Connect with us

Hi, what are you looking for?

Actualidad

Resumen temporada 2017-18 NBA: Conferencia Este

Una vez concluidas las finales de conferencia, repasamos en TimeJust lo que ha dado de sí el año 2017-18 en la NBA. Equipo por equipo, desgranaremos lo que ha sido la temporada de los conjuntos del Este y sus perspectivas de cara a la temporada que viene

Jayson Tatum encesta antes los Cavs en las finales de conferencia. Fuente: NBA.com

Una vez concluidas las finales de conferencia, repasamos en TimeJust lo que ha dado de sí el año 2017-18 en la NBA. Equipo por equipo, desgranaremos lo que ha sido la temporada de los conjuntos del Este y sus perspectivas de cara a la temporada que viene

Tras años de degradación continua, la Conferencia Este recuperó esta temporada parte del prestigio perdido. En líneas generales, el nivel medio de los equipos del este se ha elevado considerablemente durante este curso. A pesar del bajón de Cavaliers y Raptors, la emergencia de los jóvenes Celtics supone un soplo de aire fresco en una conferencia dominada de cabo a rabo por LeBron James durante los últimos 8 años. Además, equipos como Pacers, Bucks o 76ers se erigen como incipientes potencias de futuro en la mejor liga del mundo. En la otra cara de la moneda, muchos proyectos parecen haberse estancado mientras que otros definitivamente se han hundido. Todos estos conjuntos afrontarán, a partir del próximo 22 de junio, una nueva temporada con objetivos muy distintos.

1º Toronto raptors (59-23)

Toronto Raptors. Fuente: https://www.nba.com/raptors/

Año agridulce para los canadienses. El equipo del “We, the north” finalizó la Regular Season en primera posición de su conferencia. Su balance, el segundo mejor de toda la competición, situaba Toronto como serio aspirante al título. Tras un primer tramo de temporada a la sombra de los Celtics, el bajón de los de Massachusetts permitía a los de Casey obtener una primera plaza que, pese a los arreones de los “verdes”, podrían conservar hasta el final. Los Playoffs, sin embargo, fueron otra historia. La solidez y regularidad que exhibieron en temporada regular parecían haberse esfumado.

Tanto el rendimiento de su juego interior como el de su banquillo disminuyeron de forma drástica durante la postemporada. La eliminatoria de primera ronda ante los Wizards mostró ya muchas de estas carencias. En la siguiente ronda, serían barridos por Lebron y sus Cavs por tercer año consecutivo tras recibir un doloroso 4-0, como en la temporada anterior. Tras la finalización de la campaña, los Raptors despidieron a su entrenador, Dwane Casey (elegido por sus colegas como el mejor entrenador del año).

El horizonte se presenta incierto para los canadienses. El proyecto da la sensación de haber tocado techo. De toda la plantilla solo Kyle Lowry y CJ Miles superan la treintena. Este hecho potencia el valor de mercado de muchos de sus integrantes. Peligra el núcleo duro de la plantilla, que ha permitido a los Raptors ocupar los primeros puestos de la conferencia durante los últimos tiempos. Además, la figura de DeMar DeRozan se ha visto comprometida por su pobre rendimiento en la serie frente a Cleveland. La agresividad que se está mostrando desde los despachos de Toronto hace presagiar que posiblemente una de sus dos estrellas será traspasada en el próximo verano. Se avecinan cambios en el norte…

2º Boston Celtics (55-27)

Tatum y James. Fuente: http://www.nba.com/celtics/

Año fantástico para los de Brad Stevens. Los Celtics firman una temporada espectacular en la que sobrepasaron todas las expectativas. La lesión de Gordon Hayward en el primer partido del curso parecía acabar con las aspiraciones del equipo este curso. Sin embargo, los “verdes” se sobrepusieron a esta circunstancia situándose como el mejor equipo del este hasta bien entrado el último tercio de la campaña. Kyrie Irving consiguió adaptarse a la perfección en su nuevo equipo. La integración de los jóvenes fue del mismo modo fantástica.

