Inicio Deportes Atletismo Lorenzo Albaladejo: “Lo que falta es un trabajo de concienciación, de tratar...

Lorenzo Albaladejo: “Lo que falta es un trabajo de concienciación, de tratar que los medios de comunicación amplíen un poco el foco”

0
Foto por Luis Conte

Lorenzo Albaladejo es un atleta paralímpico de 28 años que sufrió una parálisis cerebral causada por problemas durante su nacimiento. Desde pequeño practicó numerosos deportes hasta descubrir el atletismo en 2008 y, desde ese año, ha luchado por conseguir sus metas y sueños llegando a ganar el campeonato europeo de este año en su categoría.

Lorenzo no es solo un gran deportista de nuestro equipo nacional, también es una gran persona que mediante conferencias a empresas, adultos, colegios… quiere transmitir los ideales y valores de la vida.

 

  • ¿Cuando te diste cuenta de tu pasión por el atletismo?
    Fue pura casualidad, en 2008 tenía un amigo que se estaba preparando las pruebas para policia nacional y me convenció para que me las preparara con él y así no ir solo, así que yo iba a correr con él.
    Un día en uno de los entrenamientos, el que era entrenador del club de atletismo, me preguntó si entrenaba solo y yo le dije que si, fue entonces cuando me ofreció unirme al club y así poco a poco me fui enganchando.
  • ¿El deporte te ayuda a mejorar?
    Si, yo tuve una parálisis cerebral al nacer porque estuve sin oxígeno un tiempo en el que a la mayoría de niños los mata o les deja muy perjudicados y lo primero que le recomendaron a mis padres fue el ejercicio. Esto me iba a ayudar tanto físico como mentalmente y a nivel social, por eso siempre hice mucho deporte hasta que descubrí el atletismo y me quedé con él.
  • ¿Cuánto tiempo entrenas al día?
    Pues normalmente entreno tres horas al día pero si doblo sesión tres por la mañana y dos por la tarde o al revés.
  • ¿En que se basan los entrenamientos?
    Depende un poco del día y de la fase de la temporada en la que estemos, ahora por ejemplo estamos en pretemporada y los entrenamientos son más preventivos que otra cosa. Lo que tratamos es de poner el cuerpo a punto para que cuando le tengamos que meter caña más adelante, el cuerpo esté preparado y responda.
    Luego llegamos a la fase de carga, que es dentro de un mes aproximadamente, que son entrenamientos muy duros a una intensidad no muy alta pero sí muy dura. Cuanto más nos acercamos a las competiciones, los entrenos son menos duros pero más intensos y lo que tratamos es de transformar la carga que hemos metido previamente para ponernos rápido y rendir bien.
    En época competitiva son muy pocas series y muy pocas pesas, pero todo lo que hacemos al 100% para poder transportarlo a la competición.
  • ¿Cual fue tu primera carrera oficial?
    Yo empecé en el club de atletismo de mi pueblo en 2008 y mi primera carrera, si no recuerdo mal, fue una milla popular. Con la selección mi primer internacional fue el campeonato europeo de 2012 en Holanda.

