacer margen salarial. Y librarse de Melo y su contrato no parece tarea fácil.

Los Thunder, durante una charla con el entrenador. Fuente: Oklahoma City Thunder

5º Utah Jazz (48-34)

Tras la decepción aparece en la tabla la sorpresa en mayúsculas. Vencer en 29 de los últimos 35 partidos de la temporada regular es un logro impensable para Utah. Pasaron de ser uno de los equipos señalados por el tanking a acabar colándose en la postemporada. Y es que parecía impensable que se pudieran reeditar los éxitos de la campaña anterior. Con la marcha de Hayward a los Celtics, el equipo comenzaba una reconstrucción a todas luces. El balance en enero así lo indicaba. Pero despertaron, dejaron a toda la NBA con la boca abierta, y eliminaron en primera ronda a Oklahoma. Y quizás podrían haber competido aún mejor en semifinales sin la baja de Ricky Rubio, estelar este año. Pero los focos no pueden dejar de posarse en el que es el robo del Draft 2017.

Donovan Mitchell ha hecho lo que nadie podía ni imaginar, promediando por encima de 20 puntos siendo rookie. Ha sido el líder de anotación de su equipo, complementándose a la perfección con Ricky en el exterior. Ahora muchos focos estarán puestos en él, y más aún si se alza con el Rookie del Año. Ver si puede confirmar lo mostrado, y seguir desarrollando todo su potencial. Pero dos figuras son clave también en el buen hacer de los Jazz, el entrenador Snyder y Rudy Gobert. Ambos conjugan a la perfección la propuesta defensiva de la franquicia, y ambos están también nominados a premios por ello. En cuanto al futuro, los de Utah quieren mantener el bloque en principio. Eso incluye a los agentes libres Favors y Exum, que son importantes para el presente y el futuro.

Donovan Mitchell, en los playoffs del Oeste. Fuente: Utah Jazz

6º New Orleans Pelicans (48-34)

Nueva Orleans, sin duda, es territorio Anthony Davis, y ahora más que nunca. Ha realizado una gran campaña que le ha valido colarse en la terna por el MVP. Ha firmado actuaciones históricas como la realizada ante los Suns, y liderado la liga en número de tapones. Su sociedad con Cousins estaba funcionando a la perfección, hasta que DeMarcus acabó lesionado. Esto hizo que se tambaleara el proyecto de los Pelicans, pero no llegó la sangre al río. Se hizo un movimiento inteligente en los despachos con el fichaje de Mirotic. Algunos que ya estaban, como Jrue Holiday, dieron un gran paso adelante. Y entre todos, lograron lo que parecía harto complicado, y no sólo mantuvieron al equipo entre los 8 mejores. Avanzaron hasta las semifinales de conferencia por primera vez en diez años, y ganaron un partido a los Warriors.

Por lo tanto, el balance general que se puede hacer del curso 2017-18 en Luisiana ha de ser positivo. Pero el hecho de haberse podido sobreponer tan bien a la complicada lesión de Cousins podría ser hasta contraproducente. Tanto DeMarcus como la franquicia han visto como no es tan imprescindible. Y eso teniendo que negociar un nuevo contrato es clave. Él ha dicho que quiere estar en un equipo que compita por el anillo. Y si Rondo abandona, quizás necesitarán algún fichaje para convencer a Boogie.

Anthony Davis, celebrando una canasta. Fuente: New Orleans Pelicans

7º San Antonio Spurs (47-35)

Podríamos hablar del peor año de Gregg Popovich al mando de los Spurs en 20 campañas. El primero en el que no se alcanzan las 50 victorias. Y donde ha estado en duda hasta el final su presencia en los playoffs. Pero si vas a ver las estadísticas del equipo, te darás cuenta de una gran ausencia. Kawhi Leonard apenas ha jugado 6 partidos este año, entre lesiones y rumores de enfrentamientos con el equipo. Y disputar una temporada con una plantilla configurada para tu estrella sin la misma es cuanto menos complicado. Eso sin hablar del inevitable declive de piezas tan importantes como Tony Parker, Pau Gasol o Manu Ginobili. Aunque este último se empeñe en intentar convencernos de que aún tiene 20 años con sus mates.