Las continuas lesiones permitieron jugar minutos de calidad a los Tatum, Brown o Rozier mientras que Al Horford se erigía como el bastión defensivo del equipo. Asimismo, las contribuciones de Marcus Morris, Aaron Baynes y Marcus Smart daban oxígeno al conjunto del trébol en momentos puntuales del año. La baja por lesión de “Uncle Drew” antes de los Playoffs parecía un golpe prácticamente definitivo para los “verdes”, que quedaban huérfanos de su jugador franquicia. Sin embargo, durante la postemporada, los pupilos de Stevens mostraron una vez más el afamado “Boston pride”. Los Celtics dejaban fuera a unos incipientes Bucks y Sixers que contaban con la totalidad de sus plantillas. Finalmente, solo un LeBron James en modo Thanos pudo frenar el ímpetu de los jóvenes Celtics en una durísima eliminatoria a siete partidos.

Este verano Danny Ainge se verá obligado a volver a hacer ingeniería financiera para intentar mantener la columna vertebral del equipo. Las renovaciones de Marcus Smart y Terry Rozier en los dos próximos años se antojan claves para el futuro de la franquicia. A priori, se espera un mercado estival calmado en Boston pero ya se sabe que con Ainge al mando podemos esperar cualquier movimiento. Sea como fuere, ante las más que posible marcha de King James de los Cavs, los Celtics son los principales candidatos al título de la Conferencia Este la temporada que viene.

3º Philadelphia 76ers (52-30)

El futuro está en sus manos. Fuente: https://www.nba.com/sixers/

Tras años de continuas decepciones, los 76ers al fin vuelven a sonreír. “The Process” comienza a dar sus primeros frutos. El equipo de Philadelphia alcanzó el Playoff por primera vez desde 2012. Con un juego alegre y directo, vertebrado por Joel Embiid y Ben Simmons, podríamos calificar la temporada regular del equipo como sobresaliente. En los últimos partidos de la misma, sin Joel Embiid, fueron capaces de derrotar a Cleveland en un duelo memorable entre “The King” y “The Prince” obteniendo el factor cancha para la primera ronda.

La inclusión de tiradores como Belinelli o Illyasova para rodear a Ben Simmons y el paso delante de Dario Saric, fundamentales en la evolución del equipo. Joel Embiid, por su parte, se ha consagrado como el mejor “center” del Este. Durante los Playoffs, el equipo mostró una gran versión ante Miami Heat, haciendo gala principalmente de su exuberancia ofensiva. En la serie frente a Boston, fueron engullidos por el TD Garden y los jóvenes no estuvieron tan acertados. El rendimiento de Ben Simmons fue superado por el de Jayson Tatum y Joel Embiid tomó malas decisiones en momentos definitivos.

El futuro se presenta prometedor para estos jóvenes Sixers. Cuentan con la elección 10 en el próximo draft de la NBA, lo que puede ayudarles a conseguir aún más profundidad. Además, será interesante comprobar la evolución de Markelle Fultz, que ha estado lesionado la mayor parte del curso. Tras la renovación de Brett Brown como técnico del equipo por tres años, veremos qué pasa  con JJ Redick y con otros jugadores en el alambre como Robert Covington o Marco Belinelli.

4º Cleveland Cavaliers (50-32)

«The chosen one». Fuente: http://www.nba.com/cavaliers/

La temporada de los Cavs es la más difícil de calificar de todas. Tras una Regular Season simplemente desastrosa, el equipo de Lebron se ha plantado en una nueva final de la NBA. El roster con el que partían es completamente distinto al que está disputando las finales. Isaiah Thomas, Dwayne Wade, Jae Crowder y el pick de primera ronda de Celtics de este año ponían rumbo a Cleveland mientras que Kyrie Irving hacía las maletas rumbo a Boston. Los nuevos jugadores nunca se integraron y, a mitad de la campaña, fueron traspasados llegando Clarkson, Hood y Nance Jr. Las lesiones de Love y la inconsistencia de JR Smith, Jeff Green y Tristan Thompson dejaban a LeBron como único baluarte del equipo.