    Foto por Luis Conte
  • ¿Dónde te pones tu límite?                                                                                Me gusta no ponérmelos, porque si te pones un límite llega el momento en que lo consigues y entonces ya no sabes a donde mirar.
  • ¿Crees que las personas que tienen tu mismo problema deberían seguir tu ejemplo?
    Yo siempre he dicho que no me gusta ser ejemplo de nada pero, por otra parte, entiendo que yo soy una persona que por el tipo de parálisis cerebral que tuve y los obstáculos que he superado entiendo que para mucha gente pueda llegar a ser un espejo en el que mirarse. Pero tampoco soy mucho de ídolos ni de héroes, porque pienso que todos tenemos cosas buenas y también cosas malas. Entonces soy más de fijarme en pequeños detalles de mucha gente, por ejemplo, la humildad de Iniesta, la garra de Nadal, el espíritu competitivo de Pau Gasol… no admirar a la persona pero sí facetas de ellas.
  • ¿Qué valores pretendes inculcar durante tus conferencias y que relación les das con el deporte?
    El deporte en sí son valores, a pesar de que haya un deportista que pueda decir “me tienen envidia porque soy guapo, rico y buen jugador” luego resulta que lo ves y es el que más duro entrena, el que más se esfuerza, el que más se cuida, por eso al final muchas veces no son los mensajes que se dan, sino lo que lleva implícito el deporte.
    El deporte lleva unos valores de sacrificio y superación muy altos, lo que hay que hacer es intentar mentalizar a la sociedad pero, sobre todo, a los niños que por desgracia  la referencia que tienen, -que son las que reciben por los medios y las redes sociales- son de conseguir dinero fácil, de que todo vale para llegar a tu objetivo… se vive más de contra-valores que de valores.
    Entonces, lo que trato en mis conferencias es intentar transmitir que esos valores son lo que marcan la diferencia entre los deportistas que consiguen los resultados y uno que no llega arriba.
  • ¿Crees que los deportistas paralímpicos tienen más dificultades que cualquier otro deportista?
    Yo personalmente creo que no, aunque es cierto que tenemos mucha menos repercusión. Ahora se está trabajando en políticas nacionales para intentar equiparar a los deportistas paralímpicos con los olímpicos. Pero, si nos ponemos a ver, el deporte femenino ya dio más medallas en los últimos juegos que el masculino y a pesar de ello las mujeres en el deporte tienen mucha menos repercusión que los hombres.
    Lo que falta es un trabajo de concienciación, tratar que los medios de comunicación amplíen un poco el foco ya que al final lo que la gente ve es lo que los medios les ponen.
  • ¿Ya has cumplido todos tus sueños o ansias alguno más?
    Yo creo que el día que me levante de la cama sin la ambición de conseguir un sueño intentaré acostarme y levantarme un poco más tarde a ver si se me ocurre alguno. Porque vivir sin esa motivación, sin un componente con el que superarte o un objetivo por el que luchar creo que debe ser muy aburrido entonces yo creo que al final el éxito real en la vida consiste en tener siempre objetivos cada vez más ambiciosos y no conformarse nunca.

    Foto por Luis Conte
  • ¿Cuál ha sido tu motivación para lograr los títulos que has ganado?
    En cada caso la motivación es distinta, pero sobre todo ha sido tratar de devolver a todo mi equipo y a la gente que me ha apoyado todo eso que me han dado. Cada uno de los mensajes, cada uno de los textos que han hecho, cada cosa que me han podido aportar, para que yo así haya podido vestir la camiseta de España y conseguir los títulos que he podido conseguir.
  • Hace unos meses conseguiste el campeonato de Europa, ¿Qué sentiste en ese momento?
    Conseguir ser campeón de Europa, a pesar de no ser mi mejor marca personal, fue con la mejor marca en Europa de este año, es la sensación de que un año con mucho entrenamiento y muchas horas a la espalda, tiene su recompensa. Un título como ser campeón de Europa, es cerrar el círculo después de haber conseguido varías medallas en otros europeos.
    Haber conseguido ya la de oro, es sobre todo tener la satisfacción del trabajo bien hecho.
  • ¿Le dirías algo a las personas para que tomen conciencia y le den más importancia a los deportes paralímpicos?
    Pues simplemente que intenten ver que el campo es muy amplio y como dije antes, no solo con el deporte paralímpico, sino también con el deporte emergente que muchos medios llaman minoritario, aunque cada vez estos son menos minoritarios.
    Conforme la gente va conociendo más estos deportes, hay más personas que lo practican y con esto se demuestra que entre la gente más conoce estos deportes mediante los medios, las licencias deportivas y la repercusión se multiplican comercialmente.
    Yo creo que el ejemplo de Carolina Marín podría ser el mejor para esto, hasta que en China no nos dijeron que era una “fuera de serie” y que estaba dominando un deporte que solo en China lo practican unas 100 millones de personas con licencia. Una chica y un deporte minoritario que en cuanto le dimos un poco de repercusión España entera hablaba tanto de bádminton como de Carolina.
    Como este hay muchos ejemplos, pero con ellos podemos demostrar que si por un rato que dejemos de hablar de fútbol no se va a acabar el deporte sino que abriremos los ojos y veremos que hay mucho más. Con esto no quiero criticar el fútbol, pienso que es un espejo donde mirarnos porque el resto de deportes tendríamos que mirar qué hace bien el fútbol para intentar hacerlo nosotros también, y sobre todo aprovecharnos de el hermano mayor que es ese fútbol para intentar conseguir esa repercusión y esas cosas buenas que consigue el fútbol a nivel mediático y social.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.