Por lo que, en resumen, el nombre propio de la clasificación de los tejanos a la postemporada es Aldridge. LaMarcus ha sido el jugador clave del equipo. Y su rendimiento ha sido tal que ha pasado de pedir el traspaso a renovar por tres años. Popovich ha hecho lo imposible para sacar el máximo rendimiento al resto de la plantilla. Tanto veteranos como Rudy Gay como jóvenes como Dejounte Murray han aportado lo que han podido. Y lo que preocupa ahora es qué pasará con Leonard, la renovación de Parker, y los contratos ya firmados. Habrá que ver con qué se refuerzan los Spurs en busca de volver a las 50 victorias.

LaMarcus Aldridge y Dejounte Murray, en un partido. Fuente: San Antonio Spurs

8º Minnesota Timberwolves (47-35)

Cuando vuelves a disputar unos playoffs tras 14 años sin hacerlo siempre ha de ser considerado un año exitoso. La apuesta en verano de los Timberwolves fue importante. El traspaso de Jimmy Butler y la firma de Teague y Gibson ponían al equipo como contender claro. Incluso se especulaba con la posibilidad de estar entre los mejores cuatro de la conferencia. Pero al final no fue para tanto. El equipo ha dependido mucho de la aportación de Butler, notando especialmente su ausencia por lesión en marzo. Y la cuota de balón que éste necesita ha rebajado los números de Towns y Wiggins. Además, ambos en su primera postemporada ofrecieron un pésimo nivel ante los Rockets.

Todo esto incluso ha llevado a Towns a los rumores de traspaso por su supuesta mala relación con la franquicia. El más indispensable podría haber pasado a ser Butler, tal y como lo ha sido en la cancha. Y en torno al futuro del dominicano girará un verano en el que no habrá grandes movimientos. Al menos de firmas de agentes libres.

Los Timberwolves, en un tiempo muerto. Fuente: Minnesota Timberwolves

9º Denver Nuggets (46-36)

En Denver, como en Minnesota, se había hecho una inversión importante en 2017 con la llegada de Paul Millsap. Y si no puedes contar con él durante cinco meses, tienes un gran problema. Aunque cuentes con una figura como Nikola Jokic, el pívot más asistente de la NBA, que sigue mejorando. El serbio ha sido el jugador principal sobre el que se ha sustentado el año de los Nuggets. Por supuesto, sin menospreciar la inestimable colaboración de Gary Harris y Jamal Murray. Especialmente este último, que en su año sophomore ha mejorado sobremanera su juego y su tiro. Con el regreso de Millsap se han quedado a punto de entrar en playoffs. Y a pesar de haber quedado fuera, el balance ha de ser positivo.

En cuanto a la próxima temporada, los Nuggets se debaten sobre ejercer la opción de equipo de Jokic. No es que vaya a salir, sino que se plantea el rechazarla y renovarle por un sueldo mucho mayor. Es indudable que lo merece, pero el margen salarial del equipo se vería seriamente perjudicado. Aunque tampoco han de acometer grandes revoluciones en el equipo. La única renovación importante pendiente sería la de Will Barton. Y está por ver si podrán deshacerse o renegociar contratos algo tóxicos como el de Kenneth Faried.

Nikola Jokic, siendo sustituido. Fuente: Denver Nuggets

10º Los Angeles Clippers (42-40)

Era una temporada destinada de forma clara a la reconstrucción y acabaron peleando por los playoffs. Después de traspasar a Chris Paul, el estatus de contender de los Clippers parecía cerca de acabar. Si a eso le sumas que a tu única estrella con contrato largo y alto lo traspasas en invierno. Pero lo que nadie sospechaba es que en ambos traspasos obtuvieran piezas que rendirían como lo han hecho. Lou Williams llegaba desde Houston tras unos años de traspasos, sin asentarse. Y ha alcanzado su máximo nivel en Los Angeles. Una campaña que le pone como claro candidato a ser el Sexto Hombre del Año. Y sí, sexto hombre porque ha sido el líder en anotación del equipo jugando sólo 19 partidos de titular. Viendo su carrera, ya es costumbre para Lou salir del banquillo.