Pero Lebron es Lebron. Hoy por hoy, el mejor jugador de baloncesto del mundo y uno de los mejores de la historia, una mala bestia. Su nivel este año ha sido tal que no sería una exageración decir que él solo ha acabado con Pacers, Raptors y Celtics. Los Cavaliers han llegado a una nueva final sí pero veremos a qué precio. “El elegido” tiene ya 33 primaveras y, hasta la fecha, ha jugado todos y cada uno de los choques de la temporada. Además, es el jugador más utilizado de los Playoffs. En este sentido, un ejemplo podría ser el último partido de la serie contra Boston donde el rey disputó los 48 minutos.

El verano que se avecina se antoja providencial para el devenir de la franquicia de Ohio. La continuidad o no de James marcará la hoja de ruta de las operaciones del equipo. Su marcha podría ser el desencadenante de una ola de movimientos que transforme completamente el escenario de la liga. La  NBA mirará con atención lo que ocurra en Cleveland este verano.

5º Indiana Pacers (48-34)

Oladipo ha superado el rendimiento de George en su última campaña con los Pacers. Fuente: https://www.nba.com/pacers/

La temporada no pintaba nada bien para el equipo de Nate McMillan. El traspaso de Paul George por Victor Oladipo y Domantas Sabonis parecía claramente desfavorable para los intereses de Indiana. La mayoría de analistas y expertos proyectaban a los Pacers como uno de los peores récords de la liga. Contra todo pronóstico, el equipo ha conseguido meterse en los Playoffs de forma relativamente cómoda. McMillan ha edificado un conjunto sólido alrededor de Oladipo, Collison, Bogdanovic, Young, Turner, Joseph y Stephenson. Nuevamente, la gran gestión desde los despachos ha situado a los Pacers entre los cinco mejores equipos del Este.

Indiana ha mejorado su récord y su posición respecto al curso anterior, en el que pudieron contar con George. Gran parte de la culpa de este éxito la tiene Victor Oladipo. El escolta de Maryland ha aumentado sus números brutalmente con respecto a la temporada pasada debutando además en el All-Star. Su liderazgo ha trascendido a lo deportivo y se ha convertido en el líder espiritual de los Pacers. En este sentido, a final de campaña, realizó unas declaraciones en las que recalcaba su compromiso con la franquicia.

Lo negativo del futuro del equipo es que no parece a priori un destino apetecible para agentes libres importantes que puedan ayudar a dar el siguiente paso. El salto de calidad podría aportarlo un jugador que ya se desarrolla dentro del vestuario de los Pacers, Myles Turner.

6º Miami Heat (44-38)

Goran Dragic, en su campaña All-Star. Fuente: https://www.nba.com/heat/

Los Heat han firmado una temporada bastante destacable si tenemos en cuenta los recursos de que disponían. Si miramos a sus dos inmediatos perseguidores, tanto la plantilla de los Bucks como la de los Wizards eran más completas. Teniendo en cuenta este hecho, consideramos meritoria la campaña de los de Florida. Spoelstra ha vuelto a demostrar de nuevo su valía como entrenador. Si por algo se caracterizan sus equipos es por su garra y su dureza defensiva. Este año, el equipo mostró en todo momento un alto nivel competitivo. En ataque, nueve jugadores han promediado al menos diez puntos, lo que compensa la carencia de jugadores definitorios en esta parcela del juego.

Goran Dragic ha jugado su primer All-Star y Dion Waiters ha tenido momentos de brillantez extrema. Además, la vuelta de Wade ha dado oxígeno en ataque a unos Heat faltos de talento en el tramo decisivo de la temporada. En Playoffs, poco pudieron hacer ante el empuje de los jóvencísimos Sixers. En lo negativo destacamos a Hassan Whiteside, quien no ha respondido a las expectativas creadas las últimas temporadas. El de Carolina del Norte apenas ha contado para Spoelstra en Playoffs. Al finalizar la temporada Pat Riley declaró que el jugador “no estaba listo mentalmente para Playoffs”. Estas declaraciones no sentaron nada bien en el entorno del jugador. El futuro de Whiteside en Florida es más que incierto.

South Beach se mantiene como un destino atractivo para posibles agentes libres. Su situación, su clima, su mercado hispano y su calidad de vida resultan decisivos para captar jugadores. Además, la experiencia de Pat Riley en este tipo de situaciones puede ayudar a los Heat a dar seguir mejorando.

7º Milwaukee Bucks (44-38)

Antetokounmpo, el dios griego. Fuente: https://www.nba.com/bucks/

El equipo de Antetokoumpo sigue sin dar el salto. Esa es la sensación que tenemos desde TimeJust. A pesar de esto, no se puede decir que la temporada de los de Wisconsin haya sido mala. “The Greek Freak” sigue desarrollándose a pasos agigantados. Durante esta temporada, se ha consolidado como uno de los mejores jugadores del planeta. 26.9 puntos, 10 rebotes y casi 5 asistencias por partido acreditan su nivel.

El problema continúa siendo su compañía. Aparentemente, los Bucks cuentan con jugadores de sobra para acompañar al griego. Middleton, Parker, Bledsoe o Brogdon han realizado estadísticamente una gran campaña. Sin embargo, el equipo no transmite sensación de cohesión. Además, las desconexiones de los partidos son continuas y su rendimiento fuera de casa en Playoffs, deplorable. El próximo curso, Mike Budenholzer (elegido entrenador del año en 2016) tratará de revertir la situación.

En lo que concierne al futuro inmediato de la franquicia, la pieza con más valor de mercado de cara a un posible traspaso es Jabari Parker. Hasta ahora, las lesiones no nos han dejado ver al jugador que se intuía en el Draft de 2014. Sin embargo, nadie duda de su potencial. Sus pretensiones económicas son inasumibles y no se corresponden con su rendimiento. Traspasar a Parker sería un movimiento arriesgado pero un intercambio acertado podría dar a Milwaukee las piezas que necesita para dar el siguiente paso.

8º Washington Wizards (43-39)

John Wall entrando a canasta. Fuente: https://www.nba.com/wizards/

La octava posición sabe a poco en Washington. Los capitolinos venían de una gran progresión en los últimos años. La temporada pasada, sin ir más lejos, habían alcanzado las semifinales de conferencia. El desarrollo de jugadores como Otto Porter o Kelly Oubre además de la consagración de John Wall y Bradley Beal convertían a los Wizards en claros aspirantes en el este, más si cabe teniendo en cuenta el bajón de los Cavs. Nada más lejos de la realidad. La escasa rotación y la débil presencia interior han acabado con las esperanzas del equipo.

La temporada regular ha sido muy dura para la franquicia. El récord ha sido decepcionante y solo la falta de competencia ha evitado que se quedasen fuera del Playoff. A pesar del buen hacer de Satoransky en sustitución de Wall, el equipo depende en exceso de su estrella. Su lesión marca un antes y un después en la temporada del conjunto de la capital. Se ha demostrado que su presencia es el elemento decisivo que determina si los Wizards son un equipo más o un serio “contender”. La serie contra Toronto refleja lo que ha sido la temporada para ellos, irregular. A pesar de este aparente bajón, Washington continúa a pocos movimientos de opositar al trono del este. Gortat parece haber entrado en el ocaso de su carrera y Beal sigue sin estar del todo cómodo. Aparentemente, la química del equipo dista mucho de ser la ideal.

En lo que respecta al futuro, desde los despachos se han iniciado una serie de movimientos en una clara dirección: Kevin Durant. La contratación de Scott Brooks o la selección de Kelly Oubre en el Draft de 2015 (íntimo amigo de “KD”) son los primeros pasos en esta dirección.

9º Detroit Pistons (39-43)

Griffin y Hellenson, presente y futuro de la franquicia. Fuente: https://www.nba.com/pistons/

No hay manera de que funcionen. En los últimos años los Pistons lo han intentado todo. Tras cuatro temporadas, Stan Van Gundy abandona el banquillo del conjunto de Michigan. Ni si quiera la adquisición del “cyborg” Griffin ha conseguido reconducir la situación del equipo. Los Pistons han sufrido una temporada regular en la que apenas fueron capaces de pelear por el Playoff. Su apuesta por un juego interior poderoso, por ahora, ha fracasado estrepitosamente.

Sus últimas elecciones de Draft, Stanley Johnson, Henry Ellenson o Luke Kennard no se han adaptado a la franquicia. Sin embargo, el principal problema viene de sus principales puntales. Reggie Jackson fue una clara apuesta de la franquicia. Sus 14,6 puntos por partido no parecen justificar su gran contrato. Similar es el caso de Andre Drummond. Nadie niega que el pívot de Mount Vernon  sea un buen jugador. Su capacidad intimidatoria y reboteadora está fuera de toda duda. En ataque, su rendimiento, como en el caso de Jackson, se antoja algo escaso. Blake Griffin, por el contrario, sigue siendo un hombre fiable en el juego ofensivo. Sus problemas vienen sobretodo en forma de lesiones que le impiden jugar con regularidad. Los contratos de estos tres jugadores están garantizados hasta 2020 luego el margen de maniobra salarial es mínimo.

Veremos lo que pasa con otros jugadores interesantes como Ish Smith y, principalmente, Avery Bradley. Este último aterrizaba esta temporada en Detroit avalado por su buen rendimiento en Boston. Aunque ha jugado de forma sobria y correcta se esperaba algo más de él. No obstante, a buen seguro será una pieza muy codiciada en el próximo mercado de agentes libres. Finalmente, en la posición de entrenador suena Casey para sustituir a Van Gundy.

10º Charlotte Hornets (36-46)

Kemba Walker. Fuente: https://www.nba.com/hornets/

Mala temporada en Charlotte, muy mala. La franquicia comienza a quedarse pequeña para Kemba Walker. El menudo base del Bronx se acerca al “prime” de su carrera y sigue anclado en un equipo que no le permite avanzar. James Borrego se hará cargo del banquillo de los de Carolina del Norte la próxima temporada. Tendrá por delante muchísimo trabajo. Este año se presumía que los Hornets serían capaces de pelear por estar en puestos de Playoff. El equipo no ha dado la impresión en ningún momento de poder lograrlo. La plantilla es bastante limitada y desde la front office desde hace años se sigue una política inmovilista.

Lo más negativo del “equipo de Jordan” es que no parecen haber escogido un rumbo. Su  plantilla no les permite luchar por el Playoff pero, al mismo tiempo, es superior a las franquicias que se han clasificado por debajo. Esto hace que lleven varios años escogiendo en el Draft fuera de las posiciones de cabeza. A pesar de todo esto, no todo son malas noticias. Charlotte cuenta con jóvenes que no han explotado. Monk, Kaminsky o Hernángomez parecen jugadores de rotación de garantías para el futuro.

Además, hay que destacar el gran rendimiento ofrecido por Dwight Howard este curso. El que fuera mejor center del mundo ha recuperado en Charlotte parte de su nivel. Su cotización en el mercado está en alza. Los Hornetts podrían utilizarle como moneda de cambio en caso de querer realizar algún traspaso. En caso contrario, cuentan con un pívot de gran nivel. La próxima campaña se prevé fundamental. Se trata del último año de contrato de Walker. La franquicia tendrá que convencer al base de que vale la pena permanecer en Charlotte. Complicado.

11º New York Knicks (29-53)

New York Knicks. Fuente: https://www.nba.com/knicks/

Si dijéramos que la temporada pasada fue para los Knicks un fracaso exageraríamos. En la Gran Manzana saben de sobra lo que es fracasar una y otra vez. Esta temporada, tras el traspaso de Anthony, Nueva York tenía probablemente una de las peores plantillas de la liga. Acabar undécimo de la conferencia es algo que se podía esperar, no un fracaso. La sensación negativa no viene por la clasificación, sino por la manera en que se ha producido. Hasta el All-Star, los Knicks habían rendido por encima de sus posibilidades. El equipo se situaba en Playoffs y Porzingis opositaba a MVP de la temporada. La lesión del “unicornio”, acabó con las esperanzas de clasificación.

Evidentemente, su ausencia dejaba en claro el nivel real del equipo. Sin el letón a los mandos, el equipo se desplomó y cayó a los últimos puestos del Este. El conjunto de Nueva York continuará pagando los errores del pasado la temporada que viene. El brutal contrato que se hizo a Joakim Noah limita los posibles movimientos en la agencia libre. Scott Perry ya ha declarado que este verano tratarán de adquirir veteranos que ayuden a sus jugadores jóvenes. Será en el verano de 2019 cuando tengan la primera oportunidad real de captar agentes libres de calidad. Además, ese mismo verano deberán renovar a Porzingis, quien probablemente exigirá un contrato máximo.

La temporada que viene, por tanto, será de transición. Porzingis no se espera, como mínimo, hasta Diciembre. El nuevo coach, David Fidzale, tendrá que dar protagonismo a sus jóvenes. Hardaway, Ntilikina y el próximo elegido por los Knicks en el Draft tendrán a su disposición gran cantidad de minutos. La situación del resto de la plantilla está en el aire. Especialmente relevante es la situación de Kanter. La liberación de su pesado contrato daría algo de margen de maniobra a los de la Gran Manzana. Tampoco sabemos qué pasará con jugadores que rindieron bien en Nueva York la temporada pasada. Son los casos de Lee, Beasley y Burke. Muchas decisiones que tomar en el Madison.

12º Brooklyn Nets (28-54)

Los Nets comienzan a ver la luz al final del túnel. Fuente: https://www.nba.com/nets/

Penúltimo año de castigo para los Nets. El traspaso por el que Pierce y Garnett llegaron al equipo resultó ser desastroso. Los Nets pagaron a los Celtics un altísimo precio por estos jugadores. Jaylen Brown, Jayson Tatum, Terry Rozier o Marcus Smart podrían jugar en Brooklyn de no haber realizado esta operación. Cuando acabe la próxima temporada, sus elecciones de Draft volverán a pertenecerles. Evidentemente, en lo deportivo la temporada ha vuelto a ser muy negativa para la franquicia. El panorama para la siguiente campaña no parece mejor. Sin embargo, este curso los Nets han realizado una serie de movimientos que invitan al optimismo.

En primer lugar, han adquirido a D’Angelo Russell, Nik Stauskas y Jahlil Okafor. Si bien ninguno de los tres ha rendido como se esperaba, son movimientos más que interesantes a precio de saldo. Además, la falta de objetivos deportivos ha dado minutos a jugadores inesperados. Esta circunstancia ha sido aprovechada por jugadores jóvenes como Crabbe, Le Vert, Dinwiddie o Hollis-Jefferson para reivindicar su calidad. Del mismo modo, el novato Jarrett Allen ha tenido una buena campaña. Este hecho, unido a la presencia en la plantilla de veteranos como DeMarre Carroll o Jeremy Lin mejora el panorama futuro de la franquicia. Definir una rotación y escoger bien en la lotería del año próximo, los retos mas inmediatos.

13º Chicago Bulls (27-55)

Reconstrucción en Chicago. Fuente: https://www.nba.com/bulls/

Horrorosa temporada en la ciudad del viento. Los Bulls han pasado en dos años de contar con un equipo aspirante al título a ser uno de los peores equipos de la liga. Los experimentos de Rondo y Wade no acabaron de salir bien la pasada campaña. Previsiblemente, el cuestionadísimo Fred Hoiberg continuará en el banquillo de Chicago al menos un curso más.

En lo deportivo, poco que comentar. Salvo el mes de diciembre en que, liderados por Mirotic, encadenaron más de una decena de victorias consecutivas, la temporada ha sido para olvidar. El hispano-montenegrino abandonó el equipo tras el parón del All-Star. El mal rendimiento de los de Illinois ha permitido, como en el caso de los Nets, revalorizar a los jóvenes. Valentine y Portis han entrado de lleno en la rotación. LaVine y Dunn han firmado una prometedora campaña. Sin embargo, si hablamos de promesas, mención aparte merece el año de Lauri Markkanen. El espigado finés ha tenido un excelente rendimiento. En estos momentos, es la pieza más valiosa de la plantilla y el posible líder de la franquicia en el futuro.

Los Bulls cuentan con jugadores jóvenes y flexibilidad salarial para intentar volver a la élite. La liberación de los opulentos contratos de Jimmy Butler y Joakim Noah fue decisiva en este sentido. Para seguir creciendo, se antojan fundamentales las próximas elecciones de Draft puesto que parecen condenados a escoger en los primeros puestos los próximos años. El primer paso habrá de darse el próximo junio. Con Ayton, Doncic o Bagley probablemente fuera de su alcance, aún podrían llevarse algún buen jugador. Tiempo de reconstrucción en Chicago.

14º Orlando Magic (25-57)

Aaron Gordon haciendo un mate. Fuente: https://www.nba.com/magic/

Se las prometían muy felices en Florida. Durante el primer mes de competición, el equipo ofreció un rendimiento excelso. Los Playoffs parecían un objetivo alcanzable y Aaron Gordon estaba lanzado hacia su primer All-Star. Esta situación cambió rápidamente y los Magic cayeron en picado hacia los últimos puestos de la liga, donde se han mantenido todo el año. Gordon y Fournier no son suficientes para entrar en Playoff, menos ahora que el Este está más competido. Vucevic y Jonathan Simmons son buenos jugadores titulares pero no están capacitados para liderar un equipo NBA. El resto de la plantilla tiene escaso talento. Trotamundos del baloncesto, veteranos o jugadores de nivel D-League tiene hueco en la franquicia de Disney.

Las elecciones en los últimos Draft han sido más que cuestionables. Ninguna de las apuestas de los de Orlando ha probado ser positiva hasta ahora. Hezonja llegó a la NBA con la vitola de súper-talento europeo. El croata fue escogido en la posición número cinco del Draft de 2015. En su tercera temporada en la liga ha vivido el mejor momento de su carrera pero los 9,6 puntos de media por partido que acredita se antojan escasos para lo que se pensaba que podría hacer. Jonathan Isaac, escogido en la sexta posición del pasado Draft, también ha sido hasta el momento una decepción. Sus tremendas condiciones físicas y técnicas hicieron que muchas franquicias ofrecieran trades a los Magic para hacerse con su elección. El alero del Bronx, como en el caso de Hezonja, ha tenido un rendimiento discreto.

Este año, nuevamente escogerán en la sexta posición. Enésima oportunidad de redención.

15º Atlanta Hawks (24-58)

Dennis Schroder, la cara de los Hawks. Fuente: http://www.nba.com/hawks/

Al Horford, Paul Millsap, Jeff Teague, DeMarre Carroll y Kyle Korver son ya historia en Atlanta. Del equipo que retó a LeBron James en 2015 ya no queda nada. En Atlanta se optó claramente por destruir para volver a edificar. La temporada de los Hawks ha sido tan negativa que el número tres del próximo Draft que obtuvieron en la lotería sabe a poco. Schroeder es el nuevo líder del equipo. Sus buenos números esta temporada no esconden la sensación que transmite. Un jugador de estadísticas, egoísta e incapaz de mejorar a sus compañeros. Sobre el papel, el equipo no contaba con tantos jugadores jóvenes de calidad como otras franquicias. El buen año de  Prince, Collins y Bazemore es un rayo de esperanza en el panorama de la franquicia de Georgia.

Evidentemente, el no contar en su plantilla de jugadores de primer nivel NBA ayuda a que el equipo tenga una situación salarial óptima. En Atlanta, cuentan con flexibilidad prácticamente plena de cara a la adquisición de futuros agentes libres. En lo que respecta al entrenador, Lloyd Pierce se hará cargo del banquillo del equipo a partir de la temporada que viene. La llegada de un top-3 del próximo Draft y la dupla que éste pudiera formar con Schroeder, fundamental.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

Conciertos

El dúo Twenty One Pilots publicó tres sencillos con sus respectivos videoclips para anunciar su vuelta. Jumpsuit, Nico And The Niners y Levitate son los...

Cultura

El cantante David Benjamín Rees nació en Málaga el 24 de agosto de 1994. Es un cantante español con orígenes ingleses. Su último trabajo...

A %d blogueros les gusta esto: