Inicio Deportes Análisis del rival: Sevilla FC, casta y coraje

Análisis del rival: Sevilla FC, casta y coraje

0
Once inicial del Sevilla
Once inicial del Sevilla en el primer partido de la temporada / Fuente: LaLiga

El Real Madrid se enfrenta el domingo al Sevilla, actual líder de la Liga. Visitará un estadio que se ha convertido en territorio hostil para los blancos.

El Real Madrid encara este fin de semana el duelo frente al Sevilla, o lo que es lo mismo, contra el actual líder de la máxima categoría española. El club merengue deberá visitar el Ramón Sánchez Pizjuán, un estadio que se ha convertido en territorio hostil para los blancos. Este tipo de partidos entre ambos suele ser sinónimo de alto nivel competitivo, elevada intensidad, entrega, lucha y goles, muchos goles. Un encuentro que nunca deja indiferente a nadie.

Sánchez Pizjuán, estadio maldito

Visitar la capital andaluza para enfrentarse al Sevilla siempre suele ser un quebradero de cabeza para cualquier equipo. Así lo es para el Real Madrid y con más razón en los últimos años.

Un estadio que nunca para de animar a los suyos, una olla a presión, una caldera, unos aficionados que llevan en volandas a sus jugadores, un factor que suele pasar factura a los rivales.

El equipo blanco no conoce la victoria en el Ramón Sánchez Pizjuán desde el año 2015. Por aquel entonces, el club blanco era entrenado por Ancelotti y contaba en sus filas con el mexicano Chicharito, actual jugador del Sevilla, mientras que Unai Emery estaba a cargo del banquillo sevillista.

Desde aquella victoria hasta el día de hoy, los merengues han visitado el feudo de los de Nervión en cinco ocasiones, de las cuales únicamente han podido obtener un empate, siendo dicho duelo perteneciente a la Copa del Rey, mientras que en los cuatro restantes han salido derrotados. Se trata, por tanto, de una cancha hostil para el Real Madrid, no solo en la actualidad, sino que se trata de algo evidente en la historia de los enfrentamientos acontecidos entre ambas escuadras.

Grada del Sánchez Pizjuán animando a su equipo / Fuente: Twitter Sevilla FC

Monchi, papel clave en el proyecto

Este año el equipo hispalense ha sufrido una renovación. Con la llegada, de nuevo, de Monchi a la dirección deportiva tras su marcha a la Roma, el gaditano, siempre clave en la gestión del club, se ha vuelto a notar, ya que las oficinas del club han tenido un verano bastante ajetreado. El Sevilla se ha reforzado y de qué manera, con un total de 13 futbolistas que han aterrizado en la capital andaluza. Entre ellos se encuentran: Dabbur, Diego Carlos, Joan Jordán, Reguilón, Koundé, Fernando, Luuk de Jong, Ocampos, Oliver Torres, Gudelj, Rony Lopes, Chicharito y Bono. No obstante, la lista de jugadores que han abandonado la plantilla tampoco es corta, entre los que destacan  Ben Yedder, Sarabia, Muriel, Promes o Roque Mesa, entre otros.

Otra incorporación para este nuevo proyecto y una de las más importantes y, a su vez, complejas ha sido la del encargado de engrasar todas estas piezas para formar un equipo competitivo, es decir, la del entrenador. El León de San Fernando ha encomendado el banquillo de los de Nervión al entrenador español Julen Lopetegui. Una decisión que generó numerosas dudas en la hinchada rojiblanca debido a su turbulenta y alborotada destitución del combinado nacional a escasas horas del inicio del Mundial de 2018 y a su posterior y corta estancia, precisamente, en el club al que se enfrenta este domingo. Sin embargo, tras una buena preparación en la pretemporada y el gran inicio de campaña que está realizando el Sevilla, parece que esas dudas se han disipado totalmente, ya que en estos momentos el equipo lidera la tabla de clasificación en solitario tras cuatro jornadas.

Minuto de silencio en el Sánchez Pizjuán / Fuente: Twitter Sevilla FC

Nuevo entrenador, misma filosofía

Con Julen Lopetegui a la cabeza, Monchi intenta dar continuidad a aquel fútbol que ha venido practicando el equipo estos últimos años, un fútbol reconocido por los rivales y, a su vez, temido, aquel que le ha servido para abrirse un hueco entre los grandes y plantarles batalla.

Con la llegada del técnico vasco se busca un equipo equilibrado, agresivo tras pérdida, combinativo, que intente dominar el partido con la pelota en su dominio, pero sobre todo, que se instale en campo contrario. Se trata de un entrenador al que le gusta crear superioridad, el dinamismo de sus jugadores, un juego fluido, rápido y eficaz.

No se trata de un entrenador que se base en un único sistema, ya que le gusta variar en consonancia al desarrollo de los partidos. Su sello se asienta en un 4-3-3 como sistema de partida, con la variante 4-2-3-1.

Con su sistema principal pretende aglomerar al conjunto en torno al balón, tener a sus jugadores juntos, cerca unos de otros para crear un juego asociativo en corto y que tanto defiendan como ataquen en bloque. Intenta proyectar a sus jugadores de banda y mediocampo en su propio terreno a la hora de iniciar el juego hasta encontrar una vía de escape organizada y limpia.

Por otra parte, plasma el juego ofensivo a través de la amplitud y la sobrecarga, lo que en  ciertas ocasiones le conlleva a la falta de profundidad. Para llevar a cabo dicha sobrecarga y amplitud, los laterales se convierten en carrileros que amenazan conjuntamente el terreno rival. Sus equipos procuran atraer en una banda a sus rivales para generar espacios y zonas débiles que posteriormente atacarán a través de la orientación del juego y desmarques.

Julen Lopetegui en su presentación con el Sevilla / Fuente: Web Oficial Sevilla FC

Once tipo

De las cuatro jornadas que se han disputado hasta este fin de semana estos suelen ser los jugadores más repetidos por el técnico sevillista en el once inicial.

Vaclik, guardameta checo, es uno de los fijos en el once hispalense, un portero que transmite seguridad bajo palos, un cerrojo que desquicia a todo delantero al que se enfrenta.

La línea defensiva suele ser la habitual, es una de las parcelas del equipo donde menos ha utilizado la rotación. Dos laterales como son Jesús Navas y Reguilón, con enorme recorrido y proyección ofensiva pero que a la hora de defender también cumplen con creces. La pareja de centrales formada por el brasileño Diego Carlos, de gran envergadura y contundente, y Carriço, siempre batallador.

En el centro del campo suele utilizar un trivote formado por Fernando, jugador que tiene que ser la contención del equipo en el terreno de juego, Banega, el jugador diferente, el que lleva la manija dentro del terreno de juego, y Joan Jordán, un futbolista  comprometido tanto en defensa como en ataque.

Mientras que la parte ofensiva la suelen formar dos extremos abiertos y atrevidos como Lucas Ocampos, desequilibrante y con descaro, y Nolito, que parecía fuera del club en verano pero su alto nivel mostrado en los partidos de preparación le han servido para ganarse la confianza del míster. Y, en la punta de ataque, Luuk de Jong, un delantero corpulento y con buen remate de cabeza.

Además, el club cuenta con una plantilla amplia y muy completa, con recambios de garantía. Entre ellos, Bono, Sergi Gómez, Koundé, Escudero, Oliver Torres, Franco Vázquez, Gudelj, Bryan Gil, Pozo, Rony Lopes, Munir, Dabbur y Chicharito.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.