El otro traspasado ha sido Tobias Harris, desde los Pistons cuando Griffin puso rumbo Detroit. Ha consolidado su gran primera mitad de campaña, e incluso mejorando sus números. Se ha convertido en un digno relevo de Blake, ya que comparten posición y promedia una alta puntuación. Hay importantes contratos firmados en los Clippers, como pueden ser el de Gallinari o el del propio Harris. Por lo que no van a querer bajarse de la ola, aunque salga DeAndre Jordan. Seguro que la franquicia buscará atraer algún jugador estrella que pueda ayudarles a regresar a playoffs. No quieren volver a la tendencia de toda su historia, es decir, al fracaso y las derrotas.

Los Clippers, en su derrota ante los Lakers. Fuente: Los Angeles Clippers

11º Los Angeles Lakers (35-47)

Poco más se puede añadir al artículo ya publicado sobre el conjunto angelino. Desde luego, no ha sido un equipo al que se pueda acusar de buscar la derrota. Como en el caso de Brooklyn, no tiene sentido hacerlo cuando no tienes tu propia elección del draft. Ha sido un curso en el que los jóvenes han tenido un elevado protagonismo. Se ha buscado también hacer hueco salarial con los traspasos. Hasta tal punto que de los contratos no rookies, sólo el contrato tóxico de Deng es a largo plazo. Se intentará atraer a algún agente libre que de un salto de calidad al equipo. Para regresar a los playoffs, su hábitat natural del que sólo han faltado diez temporadas en toda la historia. Y cinco en las últimas cinco campañas.

Brandon Ingram y Lonzo Ball celebran una canasta. Fuente: Los Angeles Lakers

12º Sacramento Kings (27-55)

Con los Kings abrimos el bloque de los equipos que han buscado el tanking de forma descarada durante esta temporada. Los de Sacramento en verano tomaron algunas decisiones un tanto extrañas. Como firmar dos años a Zach Randolph por 24 millones, o tres a George Hill por 54 millones. Fichajes más propios de un equipo que aspire a algo más que a no quedar último. Sea como fuere, Hill ya está fuera de un equipo con valores de futuro interesantes. De’Aaron Fox es probablemente el que más futuro tenga, y su primer año promete. Sin las presiones de otros rookies, ha podido desarrollarse con calma y firmar unos interesantes 10 puntos por partido. El otro valor destacable vino como campeón de la Euroliga, el escolta Bogdan Bogdanovic. El motivo por el que los Kings dudan sobre si elegir o no a Luka Doncic en el draft.

Porque ahora mismo en la franquicia californiana están todos pendientes de tomar la decisión correcta en su pick 2. No esperaban una selección tan alta al ser el séptimo peor récord de la liga. Pero sin duda esto ayudará al futuro del equipo, en uno de los drafts a priori más talentosos. De quedar disponible Ayton, no se duda de que sería el escogido. Pero de ser Doncic, es posible que se apueste por fichar a un interior. Marvin Bagley III o Jaren Jackson Jr. son situados ahora mismo como posibles selecciones de los Kings.

Bogdan Bogdanovic, esperando a que se reanude el juego. Fuente: Sacramento Kings

13º Dallas Mavericks (24-58)

Los Mavericks han estado tan descarados en su voluntad de perder que hasta su propietario fue multado por declararlo. Pero ni por esas han conseguido una de las mejores selecciones, con el pick 5. Estarán muy a expensas de lo que elijan los demás equipos, siendo Mohamed Bamba el que está en las quinielas. Pero en el caso de caer talentos como Doncic o Bagley III a este puesto, no dudarán en seleccionarlos. Y si lograran librarse del contrato de Wesley Matthews, sería un éxito para los Mavs.

Se pretende buscar una extensión del contrato de Harrison Barnes, ya que es joven y ha rendido a buen nivel. Y de Novitzki se espera que continúe otra temporada más, pero con la lesión no se sabe al 100%. En cuanto a la temporada, pues poco se puede rescatar. No hay demasiado talento joven en Dallas, siendo el rookie Dennis Smith Jr. la esperanza. Ha completado una buena campaña, siendo el segundo en anotación del equipo. Y como el futuro en la agencia libre está enfocado a 2019, tendrá otro año para desarrollar todo su talento.

Dirk Novitzki, lanzando a canasta. Fuente: Dallas Mavericks

14º Memphis Grizzlies (22-60)

19 derrotas consecutivas tienen la culpa de que los Grizzlies no hayan sido capaces ni de dar la cara. Se les esperaba luchando al menos por entrar a playoffs, o compitiendo. Pero la lesión de Conley para toda la temporada, y la racha anteriormente mencionada, marcaron el año. Y el tanking en el que se vieron inmersos, para frustración de un Marc Gasol con 33 años. Ya no va a tener muchas temporadas más para tirar una así. Chandler Parsons se ha consolidado, pero como el contrato más tóxico de la NBA. Lo más positivo del año, en cierta medida, es la gran actuación de Tyreke Evans. Ha firmado su mejor temporada, pero con el contrato tan bajo que tiene será complicado de retener.

Porque, además, en Tennessee no van sobrados de margen salarial. Con tres contratos a largo plazo por encima de los 20 millones. Aun a riesgo de caer en el exagerado pesimismo, lo cierto es que ni en la lotería tuvieron fortuna. Siendo la segunda franquicia con más opciones, cayeron hasta el cuarto puesto. Y no está nada clara su elección. Teniendo en cuenta el historial de malas decisiones en estas instancias, es probable que no quieran arriesgar. Eligiendo al prospecto más hecho para el presente, que pueda rendir de inmediato junto a Conley y Gasol.

Marc Gasol, en partido de la temporada regular. Fuente: Memphis Grizzlies

15º Phoenix Suns (21-61)

La segunda peor temporada de la historia de los de Arizona ha sido, en cierto modo, “recompensada”. Ganaron la lotería y elegirán en primer lugar. Y en ese sitio hay dos talentos que están llamados a cambiar el rumbo del equipo que los elija. El presente de los Suns ahora mismo es el debate de toda la temporada: Doncic o Ayton. Parecía muy clara la elección debido a los componentes del roster y a la vinculación del bahameño con Arizona. Pero la llegada de Kokoskov como entrenador ha hecho subir muchos enteros la opción de Luka. Con él como seleccionador esloveno fue campeón del Eurobasket en 2017. Por lo que es probable que se llegue con las dudas hasta el mismo día del draft. Incluso se especula con que podrían traspasar la ronda si llega un acuerdo irrechazable (como fichar a Towns).

De la temporada llevada a cabo, pues poco se puede rescatar de un año deportivo así. Devin Booker ha mejorado sus registros, aunque se perdiera un importante número de partidos. Bledsoe fue traspasado rumbo a Milwaukee, y gente con contratos tóxicos han contado bastante poco. Era de esperar, así jóvenes como Bender, Chriss o Ulis han sumado minutos de calidad en la NBA. Y el buen rendimiento de TJ Warren le ha valido la extensión de contrato por una buena suma. El chaval Josh Jackson, pick 4 de 2017, ha ido de menos a más, acabando el año a un nivel muy alto. Puede estar cociéndose un proyecto muy interesante en Phoenix. Pero han de empezar ya a dar pasos en la dirección adecuada, si no quieren cansar a Booker.

Joey Dudley, Devin Booker y Tyson Chandler, en un partido. Fuente: Phoenix Suns

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Baloncesto

A %d blogueros les gusta esto: